Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Muchos de los síntomas iniciales de las artritis inflamatorias se manifiestan en personas que están en etapa reproductiva.
Muchos de los síntomas iniciales de las artritis inflamatorias se manifiestan en personas que están en etapa reproductiva. (Shutterstock)

Tener un hijo es una meta personal para muchos, incluso para las personas diagnosticadas con artritis inflamatoria. A juicio de la reumatóloga Noemí Varela Rosario, ambas circunstancias pueden coexistir, pero, antes, hay que saber más sobre cómo se manifiesta esta condición y cuáles son los riesgos de un posible embarazo.

Antes de hablar de embarazos, la reumatóloga pidió la oportunidad para definir “artritis inflamatoria”. Su aclaración es válida, ya que permite proteger a los gestores y a la criatura de los efectos de la artritis inflamatoria, incluyendo los medicamentos para promover una vida de calidad, particularmente en edades reproductivas.

¿Qué es la artritis inflamatoria?

“Es una categoría en la que se agrupan condiciones que tienen en común su capacidad para afectar las articulaciones, a nivel de inflamación y, posiblemente, un daño permanente”, resumió la otrora presidenta de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico. “Algunas son de carácter autoinmune, otras son episódicas, y otras persisten a nivel crónico recurrente”, explicó la especialista, miembro de la junta directiva de la Fundación Puertorriqueña de Enfermedades Reumáticas (FER).

A través de diversas pruebas y estudios, se determina qué tipo de artritis inflamatoria padece la persona. La combinación de uno o varios niveles de tratamiento servirá para que la persona diagnosticada viva mejor.

“La artritis no es un asunto de la edad; estas condiciones pueden presentarse en pacientes más jóvenes, como la artritis juvenil, con síntomas muy parecidos a la artritis reumatoidea”, dijo Varela Rosario. “Hay artritis que pueden ser potencialmente destructivas; por esa razón, nuestro objetivo siempre es detener el progreso de la enfermedad, porque no tiene cura”, aceptó.

¿Es este tipo de artritis compatible con un embarazo?

La complejidad en los síntomas de los tipos de artritis inflamatoria es un asunto que, como proveedora de cuidado para sus pacientes, hay que abordar cuando una persona manifiesta, en consulta médica, que quiere tener familia.

“Muchos de los síntomas iniciales de las artritis inflamatorias se manifiestan en personas que están en etapa reproductiva”, admitió Varela Rosario. “También hay evidencia científica que comprueba el efecto de los analgésicos en retrasar o impedir la concepción. Ambos factores retrasaron los planes de una persona que buscaba tener un hijo”, señaló la doctora.

A esos factores, es propio ubicar a aquellos pacientes con dolor, inflamación y problemas en las coyunturas de manos, brazos y piernas. Ante la posibilidad de una criatura, muchos no se sienten aptos para cuidarla porque empiezan a tener dificultad en el uso de esas extremidades. “Puede ser que eso retrase el deseo de tener familia, por temor de no sentirse capaz de asumir la demanda física del embarazo y el cuido de un recién nacido”, explicó Varela Rosario.

A juicio de la especialista (y de la literatura científica que así lo sustenta), la artritis inflamatoria no afecta la fertilidad ni en varones ni en mujeres. “Siempre habrá estudios en los que se dice, con su correspondiente evidencia, que el embarazo puede ser algo adverso para el ambiente reproductivo. Esas cosas pueden ocurrir”, señaló. La doctora mencionó algunos estudios clínicos realizados en Europa en los que se demuestra que los analgésicos sin esteroides pueden utilizarse durante un embarazo. No obstante, insistió en la posibilidad de que los medicamentos perjudiquen el embarazo, tanto al provocar deformidades en el feto como inducir un aborto espontáneo.

“Hay varios de los medicamentos utilizados que, en caso de un embarazo, pueden ser abortivos, como el metotrexato”, advirtió. “La ciclosporina es otro medicamento que no usamos muy a menudo y que podría causar infertilidad”, incluyó.

Por otra parte, hay un medicamento modificador de la enfermedad que, en los varones, causa una reducción en el contaje de los espermatocitos, pero es reversible.

Tener familia es posible: tres pasos para lograrlo

“Cuando se tiene una condición de esta naturaleza, todo embarazo o planificación de familia debe planificarse”, afirmó Varela Rosario. Para lograrlo con éxito, ella recomendó:

1. Conversar con tu especialista: Es el paso inicial medular para procrear con éxito. “Se debe hacer para evitar un embarazo complicado, que haya falsos prematuros, o fetos que no se desarrollen de manera saludable”, subrayó.

2. Revisar el plan de tratamiento: La idea, dijo la doctora, es tratar la condición de la manera más saludable posible, para beneficio del paciente que quiere tener una familia. “Hay medicamentos que pueden utilizarse para mantener el tratamiento durante el embarazo, como la hidroxicloroquina, la sulfasalazina, o dosis bajas de medicamentos con esteroides”, explicó Varela Rosario.

3. Tomar medidas preventivas: Si el paciente revela, en consulta, que está buscando tener familia, debe notificarlo de inmediato, por si es necesario detener el tratamiento. “He tenido casos de personas que ya tienen más edad o que están en un segundo matrimonio y quieren procrear. Hay tratamientos para limpiar el medicamento del sistema, de manera que sea un embarazo seguro”, concluyó la reumatóloga.

💬Ver comentarios