Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Cuando la menopausia toca la puerta, trae consigo alrededor de 34 síntomas que la mujer pudiera experimentar.
Cuando la menopausia toca la puerta, trae consigo alrededor de 34 síntomas que la mujer pudiera experimentar. (Shutterstock)

Cuando la menopausia toca la puerta no espera a que la dejes entrar y trae consigo alrededor de 34 síntomas que la mujer pudiera experimentar desde el momento en que inicia esa transformación en su vida, por lo que se hace imprescindible conocer cuáles son esos efectos y cómo pueden aprender a vivir con su nuevo yo.

La menopausia es un proceso biológico natural, como lo es el periodo premenstrual (antes de la menstruación). En el caso de la menopausia, es exactamente ese momento que marca el final de los ciclos menstruales en una mujer y se diagnostica luego de que transcurren doce meses sin tener un período menstrual. Este proceso genera unos cambios hormonales que redundan en cambios físicos y emocionales.

Esos 34 síntomas no se presentan en todas las mujeres por igual sino que pueden ser experimentados algunos de ellos a lo largo del proceso que comprende la perimenopausia y la menopausia.

Según la doctora Pamela Silén, catedrática auxiliar del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), muchas mujeres pueden comenzar a experimentar los primeros síntomas de la menopausia entre la edad de 45 a 55 años, y estos efectos pudieran permanecer el resto de su vida.

“La edad promedio son los 51, pero la menopausia viene por el resto de tu vida porque la mujer o está premenstrual, que son los años antes de la menstruación, o está en su edad reproductiva, que es la edad donde tiene menstruación; o está en su edad postmenstruación, que es su etapa menopaúsica”, explicó la ginecóloga. En términos de los síntomas, la doctora afirma que cada mujer es diferente, por lo que esos efectos de la menopausia pueden ser variados.

“Va a haber mujeres que no tienen ningún síntoma y van a ver mujeres que pueden tener muchos síntomas que pueden durarle hasta los 60 o 70 años. El espectro de los síntomas va a ser bien variado en cada mujer. No es que todo el mundo va a experimentar la menopausia de la misma forma”, afirmó Silén. Es por esto que te decimos cuáles son esos 34 posibles síntomas y la doctora nos da su recomendación médica para los que suelen ser los más comunes.

1. Depresión

La depresión es un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades. A algunas mujeres, el desbalance hormonal pudiera provocarles una depresión. La falta de sueño y el estrés también pueden contribuir. Según la catedrática auxiliar del RCM, la depresión “es uno de los síntomas más comunes en las mujeres” y destacó que el ejercicio es una buena herramienta para combatir estos síntomas emocionales “por todas las endorfinas que uno libera cuando hace ejercicio”.

“Una mujer que hace mucho ejercicio durante la menopausia, va a tener menos depresión que una mujer que no hace ejercicio”, dijo la experta, quien también recomendó estar en contacto con otras mujeres que estén pasando por lo mismo (menopausia) “para que puedan darse apoyo emocional unas a las otras”., expresó.

En el caso de aquellas depresiones más severas, la doctora Silén recomendó acudir a un especialista en salud mental para recibir los tratamientos según sea la gravedad del caso.

2. Ansiedad

La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud. Este es otro síntoma relacionado al estado de ánimo de la mujer y puede ocurrir de manera intermitente a medida que fluctúan los niveles hormonales. Sin embargo, la ginecóloga sostuvo que no se da tanto en las pacientes, como es el caso de la depresión. Aun así afirma que ambos están relacionados.

“Las pacientes en menopausia están predispuestas a tener problemas de ansiedad y depresión porque el cerebro tiene receptores de hormonas y el cerebro tiene un cambio hormonal y pudiera tener cambios a nivel emocional”, dijo.

3. Problemas del sueño

Algunas mujeres presentan problemas para dormir. Esto quizás tenga que ver con los sudores nocturnos, los cuales son capaces de interrumpir el sueño y alterar ese importante tiempo de descanso.

“La menopausia va a afectar el patrón del sueño. Siempre se les recomienda a las mujeres que deben levantarse y acostarse a la misma hora todos los días. Deben evitar tomar café, solamente tomarlo por la mañana y no beber bebidas alcohólicas por la noche. También deben tratar de reducir las pantallas (TV, celular y computadora) durante la noche y tener un cuarto oscuro; eso va a ayudar a que tengan una buena “higiene del sueño”, indicó. Eso quiere decir que en la cama no puedes trabajar, ver televisión ni usar el celular porque todo eso afecta el patrón del sueño”, sostuvo la especialista. En los casos en que los calentones son lo que impide que la paciente duerma, entonces sí es recomendable la terapia hormonal.

