Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
El esfuerzo para mantener segura a toda la población ha sido responsabilidad de un grupo multidisciplinario con vasta experiencia en el control de infecciones.
El esfuerzo para mantener segura a toda la población ha sido responsabilidad de un grupo multidisciplinario con vasta experiencia en el control de infecciones. (Shutterstock)

Como hospital terciario académico y líder en la zona suroeste de Puerto Rico, el Centro Médico Episcopal San Lucas, en Ponce, ha liderado el manejo de la pandemia del COVID-19 en la región, a la vez que ha garantizado la continuidad de servicios en un ambiente seguro para los pacientes, los visitantes y el personal hospitalario.

Ciertamente, el esfuerzo para mantener segura a toda la población ha sido responsabilidad de un grupo multidisciplinario compuesto por médicos especialistas, subespecialistas, epidemiólogos y personal de enfermería con vasta experiencia en el control de infecciones. Sin embargo, dentro de este conglomerado de héroes, se destaca la labor de María Teresa García Torres, enfermera graduada de vocación con once años de experiencia y un compromiso genuino con el servicio a los pacientes y sus compañeros.

María Teresa García Torres, enfermera graduada de vocación con once años de experiencia, tiene un compromiso genuino con el servicio a los pacientes y sus compañeros.
María Teresa García Torres, enfermera graduada de vocación con once años de experiencia, tiene un compromiso genuino con el servicio a los pacientes y sus compañeros. (Suministrada Suministrada)

“Como líder innata, María ha estado a cargo de la Clínica de Salud del Empleado durante los últimos dos años, garantizando la seguridad y el bienestar de todos en el hospital. Esta joven juanadina lideró la Clínica de Vacunación COVID-19 San Lucas. Esta clínica fue el primer centro de vacunación masivo creado por una institución de salud, donde se logró vacunar a un 99 % del personal y a miles de pacientes de la comunidad”, destacó el licenciado Elyonel Pontón Cruz, director ejecutivo operacional.

Asimismo, María ha jugado un rol importante en la vigilancia de empleados para la prevención de brotes en la institución, que va desde el rastreo, llamadas de seguimiento para conocer la mejoría y hasta ser enlace con el Departamento de Salud para la entrega de reportes.

“No hay duda de que han sido momentos difíciles para todos y que al comenzar a trabajar con este nuevo virus hubo miedo e incertidumbre, pero, como profesionales de la salud, enfrentamos la realidad y nos pusimos en la primera línea de batalla para que nuestro personal estuviera seguro. Aprendimos todos juntos en el camino y hoy puedo decir que me enorgullece pertenecer a una institución que me permite crecer y me brinda la confianza para batallar contra el COVID-19, mediante la prevención de contagios entre el personal hospitalario”, expresó García Torres.

El licenciado Pontón Cruz también reconoció la labor que han realizado todos los miembros del equipo lucano en este momento histórico. “Todo el personal hospitalario ha realizado una labor heroica. Ha demostrado el compromiso que tiene con los pacientes, con sus familias y sus compañeros. Ha trabajado incansablemente durante todo este tiempo y por eso le reconocemos, porque su trabajo nos hace grandes”, concluyó.

Para información, accede a www.sanlucaspr.org, llama al 787-844-2080 y síguelos en sus redes sociales a través de Facebook, Instagram, LinkedIn, Twitter y YouTube como CentroMedicoEpiscopalSanLucas.

💬Ver comentarios