Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
La experiencia ha mostrado a los puertorriqueños que los terremotos e inundaciones pueden suceder en cualquier momento, de manera que la preparación adecuada para todo tipo desastres naturales es fundamental.
La experiencia ha mostrado a los puertorriqueños que los terremotos e inundaciones pueden suceder en cualquier momento, de manera que la preparación adecuada para todo tipo desastres naturales es fundamental. (Shutterstock)

Con la llegada de la temporada de huracanes, crece también la necesidad de preparación. La ubicación caribeña del archipiélago de Puerto Rico le hace especialmente propenso al paso de fenómenos naturales como tormentas y huracanes, entre el 1 de junio y el 30 de noviembre.

Aparte de estos eventos, la experiencia ha mostrado a los puertorriqueños que los terremotos e inundaciones pueden suceder en cualquier momento, de manera que la preparación adecuada para todo tipo desastres naturales es fundamental.

Según la página del Ecoexploratorio del Museo de Ciencias de Puerto Rico, el riesgo de inundaciones incrementa durante los meses de junio a noviembre, que son los meses cuando el país recibe más lluvia. Sin embargo, establece que pueden ocurrir en cualquier momento del año.

De la misma forma, la página presenta información sobre el riesgo continuo de terremotos en el país por su localización geográfica en un espacio sísmico muy activo. Ante la posibilidad de estos fenómenos, el programa Ready de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) recomienda mantener un plan y prepararse con suministros básicos.

Sin embargo, para que la planificación esté completa, se recomienda también la adquisición de un seguro de riesgos que proteja ante huracanes, terremotos e inundaciones.

De acuerdo con la directora ejecutiva de la Asociación de Compañías de Seguros de Puerto Rico, Iraelia Pernas, la importancia de obtener un seguro de riesgos recae en su valor como herramienta de ayuda ante una emergencia o situación inesperada.

“El seguro no es otra cosa que un instrumento financiero que ayuda a la persona ante un imprevisto; algo que sabemos que puede ocurrir, pero que no controlamos si va a ocurrir o no va a ocurrir… En el caso de nosotros, en Puerto Rico, siendo una isla en el Caribe, estamos sujetos a huracanes, tormentas, y tenemos que pensar en buscar una herramienta que nos ayude a enfrentar esos fenómenos que pueden amenazar tanto la vida como la propiedad de las personas”, explicó Pernas en una entrevista telefónica.

¿Cómo seleccionar el seguro adecuado?

Entre tantas opciones, suele ser difícil imaginar por dónde comenzar para seleccionar el seguro ideal. Para lograrlo, la licenciada Pernas ofreció algunas recomendaciones que fueron complementadas con las del agente de seguros Javier Calderón en entrevistas separadas.

1. Observa tus necesidades

Para Pernas, resulta primordial observar la estructura que se desea asegurar y determinar cuáles son los riesgos a los que está expuesta.

“Si está en una zona inundable, debes ponerle una cubierta de inundación. Si hablamos ya de un negocio, hay que pensar qué necesidades tiene ese negocio en particular, (por ejemplo) si se puede adquirir una póliza de interrupción de negocio, porque (es posible que) te quedes sin energía como pasó con (el huracán) María”, detalló.

2. Determina tu tolerancia de riesgo

Según Calderón, la importancia de un seguro recae en que se puede transferir el riesgo económico provocado por un imprevisto a una póliza. Para ello, asegura que es fundamental que la persona evalúe cuánto está dispuesta a arriesgar y cuánto desea asegurar.

“Define cuánto riesgo puedes tolerar y asumir de acuerdo con tu capacidad financiera”, aconsejó el agente de Seguros Javier Calderón, Inc.

3. Examina la experiencia y solidez financiera de la compañía

Calderón añadió que los informes financieros de las compañías de seguros son públicos y están disponibles, por año y aseguradora, en la página del Comisionado de Seguros de Puerto Rico..

4. Escoge tres compañías y compara sus precios

El agente de seguros aconsejó seleccionar las tres compañías con las que sienta más comodidad y pedirles cotizaciones. De esa forma, se podrá evaluar cuál es la aseguradora más conveniente de acuerdo con las necesidades de cada persona.

5. Busca ayuda

Ambos expertos coincidieron en que el proceso de seleccionar un seguro se vuelve más certero si se busca la ayuda y el asesoramiento adecuado para lograrlo.

“Toda persona tiene derecho a escoger a ese profesional y a su vez, tiene derecho a escoger el asegurador. No es que el profesional te diga ‘tienes que comprar este seguro de este asegurador’, sino que te tiene que dar el abanico de compañías y cubiertas que existen en el mercado y la decisión es de la persona”, explicó Pernas.

Calderón, por su parte, especificó que la persona puede ser desde un agente de seguros independiente hasta alguien conocido que sea experto en el campo y funcione como guía.

6. Revisa que incluya todo lo necesario

Pernas explicó que, muchas veces, las pólizas no incluyen la cubierta por inundación. De manera que exhortó a la población a revisar si debe añadirla. A su vez, recomendó a las personas que viven en condominio revisar su póliza.

“En los condominios pasa muchas veces también que la propiedad personal como tal puede no estar asegurada. Los que viven en condominios tienen que verificar bien qué tipo de póliza tienen”, expresó.

7. Que el seguro esté a tono con el valor de la propiedad

Según Pernas, entre los errores más comunes que se cometen al momento de seleccionar un seguro se encuentra la selección de un seguro que no va conforme al valor de la propiedad. Esta situación provoca que se tenga que pagar un deducible.

“Si las personas estaban aseguradas por menos, a la hora de adjudicar la reclamación, le aplica una cláusula que es la penalidad de coaseguro, o sea que te aplican el deducible, el coaseguro, que se supone que fuera el apropiado por el valor de la propiedad”, detalló.

8. Revisa tu póliza anualmente

Pernas invitó a la ciudadanía a repasar, todos los años, la cubierta que asegura su propiedad para observar las necesidades que surgieron durante ese período y asegurarse adecuadamente.

9. Busca tu seguro con tiempo

De acuerdo con Pernas, tan pronto se anuncia una tormenta o huracán, el mercado de seguros se cierra, de manera que las personas no pueden hacer ajustes a sus cubiertas. Por tanto, enfatizó en la preparación temprana.

“Que se preparen con tiempo, no solamente en el sentido de los instrumentos de seguro, sino que hagan su plan familiar. Que no se espere al aviso para salir corriendo a comprar provisiones”, expresó.

10. Documenta

Calderón, por su parte, insistió en que, al momento de hacer una reclamación a los seguros, recae sobre el ciudadano la responsabilidad de probar los daños.

“La responsabilidad de demostrar y cuantificar la pérdida sufrida le corresponde al asegurado”, detalló. A su vez, instó a la ciudadanía a documentar y guardar fotos de sus propiedades antes y después del desastre de manera que pueda prepararse para tales reclamaciones.

FEMA también recomienda acompañar las fotos y vídeos de las pertenencias con información sobre el año en que se documentó y descripciones del objeto.

De igual forma, aconseja mantener el número de póliza, el nombre de la compañía aseguradora y las instrucciones para reclamar en un lugar seguro pero conveniente.

Finalmente, el folleto informativo creado por FEMA, estipula que la mayoría de las aseguradoras tienen fecha límite para tramitar reclamaciones, de manera que la persona debe leer todos los detalles de su póliza y, cuando llegue el momento, reclamar con tiempo y guardar todos los recibos.

💬Ver comentarios