4. Sofocones

Estos son calores súbitos que pueden darse en la parte superior del cuerpo o en el cuerpo entero. También pueden desencadenar en sudoración y hasta escalofríos. Estos, pueden estar relacionados con cambios en los niveles de estrógeno.

“El 80% de las mujeres van a desarrollar calentones, el 80% también van a continuar teniéndolos después del primer año. Sin embargo, solamente el 10% van a continuar con esos calentones en sus 60 y 70 años”, explicó la catedrática auxiliar. Silén recomendó a las pacientes optar por algunas estrategias para intentar sobre llevar esta repentina sensación de calor.

“Usualmente, le recomendamos a las pacientes que si estos sofocones son leves, hay cosas que uno puede hacer para tratar de evitarlos. Por ejemplo, vestirse en capas; te puedes poner una camisa de manguillo y te pones una camisa encima y si te da el sofocón puedes quitarte la camisa de afuera. Lo otro es tratar de no tomar bebidas calientes como el café o el té, que pueden subirte la temperatura del cuerpo y exacerbar un calentón. También pueden tener un abanico pequeño o una toallita fría que se puedan poner en el cuello cuando tengan un sofocón. Y que dejen de fumar porque las mujeres que fuman tienen mucho más calentones que las mujeres que no fuman”, aseguró la doctora.

Para tratar estos sofocones, la especialista también recomendó “Black Cohosh, que es un suplemento que puede ayudar con los calentones. También es recomendable utilizar productos que contengan soya como lo es el tofύ y la leche de soya”. En caso de que nada de eso funcione y los calentones se tornen más severos al punto de que “no te dejan funcionar en tu trabajo y no te dejen dormir”, entonces, la ginecóloga recomendó pasar a una terapia hormonal.

5. Resequedad vaginal

Las hormonas sexuales femeninas ayudan a una buena circulación de la sangre alrededor de la vagina y, al entrar en la menopausia, esa disminución hormonal puede provocar la falta de flujo sanguíneo y, por ende, afectar la lubricación de la zona genital.

Según la especialista, la resequedad vaginal es el síntoma que más perdura en las mujeres durante todos los años que vive en la menopausia. “Ese síntoma se le dice ˈsíndrome genitourinario de la menopausiaˈ. Las mujeres lo pueden describir como picor vaginal, más frecuencia al orinar, infecciones de orina recurrente, molestias con las relaciones, manchado después de las relaciones. Esos son los síntomas que más persisten”, afirmó.

Para esta resequedad, es recomendable intentar el uso de lubricantes y utilizar humectante vaginal por lo menos dos veces por semana.

“Igual que te hidratas la piel de la cara para las arrugas, igual vas a hacer con la vagina, dos veces a la semana. Esos productos se consiguen over the counter y no tienen hormonas. También pudieran usar aceite de coco”, agregó Silén.

En aquellas personas con síndrome genitourinario que no les funciona el lubricante y el humectante, la doctora les recomienda usar el estrógeno vaginal.

“Son hormonas en una tableta o una crema que van localizadas a la vagina”, enfatizó.

6. Disminución de la libido

Esto es simplemente la reducción del deseo sexual, lo que, en ocasiones, ocurre cuando la mujer llega a la menopausia.

“Muchas veces esa libido bajita es porque han tenido malas experiencias con relación a la resequedad vaginal. Para tratar este aspecto, la doctora recomienda trabajar en esa resequedad vaginal y ver si la libido mejora “al ella tener placer al momento de la relación sexual”., sostuvo.

Para esta falta de deseo en la mujer, Silén lamentó que no existan pastillas, como el caso de los hombres, pero afirmó que “siempre existe la posibilidad de darle testosterona por un tiempo a ver si eso ayuda con la libido”. Además, recomendó evaluarse con un especialista en terapia sexual y tomar terapias pélvicas que también pueden ayudar con las molestias y mejorar su relación de pareja, esto último puede ser determinante en la disminución de la libido.

7. Dolor en las articulaciones

Las mujeres pueden presentar dolor en las articulaciones por la disminución de estrógenos, ya que elsta hormona regula los niveles de líquido en el cuerpo y ayuda a disminuir la inflamación y mantiene las lubricadas esas articulaciones.

“Es algo común. Las mujeres pueden tener osteoartritis y artritis. Hacer ejercicio y tomar medicamentos para el dolor va a ayudar. Siempre se les recomienda a las mujeres en la menopausia suplementar calcio y vitamina D para proteger los huesos. Pero, deben evaluarse con un especialista como el fisiatra”, dijo la doctora, quien aclaró que no se recomienda el reemplazo hormonal para estos dolores en las coyonturas.

