Los tejidos orales son zonas de piel fina por lo que los tatuajes no están recomendados en esas áreas.
Los tejidos orales son zonas de piel fina por lo que los tatuajes no están recomendados en esas áreas. (Alessandro Pintus/Shutterstock)

”¡Quiero estar a la moda!”: este es un dicho popular muy común en nuestros días. Pero ¿qué significa estar a la moda? Los tatuajes en la cavidad oral se han convertido, en nuestro tiempo, en una tendencia de moda, pero, ojo, porque hay modas que pueden ser riesgosas para la salud y esta es una de ellas.

Desde tiempos muy antiguos, los tatuajes (marcas, dibujos) han sido practicados en diferentes culturas. La palabra tatuaje proviene del polinesio “Ta” que significa golpe, que a su vez evolucionó en la palabra tahitiana que significa “marcar algo”. Se incorpora al español a través de la palabra francesa tatouage.

Durante mucho tiempo se les veía como algo negativo, pecaminoso y se clasificaba a una persona con tatuajes como de baja categoría. En el siglo XX pasamos del viejo estigma hacia la formalidad y han venido a ser aceptados por la sociedad y considerados como una expresión de arte.

El tatuaje es una marca, laceración o herida que se va creando en la piel por medio de microagujas que depositan tinta (los pigmentos son minerales con metales) en las diferentes capas de la piel (en especial la dermis) de forma permanente. Hoy día, es muy común realizarse tatuajes (dibujos permanentes) en la encía, la lengua, la mucosa y el labio. También está de moda el llamado tateeth, que implica limar o desgastar la superficie de un diente sano para colocar una carilla o corona en la cual se ha diseñado un tatuaje.

Debemos entender que los riesgos de estos tatuajes son innumerables y muy peligrosos para las personas que llevan a cabo estas prácticas. Algunas de las posibles consecuencias negativas de los tatuajes en los dientes son:

  • Dolor
  • Reacción alérgica e inflamatoria
  • Micobacteriosis, resultando en infección cutánea
  • Contagio no deseado de hepatitis, herpes simple, virus del papiloma humano o el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) por el uso de equipo contaminado, reutilizado o bajo pobres condiciones de higiene
  • Comprometer la superficie del diente y ocasionar sensibilidad, caries y hasta la pérdida del diente
  • Granulomas
  • Quemaduras y manchas permanentes en la piel, así como cicatrices no deseadas, a la hora de removerlos
  • Riesgo de que se forme una cicatriz de tipo hipertrófico o lo que se conoce como una cicatriz queloide

Los tejidos orales son zonas de piel fina por lo que los tatuajes no están recomendados en esas áreas. La posibilidad de donar sangre o donar algún órgano se hace imposible por un largo tiempo.

Muchos dicen que el tatuaje es un accesorio más como los zarcillos o pulseras, pero los accesorios pueden quitarse o cambiarse rápidamente; un tatuaje no. Borrar un tatuaje es incómodo, doloroso y no necesariamente un éxito; frecuentemente son visibles las cicatrices y diferencias en la piel.

Recuerda que para mantener una hermosa sonrisa no es necesario realizarte un tatuaje oral, sino mantener buenos hábitos de higiene oral como cepillarte tres veces al día, usar el hilo dental, utilizar enjuagues y visitar a tu dentista por lo menos cada seis meses. Toda moda que ponga en riesgo la salud no debe ser practicada, pues nuestra salud siempre será más importante que la moda.

No olvides consultar primero con el profesional de la salud oral: TU DENTISTA.

Tu dentista… cuidando tu sonrisa más allá de la moda.

La autora es dentista pediátrica y miembro de la Junta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico.

💬Ver comentarios