Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
El origen de la artritis psoriásica se desconoce, pero se han identificado marcadores genéticos y una predisposición familiar, además de ser una enfermedad autoinmune.
El origen de la artritis psoriásica se desconoce, pero se han identificado marcadores genéticos y una predisposición familiar, además de ser una enfermedad autoinmune. (Shutterstock)

La psoriasis es una enfermedad de la piel que se presenta con lesiones escamosas y enrojecidas que aparecen comúnmente en los codos, las rodillas, detrás de las orejas o en el ombligo, aunque pueden aparecer en cualquier área de la piel. También se pueden tener lesiones en las uñas, ya sea como diminutos puntitos u hoyitos o uñas despegadas de su base. Es una enfermedad autoinmune (el sistema inmune pierde capacidad de autorregulación) y no es una enfermedad contagiosa.

La artritis psoriásica es el tipo de artritis asociado a la psoriasis y a la manifestación de la falta de regulación del sistema inmune en pacientes con psoriasis. Se estima que alrededor de un 15 % de los pacientes que padecen de psoriasis podrían desarrollar artritis psoriásica.

Accede al Directorio de Reumatólogos Adultos de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico aquí.

La presentación clínica de los pacientes con artritis psoriásica puede ser variada, incluyendo:

  • Entesitis: Inflamación de los lugares donde los tendones y ligamentos unen al hueso. La más reconocida por los pacientes es la presentación de la inflamación del talón o del tendón de Aquiles.
  • Dactilitis: Conocida también como dedo en salchicha, es una presentación característica en la que el dedo se inflama completo y parece una salchicha.
  • Artritis periférica: También se pueden afectar articulaciones en cualquier parte del cuerpo. Podría comenzar en una articulación aislada o presentar de forma simétrica (la misma articulación a ambos lados del cuerpo). Cuando afecta las manos las articulaciones más comúnmente envueltas son las distales de los dedos.
  • Artritis axial: Inflamación de la columna y las articulaciones sacroilíacas.
Accede al Directorio de Reumatólogos Pediátricos de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico aquí.

La enfermedad también puede presentar uveítis (inflamación en el ojo) y otras manifestaciones sistémicas, así como relacionarse a otras entidades como: síndrome metabólico, problemas cardiovasculares y diabetes mellitus y enfermedades sicológicas.

El origen de la enfermedad se desconoce, pero se han identificado marcadores genéticos y una predisposición familiar, además de ser una enfermedad autoinmune. Es más común que comience entre los 30 y los 50 años, y afecta a hombres y a mujeres por igual. En muy raras ocasiones, la artritis puede aparecer antes de la manifestación en la piel.

La evaluación incluye un examen físico, un historial completo y laboratorios que ayuden a excluir otras enfermedades reumatológicas. No existe una prueba específica para diagnosticar la artritis psoriásica. En ocasiones, el diagnóstico puede retrasarse por muchos años, pues los síntomas pueden confundirse con otros tipos de artritis como la osteoartritis.

Tratamiento

Este incluye:

  • Antiinflamatorios no esteroidales y fármacos modificadores de la condición, como metotrexato.
  • Agentes biológicos modificadores de la condición como los bloqueadores de TNF —Humira, Remicade, Simponi, bloqueadores de IL-17 como Taltz, bloqueadores de IL12/23 como Stelara, bloqueadores de IL-23 como Tremfya y moduladores de coestimulacion de células T como Orencia.
  • Moléculas pequeñas orales que modulan procesos específicos en el sistema inmune los Xeljanz (inhibidor de JAK)

El tratamiento adecuado y a tiempo es importante y necesario para evitar daño permanente a las articulaciones, otras manifestaciones sistémicas y evitar la incapacidad. Los avances en el tratamiento de esta condición han hecho posible que podamos detener el daño a las articulaciones afectadas evitando así la pérdida de función y la incapacidad. El diagnóstico a tiempo y el tratamiento adecuado sin demora son esenciales para proteger las articulaciones, mejorar las lesiones de piel y mantener la función. El paciente debe discutir con su reumatólogo la terapia a seguir.

El autor es reumatólogo y presidente de la Fundación Puertorriqueña de Enfermedades Reumáticas, Inc. (FER).

💬Ver comentarios