8. Osteoporosis

La pérdida en la densidad de los huesos es otro de los resultados de la disminución en estrógeno que sufre la mujer en la menopausia. En los casos mas graves, esto puede llevar a una osteoporosis. Para tratar de detectar esta condición, la doctora Silén recomendó que, “a los 65 años, se haga una densitometría para evaluar que no haya osteoporosis”.

9. Cambios en el cabello

Durante la menopausia se da el afinamiento y la pérdida de cabello, como resultado de las fluctuaciones hormonales. Los folículos pilosos se encogen, ocasionando así una reducción en el crecimiento del cabello y mayor facilidad para que se caiga.

“Eso si es bien común, pero tampoco se recomienda terapia hormonal. Hay suplementos para tener el cabello más fuerte y estimular que haya más cabello”, puntualizó.

10. Dolores de cabeza

La disminución en el estrógeno ocasionada por la entrada a la menopausia puede, también, provocar dolores de cabeza o episodios de migraña más frecuentes. No obstante, la doctora afirma que no se recomienda reemplazo hormonal solo para tratar los dolores de cabeza.

“Pero, si la paciente estuviera teniendo calentones severos a la vez que tiene dolores de cabeza, por ejemplo; si la paciente no puede dormir porque tiene calentones y esa falta de sueño le provoca dolores de cabeza, pues, entonces, el reemplazo hormonal pudiera ayudar con todo”, expresó la doctora Silén.

11. Latidos irregulares

Hay casos donde mujeres en período menopáusico experimentan latidos cardiacos irregulares o arritmias durante o después de la menopausia. En cualquier de estos casos, la doctora recomendó revisar su salud cardíaca con un especialista. “Eso es un problema porque, si está teniendo palpitaciones, tiene que evaluarse con un cardiólogo”, indicó.

12. Ganancia de peso

Los cambios hormonales y la edad dan paso a que el metabolismo se ponga más lento. Los estados de animo típicos de esta etapa de la vida, también pueden provocar que la mujer no se ejercite y lleve una dieta poco beneficiosa.

“Es bastante común que gane peso. Hay que evaluar que la tiroides esté bien porque muchos de los síntomas de la menopausia se pueden confundir con tiroides. Es importante tener dieta balanceada y hacer ejercicios”, dijo la doctora, quien recomendó monitorear las calorías que se cosumen al día.

“Lo normal son 2,000 calorías en la mujer, pero si ingieres menos de 1,200 calorías al día puedes mantener y hasta bajar de peso. Para eso debes eliminar los azύcares, las grasas, las comidas fritas y los azúcares simples (refrescos y bizcochos)”, sostuvo.

13. Cambios en la memoria

Así como afecta la concentración y el enfoque, la menopausia también puede implicar cambios en tu grado de memoria, esto, como efecto de la disminución de los niveles de estrógeno o la falta de un sueño reparador.

“El cerebro se ve afectado, por eso cambia el patrón del sueño, el patrón emocional. Yo siempre les digo a las mujeres que la menopausia es la nueva adolescencia. Es lo mismo que cuando somos adolescentes, que nada cuadra bien hasta que sales de la adolescencia. Durante esos primeros años de la menopausia va a ser todo así hasta que, por fin, todo se balancea y van reduciendo los síntomas”, comentó la doctora.

14. Dificultad para concentrarse

Una disminución en estrógeno a veces puede ocasionar confusión mental o dificultad para concentrarse. Además, la falta de descanso por problemas con sofocones nocturnos, pueden contribuir a esa fémina no logre concentrarse y organizar sus ideas con claridad.

15. Sudoración nocturna

Estos sudores nocturnos son los sofocones que ocurren cuando las mujeres en etapa menopaúsica duermen. Los estudios científicos aun no tienen certeza de por qué ocurren estos calentones, pero pudieran deberse a que la baja en los niveles de estrógeno afecta el hipotálamo, que es el controlador de la temperatura corporal.

16. Hinchazón

Son varias las razones que pueden provocar hinchazón en algunas pacientes. estas incluyen desde la retención de agua, hasta gases o una digestión más lenta, como resultado del estrés. Si la mujer cambia sus hábitos alimenticios en esta etapa, también pudiera experimentar hinchazón.

17. Periodos menstruales irregulares

En esa transición hacia la menopausia se presentan períodos menstruales irregulares y, en ocasiones, ausentes. Esto ocurrirá hasta que, eventualmente, dejen de ocurrir por un período de doce meses.

“Antes de la menopausia viene la perimenopausia, que es cuando ya esos períodos menstruales están irregulares hasta que, eventualmente, llegas a la menopausia, que es cuando cumples un año sin regla” estableció Silén.

