El recurso humano en los hospitales ha trabajado incansablemente para atender a quienes más lo necesitan.
El recurso humano en los hospitales ha trabajado incansablemente para atender a quienes más lo necesitan. (Shutterstock)

Al cierre de esta edición, las estadísticas acumuladas de la pandemia del COVID-19 en Puerto Rico, según el Departamento de Salud, eran las siguientes: 2,786 defunciones, 139,452 casos confirmados y 27,620 casos probables.

Asimismo, la autoridad sanitaria local reportó que ayer aumentó la cifra de hospitalizados a 556.

Los empleados en los hospitales del país han sido testigos, en primera fila, de los estragos que ha provocado un virus que no discrimina por razón de edad, raza, color, sexo, orientación sexual, identidad de género, origen social o nacional, condición social, afiliación política, o ideas políticas o religiosas y que ni tan siquiera respeta si gozas de buena salud.

El recurso humano en los hospitales, como has visto en estas páginas, ha expuesto lo más preciado, su propia vida, para atender a quienes más lo necesitan. Queda, entonces, que la comunidad responda a su sacrificio y valor, visitando los centros de vacunación contra el COVID-19. Una exhortación a la que se unen muchas voces diariamente.

Si aún te preocupa la seguridad y la confiabilidad de las vacunas disponibles, a continuación, está una lista de mitos versus verdades que pueden guiarte en tu decisión. Esta información es parte del informe “Vacunación de COVID en embarazadas y madres lactantes: evidencia científica para ayudarnos a tomar decisiones”, de la doctora Carmen D. Zorrilla, catedrática de Obstetricia y Ginecología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ciencias Médicas.

Mito: La vacuna contra el COVID-19 causa problemas en fertilidad.

Verdad: La vacuna contra el COVID-19 no afecta la fertilidad. La vacuna promueve la creación de proteínas que le enseñan a nuestro sistema inmune a combatir el virus. (Johns Hopkins, 2021).

Mito: Las vacunas contra el COVID-19 inducen los abortos.

Verdad: No se ha visto ningún vínculo entre las vacunas y los abortos No se ha observado ningún efecto adverso mayor o que atente contra la vida de una mujer o bebé por parte de las vacunas Pfizer y Moderna. (Johns Hopkins, 2021)

Mito: Las vacunas contra el COVID-19 secan los senos de leche materna en mujeres lactando.

Verdad: Las vacunas contra el COVID-19 no tienen ningún efecto sobre la producción de la leche materna y no causan ningún cambio o efecto en poder lactar a tu bebé. (Johns Hopkins, 2021)

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), aclaran las siguientes dudas:

¿Las vacunas contra el COVID-19 contienen un microchip?

No. Las vacunas contra el COVID-19 no contienen microchips. Las vacunas se crean para combatir enfermedades y no se administran para seguir sus movimientos. Las vacunas actúan estimulando la producción de anticuerpos de tu sistema inmunitario, de la misma forma que lo haría si te vieras expuesto a la enfermedad. Después de vacunarte, desarrollas inmunidad a esa enfermedad sin tener que padecerla antes.

¿Vacunarse contra el COVID-19 puede magnetizarme?

No. Vacunarse contra el COVID-19 no te magnetiza ni siquiera en la zona de la vacunación, que suele ser el brazo. Las vacunas contra el COVID-19 no contienen ingredientes que puedan producir un campo electromagnético en la zona de la inyección. Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 contiene metales.

¿Alguna de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas para su uso en Estados Unidos libera alguno de sus componentes?

No. El término “liberar” en el contexto de vacunas se usa para describir la descarga o liberación de alguno de los componentes de una vacuna dentro o fuera del organismo. La liberación de componentes de vacunas solo se produce cuando la vacuna contiene una versión atenuada del virus. Ninguna de las vacunas autorizadas para su uso en Estados Unidos contiene el virus vivo. Las vacunas de ARNm y de vectores virales son los dos tipos de vacunas contra el COVID-19 autorizados y disponibles en la actualidad.

¿Las vacunas contra el COVID-19 modifican mi ADN?

No. Las vacunas contra el COVID-19 no modifican ni interactúan con tu ADN (ácido desoxirribonucleicoido) de ningún modo. Tanto las vacunas ARNm como las de vectores virales contra el COVID-19 les dan instrucciones (material genético) a nuestras células para que comiencen a generar protección contra el virus que causa el COVID-19. Sin embargo, el material nunca ingresa al núcleo de la célula, que es donde se encuentra nuestro ADN.

¿Vacunarme contra el COVID-19 hará que obtenga un resultado positivo en la prueba viral de detección del COVID-19?

No. Ninguna de las vacunas autorizadas y recomendadas contra el COVID-19 provocan que des positivo en las pruebas virales, las cuales se utilizan para ver si tienes una infección actual.

Si tu organismo genera una respuesta inmunitaria a la vacunación, que es el objetivo, podrías dar positivo en algunas pruebas de anticuerpos. Las pruebas de anticuerpos indican que tuviste una infección previa y que podrías tener algún nivel de protección contra el virus.

💬Ver comentarios