Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
El calentamiento global, y, por ende, el cambio climático se está viendo cada vez más frecuente en los datos meteorológicos, tanto en patrones de temperatura como de lluvia.
El calentamiento global, y, por ende, el cambio climático se está viendo cada vez más frecuente en los datos meteorológicos, tanto en patrones de temperatura como de lluvia. (Shutterstock)

Estamos, precisamente, en el pico de la temporada de huracanes 2021, la cual finaliza el 30 de noviembre. Esta temporada ha estado muy activa y puede resultar hiperactiva. A la fecha, van 17 tormentas tropicales, de las cuales cinco se han convertido en huracanes, y, de estos, tres han sido intensos. Solo dos temporadas de huracanes han sido tan intensas a la fecha: 2005 y 2020. Con solo cuatro nombres quedando en la temporada de huracanes, es muy probable que se use la lista suplementaria de nombres que fue aprobada este año, para no tener que usar más el alfabeto griego.

Uno de los elementos que ha distinguido esta temporada ha sido el calor intenso de los meses de agosto y septiembre. Una ola de calor se adueñó del tiempo local desde el 17 de agosto de 2021 hasta el 10 de septiembre de forma continua, provocando temperaturas promedio de 0.5 a 4.6 grados por encima de lo normal. El período más caluroso fue del 3 al 10 de septiembre, donde las temperaturas promedio diarias fueron 2.1 a 4.6 grados por encima de lo normal. En ese mismo período, ocurrieron cuatro temperaturas máximas récord: dos días de 94 grados (4 y 9 de septiembre) y dos días de 92 grados (25 y 27 de agosto). Del 1 al 12 de septiembre, todos los días fueron de 90 grados o más. En total, desde el 1 de junio ha habido 31 días con temperaturas de 90 grados o más.

El doctor Pablo Méndez, del Recinto de Ciencias Médicas, está haciendo un análisis del calor y la salud pública en Puerto Rico. Él compara los índices de calor, en vez de temperaturas promedios o máximas. Los índices de calor son un valor que relacionan temperatura y humedad en el aire, y es un indicador de la sensación térmica de la temperatura registrada ante la presencia de humedad. Se entiende que mientras más caliente es la temperatura, y mayor humedad, más caluroso se sentirá. Comparando el verano del 2012, que ha sido el verano más caluroso en récord, el 2021 no ha sido tan caluroso. Se comparan los índices de calor por hora, las temperaturas máximas más calientes y las temperaturas mínimas más calientes. Aunque está en ese proceso de análisis de datos actualmente, las noches más calurosas han ocurrido en el 2021, comparado con el 2012, y, posiblemente, se deba al extenso período de calor diurno entre agosto y septiembre, que, entre el polvo del Sahara que tiene función de atrapar el calor, y las altas temperaturas, no permitían que la masa de aire se refrescara y prolonga la ola de calor.

La realidad es que el calentamiento global, y, por ende, el cambio climático se está viendo cada vez más frecuente en los datos meteorológicos, tanto en patrones de temperatura como de lluvia. Es una realidad que necesitamos enfrentar. Nuestra salud está en peligro, ante estos episodios de calor, y mientras sigan aumentando anualmente las temperaturas planetarias promedio, así también Puerto Rico seguirá teniendo aumentos en las olas de calor y sequías.

La autora es meteoróloga, y fundadora y presidenta de la Junta de Directores del EcoExploratorio.

💬Ver comentarios