Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
El aceite de oliva Betis es rico en lípidos y tiene características nutricionales excepcionales que han sido vinculadas a dietas como la mediterránea.
El aceite de oliva Betis es rico en lípidos y tiene características nutricionales excepcionales que han sido vinculadas a dietas como la mediterránea. (Shutterstock)

El aceite de oliva es uno de los alimentos naturales más estudiados por la nutrición y entre sus virtudes principales está su composición, ya que contiene grandes beneficios para la salud por su elemento más importante: las grasas monoinsaturadas. Este complemento nutricional es conocido por la ayuda que provee al equilibrio hormonal, mejorando las funciones metabólicas.

Las hormonas son sustancias químicas que trabajan y funcionan como mensajeras del cuerpo. Estas circulan a través de la sangre hacia los órganos y los tejidos para controlar diversas funciones como el metabolismo, el desarrollo y la reproducción.

¿Qué función tiene el aceite de oliva Betis?

Las grasas saludables del aceite de oliva crean membranas celulares sensibles y sanas, lo cual favorece la adhesión de las hormonas a la célula, mejorando la función del sistema endocrino. Varios estudios han sugerido que este tipo de grasas ayuda a mantener los sitios de los receptores celulares reparados y funcionando correctamente. Por ejemplo, cuando consumimos grasas insalubres como las del tipo “trans”, al incorporarse en nuestras células, estas no pueden comunicarse entre sí correctamente, provocando que los procesos hormonales se vean alterados. Por todo esto es tan importante para el bienestar de la salud en general mantener las hormonas equilibradas y el sistema endocrino en buen estado. Los desequilibrios hormonales podrían producir síntomas variados que van desde lo físico hasta lo emocional y los más comunes son: ciclos menstruales irregulares, cambios de humor (irritabilidad, ansiedad, depresión, estrés, etc.), cambios de peso inexplicables, fatiga, trastornos del sueño, apetito descontrolado, problemas digestivos, y pérdida o debilitamiento del cabello, entre muchos otros.

El aceite de oliva Betis, rico en lípidos (alimento puramente energético), también se ha destacado por tener características nutricionales excepcionales que han sido vinculadas a dietas como la mediterránea, considerada por muchas culturas como el modelo ideal de alimentación. La salud comienza en casa con Betis, por encima de todo.

💬Ver comentarios