Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
La incertidumbre que provoca el inicio de una nueva temporada de huracanes no debe interponerse en los controles rutinarios para atender las enfermedades crónicas o en la preparación ante un escenario de desastre.
La incertidumbre que provoca el inicio de una nueva temporada de huracanes no debe interponerse en los controles rutinarios para atender las enfermedades crónicas o en la preparación ante un escenario de desastre. (Shutterstock)

La incertidumbre que provoca el inicio de una nueva temporada de huracanes no debe interponerse en los controles rutinarios para atender las enfermedades crónicas o en la preparación ante un escenario de desastre, coincidieron especialistas de los padecimientos con mayor incidencia en Puerto Rico.

Para los médicos consultados, las dificultades que enfrenta la ciudadanía en general cuando hay interrupciones en los servicios de electricidad, agua potable y comunicación son complejas, mas no debería ser sinónimo de fatalidad para aquellos que atraviesan afecciones si tienen los cuidados pertinentes.

Pacientes cardiovasculares

  • Medicamentos para 90 días
  • Medidor de presión arterial
  • Máquina de oxígeno y sus accesorios
  • Alimentos no perecederos bajos en sodio y azúcar
  • Andador

Las personas con afecciones cardiovasculares, como la hipertensión arterial, cardiopatía coronaria y la insuficiencia cardíaca pueden estar estables un día y al siguiente no estarlos. Por tanto, el cardiólogo Luis Molinary Fernández recomendó que los pacientes acudan a sus médicos antes de agosto.

“Su cardiólogo debe evaluar si su condición es estable porque, de lo contrario, hay que tomar determinaciones, hacer ajustes al medicamento o alguna posible hospitalización”, sostuvo.

El especialista indicó que, en caso de que el paciente sufra una descompensación durante alguna emergencia, podría arriesgarse a que no sea atendido por el hipotético colapso del sistema de salud.

Molinary Fernández subrayó que las personas con padecimientos cardiovasculares se ejerciten, abandonen el hábito de fumar y se alimenten de forma balanceada para compensar así el probable estrés que traiga consigo un desastre natural.

Por otro lado, el cardiólogo destacó la importancia de medirse la presión, al menos, una vez al día durante estos períodos de emergencia debido a la desestabilización emocional. Si hay dolores de cabeza, presión en el pecho o dificultad respiratoria, este monitoreo debe aumentar.

Personas diabéticas

  • Medicamentos para 90 días
  • Insulina que no esté expuesta a menos de 86 grados Fahrenheit
  • Glucómetro, tiras reactivas y lancetas con baterías
  • Congelador con empaques especiales para mantener la insulina fresca
  • Alimentos a consumir en caso de “bajones” de azúcar
  • Alimentos no perecederos bajos en azúcar

Para los pacientes diabéticos que controlan el azúcar en su sangre mediante insulina, no tener electricidad para mantener este tratamiento refrigerado puede convertirse en un gran obstáculo en el objetivo de conservar su estabilidad.

“Durante una emergencia, el paciente toma medidas de emergencia. No botes la insulina porque ha estado sobre la temperatura recomendada”, dijo, en declaraciones escritas, el endocrinólogo Jorge de Jesús Miranda.

“Hazte la prueba de azúcar en el dedo. Si el azúcar sigue en sus valores usuales, puedes seguir usando la insulina, pero, si el azúcar sube significativamente sin estar comiendo carbohidratos, almidones, jugos o frutas adicionales, debes cambiar la insulina”, añadió.

Asimismo, explicó que, si la insulina presenta precipitados o grumos, no debe utilizarse.

Sobre la comida, indicó que “la ingesta de alimentos se altera, marcadamente, en situaciones de esta naturaleza, y, por tanto, no es poco común que con la conmoción se nos olvide comer o merendar”. Por esto último, la importancia de tener a la mano comestibles para atender bajones de azúcar.

Pacientes oncológicos

  • Números telefónicos y direcciones de médicos con los que mantiene tratamiento activo
  • Amplio suministro de agua
  • Medicamentos para combatir infecciones

Debido a que los tratamientos de las personas diagnosticadas con cáncer solo pueden ser provistos por especialistas, es de suma importancia que tengan a la mano la información de sus médicos de cabecera y los hospitales u otros doctores a los que pueda acudir en casos de emergencia, precisó la oncóloga y hematóloga Anna Di Marco Serra.

