Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
La meta de cada paciente, y sus familiares o cuidadores, debe ser asegurarse de que el paciente tenga suficiente suplido de sus medicamentos para mantener su tratamiento en caso de emergencia.
La meta de cada paciente, y sus familiares o cuidadores, debe ser asegurarse de que el paciente tenga suficiente suplido de sus medicamentos para mantener su tratamiento en caso de emergencia. (Shutterstock)

Con el comienzo de la temporada de huracanes, es fundamental repasar los procesos y recomendaciones para manejar adecuadamente los medicamentos que tenemos en el hogar.

La meta de cada paciente, y sus familiares o cuidadores, debe ser asegurarse de que el paciente tenga suficiente suplido de sus medicamentos para mantener su tratamiento en caso de emergencia.

Los expertos pronostican que esta temporada podría ser más activa que temporadas anteriores. Aunque esto no quiere decir que tendremos emergencias durante toda la temporada, ciertamente indica que nos debemos preparar para cualquier escenario, en cualquier momento.

Interrumpir el uso de medicamentos, particularmente durante eventos de emergencia, pudiera tener consecuencias como que se descontrole tu condición de salud o que sufras alguna recaída.

Consejos

  1. Mantente al tanto de las noticias y de la actividad ciclónica en nuestra región. Cuando las fuentes oficiales (como, por ejemplo, el Centro Nacional de Huracanes) emitan un aviso de emergencia, pon en acción tu plan de contingencia.
  2. Asegúrate de tener suficiente suplido de medicamentos para los próximos 30 días. Si no tienes suficiente suplido para esa cantidad de días, busca el refill.
  3. Verifica con tu farmacia preferida si te quedan suficientes refills en la receta vigente.
  4. Ten a la mano recetas para los medicamentos diarios o de mantenimiento. Si no es así, visita y consulta con al médico para el despacho, si es posible, de medicamentos para 90 días. De ese modo, tendrá su receta en mano si surge alguna emergencia, o si perdiera sus medicamentos durante el evento atmosférico, y no tendrá que depender de que la oficina médica esté abierta (o no) inmediatamente después de la emergencia.
  5. Asegúrate de tener algún número donde pueda comunicarse directamente con su médico en caso de emergencia. Ten en cuenta que, si su médico no está disponible, y tú sufres de alguna situación de salud crítica, debe ir directamente al hospital. Si no manejas, identifica quién le llevará al hospital en caso de necesitarlo.
  6. Identifica un lugar seguro, fuera del alcance de los niños (y preferiblemente que no se moje), donde puedas almacenar los medicamentos.
  7. Ten una nevera portátil y compresas de hielo para almacenar los medicamentos que requieren refrigeración, como por ejemplo la insulina, algunos antibióticos y ciertos medicamentos inyectables para condiciones como artritis reumatoide, psoriasis, enfermedad de Crohn, entre otros.
  8. Prepara una lista de tus medicamentos (nombre, dosis y frecuencia) y compartela con tus familiares más cercanos.

Recuerda que debes descartar inmediatamente cualquier medicamento que haya estado en contacto con agua contaminada o de inundaciones. Del mismo modo, si alguno de tus medicamentos requiere refrigeración y no te fue posible mantenerlo en la temperatura correcta por un largo periodo de tiempo, debes descartarlo. Si el medicamento es esencial para la vida (ej. insulina), valida con tu farmacia si puedes continuar usándolo hasta que pueda obtener un nuevo suplido.

En MCS, ¡te queremos saludable! Para información general de estas y otras recomendaciones, llama al 1-833-901-4627.

💬Ver comentarios