Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Las visitas semestrales al consultorio dental pueden evitar que se deterioren la salud oral.
Las visitas semestrales al consultorio dental pueden evitar que se deterioren la salud oral. (Shutterstock)

Al principio, las enfermedades bucales son silenciosas, y, conforme avanzan en su desarrollo, se vuelven peligrosas. De no tratarse con premura, tienen como desenlace la pérdida de dientes, incidiendo así en otras afecciones de los pacientes.

“Estas enfermedades pueden tardar mucho en causar un estrago mayor y la concepción general de un paciente saludable es que perder un diente no es algo que te puede matar. Pero, en realidad, cuando a uno le sacan un diente, es como si te cortaran un dedo”, sostuvo la directora y profesora del Departamento de Ciencias Restaurativas de la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Puerto Rico, Elba Díaz Toro.

“Cada diente tiene una función individual, pero también en conjunto. Cuando uno pierde un diente y no lo repone a tiempo, todas las demás funciones de la boca se van a afectar”, añadió la odontóloga oncológica.

En Puerto Rico, las enfermedades bucales más comunes son las caries dentales, la enfermedad de las encías y el cáncer oral. De acuerdo con Díaz Toro, estos padecimientos y sus consecuencias podrían evitarse, en su mayoría, con una buena higiene oral y detección temprana.

Las caries no discriminan

Las caries son zonas de la superficie de los dientes que están dañadas de forma permanente, convirtiéndose así en pequeñas aberturas u orificios, debido a la actividad de bacterias bucales que deterioran el esmalte dental.

“Al principio, la persona no siente cuando comienzan las caries porque inician en el esmalte, luego invaden la segunda capa del diente, que es la dentina, y, cuando la carie profundiza, invade la cámara pulpar y el paciente comienza a sentir dolor”, explicó el dentista Aldo Miranda Collazo.

De acuerdo con la Clínica Mayo, cuando se trata de una carie de gran tamaño, las personas podrían presentar sensibilidad en los dientes, dolor leve o agudo cuando se ingiere algo dulce, caliente o frío, agujeros dentales visibles, manchas marrones, negras o blancas sobre la superficie del diente y dolor al morder.

“Cuando una carie está doliendo, es porque ya llegó al nervio, y, entonces, tenemos que hacer procedimientos más complicados para salvar la pieza o sacarla que los que haríamos si se diagnostica la carie en las visitas de cada seis meses que deberían hacernos las personas”, señaló, por su parte, el expresidente del Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico (CCDPR) David Kerr Selgas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las caries dentales son la enfermedad crónica más común en niños y adolescentes entre 6 y 19 años. En cuanto a las personas mayores de 20 años, nueve de cada 10 tienen algún grado de esta enfermedad.

Inmediatez para tratar la enfermedad de la encía

“La enfermedad de la encía o periodontitis es una inflamación de la encía que se genera por la acumulación de placa dental que, eventualmente, se convierte en cálculo (sarro), y esa generación de bacterias que se forma va desgastando el hueso hasta moverlo o provocar que se caiga”, precisó Miranda Collazo.

Por su parte, la profesora Díaz Toro indicó que la primera etapa de este padecimiento, y la única que tiene cura, es la gingivitis, cuando solamente se inflama la piel o mucosa sin impactar el hueso dental. Si una persona observa que le sangran las encías al cepillarse los dientes, debe acudir a un especialista para que, con una limpieza o enjuagues bucales específicos, se revierta la enfermedad.

“El espacio entre el hueso y la parte de arriba de la encía debe tener máximo tres milímetros porque es, exactamente, lo que entra el cepillo de dientes cuando lo inclinas para limpiar ese bolsillo. Si tienes un bolsillo más grande, nunca lo vas a poder limpiar, y se acumula toda la comida y el sucio, y eso contribuye a que la bacteria te coma más rápido el hueso”, detalló.

Encías hinchadas, oscuras, sensibles y con pus, así como el mal aliento, la creación de espacios entre las encías y los dientes, y la movilidad de estos últimos son otros de los síntomas que pueden presentar las personas con la enfermedad periodontal.

País líder en cáncer oral

Según la odontóloga oncológica Díaz Toro, Puerto Rico es el país con mayor incidencia de cáncer oral en el hemisferio occidental. El consumo de tabaco y alcohol, y la alta exposición solar pueden incidir en la presencia de cáncer oral VPH negativo, mientras que si el diagnóstico se debe al virus de papiloma humano se trata de VPH positivo. Este último se suele alojar entre la cavidad oral y la garganta.

“Muchas personas, una vez pierden sus dientes, creen que ya no tienen que ir al dentista porque no tienen dientes, pero deben ir, incluso, más de dos veces al año porque la porque tu boca está cubierta 100% por mucosa, así que tu boca tiene 100% de posibilidades de que se le diagnostique cáncer en algún lugar. El cáncer no da en los dientes, sino en la piel de la boca”, resaltó la profesora.

El sencillo cambio de una dentadura postiza vieja podría evitar el desarrollo de lesiones precancerosas, manifestó la especialista, al señalar que, mientras mayor sea una persona, aumenta su posibilidad de ser diagnosticada con este tipo de cáncer.

Díaz Toro subrayó que esta enfermedad no presenta síntomas ni dolor. Por lo mismo, insistió en las visitas semestrales al consultorio dental para evitar radioterapias. “Con una remoción quirúrgica, podemos curar al paciente”, dijo.

💬Ver comentarios