Por otro lado, la especialista puntualizó que las personas que reciben quimioterapias se encuentran más propensas a contraer enfermedades, por lo que deben resguardarse en espacios frescos y alejados de desechos. “Yo siempre digo que el paciente de cáncer en tratamiento activo es como un bebé recién nacido al que cuidas del sol o la llovizna”.

“Tienen que estar mucho más hidratados que el paciente general porque efectos secundarios de la quimioterapia como vómitos o diarreas pueden causar deshidratación”, agregó Di Marco Serra.

Personas con padecimientos renales

  • Medicamentos para 90 días
  • Números telefónicos y direcciones de unidades de diálisis
  • Alimentos no perecederos bajos en sodio, azúcar, fósforo y potasio

Acudir a unidades de diálisis tres veces a la semana —en algunos casos más— para evitar complicaciones de salud se convierte en la prioridad de los pacientes renales en períodos de emergencia.

“El control de líquidos es sumamente importante porque muchos de nuestros pacientes ya perdieron la capacidad de orinar, y todo lo que consumen se queda en su cuerpo”, explicó la nefróloga Deniz García de la Rosa.

De acuerdo con la especialista, tras un desastre natural, la vida de las personas con insuficiencia renal dependerá de si cumplen con las 30 a 32 onzas de líquido que pueden consumir diariamente o con la dieta balanceada que les es asignada.

“En tiempos de emergencia o huracán, se les pide que traten de restringir esa cantidad (de líquido) lo más que puedan y de respetarla porque, si no se pudiesen hacer diálisis en varios días, el orín se acumula y esto podría perjudicar el sistema pulmonar y el cardiovascular”, indicó García de la Rosa, al destacar que podrían disminuir el consumo hasta 28 onzas diarias.

Para aquellos pacientes que aún no son candidatos a diálisis, deben continuar con su dieta baja en potasio, fósforo y proteínas para evitar la aceleración de la enfermedad.

Personas con problemas respiratorios

  • Medicamentos de mantenimiento para 90 días
  • Medicamentos corticosteroides
  • Dos atomizadores (uno a la mano y otro en el botiquín del hogar)
  • Nebulizador con generador eléctrico o batería y aerochambers para niños

En momentos que aún el país atraviesa la pandemia por el COVID-19, las personas con problemas respiratorios deben avanzar en sus preparativos de cara a la parte más peligrosa de la temporada de huracanes, señaló el neumólogo P. P. Luis Echegaray Méndez. Por lo mismo, instó a que los pacientes acudan a sus médicos especialistas en busca de todos los medicamentos necesarios para este período.

“Si tú estás usando medicinas de mantenimiento, que se usan todos los días, tu condición respiratoria va estar estable. Si tuvieras alguna infección o virus que te vaya a exacerbar el asma, no va a ser lo suficientemente fuerte para hacerte visitar un médico o una sala de emergencias que quizás, en ese momento, no esté disponible”, expresó.

Los atomizadores característicos de condiciones asmáticas no son ideales para los niños, debido a que desconocen cómo utilizarlos efectivamente. Por ello, es indispensable que estos cuenten con nebulizadores y el equipo necesario para encenderlo. “Se pueden usar los aerochambers en los niños, pero no son tan efectivos como una terapia respiratoria”, sentenció.

Por otro lado, instó a las personas con afecciones respiratorias a cuidarse de diagnósticos de pulmonía o neumonía al evitar el hacinamiento, priorizar la higiene, recordar el uso de las medicinas y vacunarse contra la influenza tan pronto se encuentre disponible, en agosto, la inmunización.

Botiquín de primeros auxilios para las personas en general

  • Agua oxigenada para lavar y desinfectar heridas
  • Antibiótico en crema
  • Toallas de alcohol empaquetadas individualmente
  • Pastillas con y sin aspirina
  • Medicamentos recetados y de uso prolongado
  • Medicación para la diarrea
  • Gotas para los ojos
  • Curitas
  • Vendas
  • Rollos de gaza
  • Hisopos de algodón
  • Rollos de cinta adhesiva
  • Tijeras
  • Pinzas
  • Termómetro
  • Barra de jabón
  • Pañuelos de papel
  • Vasos de papel
  • Navaja de bolsillo
  • Bolsas de plástico pequeñas
  • Hilo y agujas
  • Paquetes enfriadores instantáneos
  • Toallas sanitarias
  • Materiales para entablillar
  • Libro de primeros auxilios

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

💬Ver comentarios