18. Dolor de mamas

La sensibilidad en los senos es otro síntoma usual durante la menopausia, pero esto suele disminuir a medida que la mujer llega a las ultimas etapas de este cambio de vida.

19. Hormigueo en las extremidades

Las fluctuaciones hormonales que afectan el sistema nervioso central de la mujer pueden provocar que, por algunos períodos cortos, estas sientan hormigueos en las manos, los brazos y las piernas.

20. Boca ardiente

Es una sensación de ardor, sensibilidad, hormigueo, calor o endurecimiento en la boca o alrededor de esta. Esto es también debido a los cambios hormonales.

21. Cambios en el gusto y sequedad oral

Hay mujeres que pueden experimentar cambios en su sentido del gusto, sobre todo con sabores fuertes. También pueden sentir sequedad en la boca, lo que puede conducir a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades en las encías y caries.

22. Fatiga

Este síntoma podría ser resultado de la poca calidad del sueño que, a veces, experimentan las mujeres en menopausia. El sueño puede ser interrumpido, como se mencionó antes, por los sofocones y los sudores nocturnos, o el resultado de las fluctuaciones hormonales.

23. Cambios digestivos

Durante la menopausia, la flora intestinal de la mujer cambia su composición, debido a que las hormonas sexuales femeninas influyen en los microbios que una persona tiene en la boca y el tracto digestivo. Por ello, las féminas en etapa menopáusica pueden confrontar cambios en su digestión o pueden reaccionar de manera diferente a ciertos alimentos.

24. Dolor y tensión muscular

Desde la perimenopausia y en la menopausia, el cuerpo puede comenzar a presentar tensión y dolores musculares. Esto, al igual que los dolores articulares, también es producto de la disminución en los niveles de estrógeno en el cuerpo.

25. Sensación de descarga eléctrica

Otro extraño síntoma es que algunas mujeres pueden presentar sensaciones semejantes a unas descargas eléctricas durante el período que comprende la perimenopausia y la menopausia. No se tiene certeza de por qué ocurre, pero aparenta ser resultado de los cambios en los niveles hormonales del sistema nervioso.

26. Picor

El estrógeno esta relacionado a la producción de colágeno y a la hidratación de la piel. Es por la disminución en los niveles de esta hormona que la mujer pudiera experimentar un aumento en el picor o resequedad en varias partes del cuerpo.

27. Incontinencia urinaria

Este síntoma que también es llamado “vejiga hiperactiva”, se refiere a la necesidad repentina o frecuente de orinar. Este problema es común en la menopausia debido a que los cambios hormonales pueden hacer que la vejiga y otros músculos pélvicos se debiliten, provocando esta situación.

28. Mareos

En la menopausia, los cambios hormonales también afectan la insulina y esto puede dificultar que el cuerpo mantenga niveles óptimos de azúcar en sangre, lo que puede redundar en estos mareos.

29. Alergias

Se dan los casos de mujeres que experimentan nuevas alergias en la menopausia. Esto sucede porque pueden tener picos de histamina, que es una sustancia que causa reacciones alérgicas.

30. Uñas quebradizas

En el transcurso de la menopausia, el cuerpo puede que no produzca suficiente queratina y esta sustancia es importante para que las unas se mantengan sanas y fuertes. Es por esto que algunas mujeres pueden ver que tienen unas débiles y que agrietan o se rompen con mucha facilidad.

31. Aumento del olor corporal

Al experimentar sofocones y sudoración nocturnos, las mujeres en menopausia están más expuestas a presentar un aumento en el olor que emite su cuerpo. Estos cambios en sudoración también pueden deberse a mayores niveles de estrés y ansiedad.

32. Irritabilidad

El estado de ánimo es uno de los más golpeados por la menopausia y es que las fluctuaciones hormonales y el impacto de los síntomas que acarrea esta etapa de la vida puede poner a las mujeres más susceptibles e irritables. Otros factores que pueden contribuir a la irritabilidad son el estrés y la falta de sueño.

33. Trastorno de pánico

Esto es un tipo de ansiedad, que causa ataques repentinos de terror sin un peligro aparente. La persona pudiera sentir como si está perdiendo el control. En la menopausia pudieran ocurrir estos ataques de pánico debido a los cambios hormonales y al miedo de sentirse ansiosa.

34. Cambios de humor

Todos los cambios en la vida de la mujer y los síntomas que comienzan a experimentar pueden llevarlas a atravesar cambios repentinos de humor. Es así como pueden sentirse tristes, llorosas y hasta enojadas sin razón aparente.

Fuentes: Medical News Today y elektrahealth.com

💬Ver comentarios