Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Ricky Deida y su pequeño milagro, Adrián José.
Ricky Deida y su pequeño milagro, Adrián José. (ENID M. SALGADO-MERCADO)

Para Ricky Deida, ser padre ha sido la experiencia más enriquecedora que haya podido tener.

La historia de cómo mi esposa queda embarazada es nuestra mejor anécdota. Este año, cumplimos diez años de casados y desde los cinco estábamos intentando tener hijos. Fue en ese tiempo que nos encontramos con que mi esposa tenía problemas de ovulación. Luego tomamos la decisión de ir a una clínica de fertilidad en donde tomamos el primer tratamiento y este no funcionó. Tomamos un receso forzado por la pandemia y al cabo de unos meses decidimos retomar el tratamiento. Cuando mi esposa fue a su cita, descubrieron a nuestro milagro. Tatiana estaba embarazada”, relata con palabras llenas de emoción y alegría.

El artista describe la paternidad como una de las experiencias más emocionantes y, a la vez, retantes de su vida. Aclara que tenía una idea de lo que era estar a cargo de un bebé, pero ha habido situaciones que le han tomado por sorpresa. “Sin duda el tener un bebé me ha ayudado a crecer como ser humano”, menciona.

Este padre pandémico reconoce que papel de los padres con los hijos ha cambiado. Resalta cómo, hoy día, el padre es una figura más presente, complementando el cuidado y la crianza de los hijos.

“A mí me gusta ver a AJ (Adrián José “AJ” Deida Escalera) despertarse en la mañana y tener unos minutos con él en ese momento. Él ya me reconoce; todos los días tenemos nuestro tiempo juntos donde le hablo, lo abrazo, juego con él, le doy su botellita y observo sus reacciones. Quiero que se convenza de que siempre estaré ahí con él y para él; dejarle saber que lo amo y que siempre estaré a su lado”, explica.

Ricky Deida junto a su hijo de cuatro meses, Adrián José “AJ” Deida Escalera, en su residencia en Guaynabo.
Ricky Deida junto a su hijo de cuatro meses, Adrián José “AJ” Deida Escalera, en su residencia en Guaynabo. (ENID M. SALGADO-MERCADO)

Ser un padre durante la pandemia ha sido toda una aventura para estos jóvenes. AJ cuenta con solo cuatro meses y nació en medio de una emergencia de salud global la cual nadie se esperaba. Para lograr un embarazo saludable, Ricky y su esposa tuvieron que cerrar su círculo social de personas cercanas para protegerse ellos y proteger a su bebé. De otra parte, comprende que, en la paternidad, hay que estar un 100 % comprometido y que existía espacio para enfermarse.

“Lo sufrimos bastante, nos consideramos people persons. Nos encanta estar y compartir con la gente, y esto fue un gran ajuste, pero entendimos que era lo que debíamos hacer”, reconoce.

Por otro lado, el tiempo que está pasando con su bebé le ha ayudado a entender mejor la paternidad. Piensa que el papel del padre ha cambiado. Ahora no es una figura exclusivamente vista con el papel de proveedor y de mucho trabajo fuera [de la casa] para mantener el hogar. Expresa que ser padre hoy es ser una figura más presente, complementando el cuidado y la crianza de lo hijos.

Asegura que en su rol de papá quiere destacar dos cosas. “Ser relevante en la vida de los hijos y estar actualizado. Ante un mundo que está saturado con información y opiniones, lograr ser una voz importante y un ejemplo para seguir; convertirme en el mayor influencer en la vida de mi hijo, también el estar actualizado. Lo que hoy es un trend, mañana estará obsoleto. Si me mantengo actualizado, podré entender un poco más el comportamiento de mi hijo, que, definitivamente, será influenciado por todo a su alrededor”.

Asismismo, resume su función de padre como vital, pues es el complemento perfecto para un hogar funcional y saludable.

💬Ver comentarios