Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Canadá (horizontal-x3)
(Suministrada)

Más conocida por su nombre en inglés, “Anne of the Green Gables”, la historia de la risueña niña de la literatura juvenil canadiense, Ana, ubica cerca de Charlottetown, en la isla Prince Edward, de Canadá.

Esa isla es una parada de algunos cruceros que hacen la ruta por Nueva Inglaterra y Canadá, y muchos de sus pasajeros escogen una excursión que los lleva a Cavendish, donde pueden revivir la historia de la escritora canadiense Lucy Maud Montgomery, quien nació allí y publicó ese libro en 1908. 

Aunque fue puramente ficción, allí se dice que están los paisajes que inspiraron a la autora, quien, como la protagonista de la historia, también quedó huérfana desde niña y se refugió en la literatura, escribiendo más de 20 novelas y docenas de poesías.

En la excursión pueden recrearse el estilo de vida que tenía la autora y que reflejó en Ana de acuerdo al libro, considerado una joya de la literatura juvenil de su país. El precioso escenario campestre y las playas con sus dunas rojas, hace fácil imaginarse a la protagonista, de 11 años, corriendo y disfrutando de sus aventuras a finales del siglo XIX. Allí hay una casa que representa el lugar donde fue adoptada por una pareja de hermanos mayores, que en realidad esperaban a un varón, que los ayudara en su granja. La mayoría de esos escenarios y lugares fueron muy significativos para la autora y parte integral en su crecimiento.

El tour te lleva a ver la casa de Montgomery, sus fotografías y hasta la habitación donde nació. Al lado hay una granja. Todo el lugar está dentro de la lista de los Sitios Históricos de Cavendish. Además, allí hay museos y lugares (incluyendo las playas), así como festivales anuales que recuerdan la historia de la pelirroja y audaz niña, que es responsable de atraer millones de visitantes a Prince Edward. Tan importante es para ellos, que la isla tiene los derechos del nombre de Anne of the Green Gables, junto a los herederos de Montgomery.

Pero, una parada en Prince Edward ofrece más atractivos que la historia de Ana. La isla está rodeada por el Océano Atlántico y su capital es Charlottetown. Es conocida como El Jardín del Golfo, ya que está en el golfo de San Lorenzo, al oeste de la Isla de Cabo Bretón. 

Uno de sus grandes atractivos es bien sabroso, pues son famosos por su comida, especialmente por las langostas. Ellos dicen orgullosamente que allí se comen los mariscos más frescos, así que en los barcos te ofrecen city tours o excursiones con almuerzo incluido, para una comida típica que aunque tipo turística, en salones masivos, ofrecen langostas completas para los participantes.

Siendo una isla tan pequeña, curiosamente tiene tres puertos de cruceros, cada uno con playas, preciosos caminos a orilla del mar y atracciones que vale la pena visitar. Hay uno en Charlottetown, otro en Georgetown y también en Summerside, que es la segunda ciudad de importancia en la isla. 

Summerside, que en los 1800 era una ciudad conocida por la construcción de barcos, fue un centro de intercambio comercial para toda la región. Allí está el Instituto de Energía del Viento de Canadá, (son considerados líderes e innovadores en la energía verde), se puede hacer un walking tour del Distrito Histórico o comer en el “shipyard market”, que está frente a la playa, en el mismo downtown de la ciudad. Puede combinarse con la visita para ver la casa de Ana, ya que está a 40 minutos de Cavendish.

Son varias las líneas de crucero que visitan la región, entre ellas se encuentram Holland America, Silversea, Royal Caribbean y Disney Cruise Line. 

La mayoría van ida y vuelta desde Nueva York o Boston, llegando usualmente hasta Quebec. También hacen el itinerario a la inversa y la temporada alta es verano, aunque los barcos van desde abril hasta octubre.


💬Ver 0 comentarios