Foto de satélite que muestra la alta actividad en la temporada. (Suministrada)

La temporada de huracanes 2020 ha sido excesivamente activa, y solo queda el nombre de Wilfred para usarse en la próxima tormenta. Sin embargo, todavía faltan alrededor de tres meses para que se termine oficialmente. No nos vamos a quedar sin nombres para los futuros ciclones tropicales, pues, según el protocolo de la Organización Meteorológica Mundial, si es necesario, usaremos la lista de letras del alfabeto griego. Solo una vez en la historia ciclónica del Atlántico se ha recurrido a esta lista, y fue en el 2005 cuando usamos desde Alpha hasta Zeta. De hecho, ese año hubo fenómenos formándose hasta el 6 de enero de 2006.

Resumen de la temporada hasta el 15 de septiembre

El 2020 se le considera una temporada hiperactiva. En términos de tormentas, a la fecha se han formado unas 20 tormentas, ocho huracanes (asumiendo que a la fecha de publicación Teddy se haya convertido en huracán) y 1 huracán intenso. Basado en los datos normales (promedio de 1981-2010), solo siete tormentas se deberían haber formado a la fecha, lo que implica que estamos sobre 280 % por encima de lo normal. De forma similar, ya van ocho huracanes y lo normal a la fecha son tres, por lo que estamos sobre 260 % por encima de lo normal. Sin embargo, aún con el alto número de tormentas y huracanes, y a diferencia del 2005, este año no ha sido productivo en huracanes intensos. Al momento, solo el huracán Laura ha tenido vientos de 150 mph (Cat. 4) antes de tocar tierra en Luisiana el 27 de agosto. Lo normal a la fecha, son 1.5 huracanes categoría 3 o más. Al momento, cuatro huracanes han entrado a tierra de Estados Unidos continental: Hanna, Isaías, Laura y Sally.

Esta temporada va más rápido que la hiperactiva temporada del 2005, que produjo 28 tormentas, 15 huracanes y siete huracanes intensos. Vicky, que es la tormenta número 20 del 2020, ha establecido el récord como la tormenta con letra “V” más temprana en formarse, pues el récord anterior era de Vince que se formó el 8 de octubre del 2005.

Desde el 1 de septiembre, se han formado siete ciclones tropicales nombrados: Nana, Omar, Paulette, Rene, Sally, Teddy y Vicky. El 14 de septiembre hubo cinco ciclones tropicales simultáneamente en el Atlántico tropical: Paulette, Rene, Sally, Teddy, Vicky, algo que no ocurría desde 1971. Según datos del doctor Phil Klotzback de Colorado State University, tenemos un número récord de tormentas a la fecha, pero por debajo de lo normal en días con condiciones de huracanes y de huracanes mayores. De Teddy convertirse en huracán, solo otras tres temporadas de huracanes han tenido ocho huracanes en septiembre: 1898, 2005, 2012.

Tormentas Isaías y Laura

Dos tormentas tropicales afectaron a Puerto Rico en esta temporada: Isaías y Laura.

l La tormenta Isaías se formó a unas 155 millas al sur de Ponce el miércoles, 29 de julio. Este fenómeno, aunque quedó un poco más al sur de lo esperado, trajo lluvias copiosas al oeste, centro, sur y este de la isla, con ráfagas de vientos. Entre el 29 al 31 de julio, las acumulaciones de lluvia estuvieron entre 4 y 8″ con cantidades máximas de 9 a 11″. Hubo numerosas inundaciones y derrumbes. Muchas viviendas se vieron afectadas en el área oeste, siendo las más graves las de los sectores Río Hondo y Buenaventura, en Mayagüez. Las ráfagas más altas fueron reportadas preliminarmente en la parte alta de Yabucoa, con 72 mph, y en Las Mareas, Guayama, con 63 mph. Según el reporte del Servicio Nacional de Meteorología, las lluvias de Isaías trajeron el alivio necesario para que la isla saliera de la sequía severa y moderada. Los daños estimados por el paso de Isaías se estimaron en alrededor de $ 15 millones, pero lo más doloroso fue que hubo una muerte, cuando el vehículo de una dama fue arrastrado por un golpe de agua de la quebrada Calvache, en Rincón.

l La tormenta tropical Laura pasó a unas 20 millas al sur de Ponce cerca del mediodía del 22 de agosto, y luego en el atardecer, pasó muy cerca de la costa suroeste. Ya en la noche se movió hacia el sureste de la República Dominicana. Algo peculiar del paso cercano de Laura es que desarrolló un meso-vórtice, o una región de rotación de escala pequeña, al sur de Guayama, la cual entró por Salinas y produjo vientos de 75 mph, medidos por la estación del Campamento Santiago. Vientos entre 55 a 70 mph se reportaron entre Yabucoa, Culebrita y Las Mareas, en Guayama. Este vórtice perdió fuerza y se disipó mientras cruzaba al noroeste sobre la Cordillera Central. Esta zona de vientos produjo daños a la agricultura y varias casas perdieron los techos. Las acumulaciones de lluvias fueron de 3 a 5″, siendo Naguabo el de mayor precipitación.

Pronósticos de lo que resta de la temporada

En la región de desarrollo principal que comprende desde África hasta las Antillas, al menos hasta fin de mes, pueden surgir una o dos ondas tropicales robustas que se moverán por el Atlántico. De hecho, el Centro Nacional de Huracanes tiene a la fecha el Invest 98L con alta probabilidad de desarrollo y puede convertirse en la próxima depresión tropical en esta semana. Realmente, la actividad ciclónica desde África irá mermando gradualmente. Climatológicamente, el monzón africano pierde fuerza, las temperaturas oceánicas entre África y las Antillas disminuyen, y ya las ondas tropicales son más débiles en su naturaleza. El mar Caribe Occidental, así como el Golfo de México y el norte del Atlántico, se convertirán en focos de atención en los próximos meses, donde las temperaturas oceánicas se mantienen y están muy por encima de lo normal. No quiere decir que no puede haber otros eventos de lluvias para Puerto Rico, resultado de vaguadas u ondas tropicales, pero la amenaza directa de ciclones va disminuyendo. Independiente de la climatología, siempre debemos estar preparados y bien informados.

La autora es meteoróloga en WAPA TV, WKAQ 580 am y Noticel, Fellow del American Meteorological Society y fundadora del EcoExploratorio. Síguela por Facebook: @adarmonzon; Twitter, Instagram y YouTube: @adamonzon.