Aunque la sensibilidad de las encías y los dientes puede conducir a problemas graves de salud bucal, ambos son tratables y prevenibles.
Aunque la sensibilidad de las encías y los dientes puede conducir a problemas graves de salud bucal, ambos son tratables y prevenibles. (Shutterstock)

La sensibilidad en dientes y encías es parte de las principales preocupaciones en la salud oral y, aunque a menudo se da por sentada su importancia, es un reto continuar con las rutinas diarias cuando hay molestias bucales. Por esto, es necesario conocer la diferencia entre la sensibilidad de las encías y los dientes, sus causas y las opciones de tratamiento.

Sensibilidad de las encías

Es una forma de irritación que se origina en las encías y que, en ocasiones, se puede confundir con la sensibilidad dental, pues es más común notar dolor en los dientes. Puede ser resultado de la gingivitis, cuyos síntomas principales son:

  • Encías inflamadas
  • Encías que sangran fácilmente y aparecen rojizas
  • Mal aliento

La recesión de encías, que se refiere a cuando el tejido de las encías se separa de los dientes, permite que se acumulen residuos en la línea de las encías que, eventualmente, se endurecen y se convierten en sarro. La mala higiene oral es su mayor contribuyente, pero existen otros factores de riesgo como: diabetes, consumo de tabaco, mala nutrición, obesidad, genética y cambios hormonales.

Sensibilidad dental

Ocurre cuando se desgasta la capa protectora del diente. Sus síntomas principales son:

  • Molestia al cepillar los dientes o usar hilo dental
  • Molestia al comer o beber productos fríos, calientes o dulces

Sus causas principales incluyen: caries y fracturas dentales, encías retraídas, rellenos sueltos, enfermedad de las encías, rechinar los dientes y cepillarse los dientes con demasiada fuerza.

Tratamiento y prevención

Aunque la sensibilidad de las encías y los dientes puede conducir a problemas graves de salud bucal, ambos son tratables y prevenibles. De hecho, la clave para la prevención es practicar una excelente rutina de cuidado oral. Algunos consejos para esta rutina son:

  • Cepillarse los dientes dos veces al día.
  • Practicar la limpieza interdental (limpieza entre los dientes para llegar a las bacterias difíciles de alcanzar que luego podrían convertirse en placas) con hilo dental.
  • Usar una pasta de dientes que combata la placa y la gingivitis.
  • Utilizar una pasta dental con flúor.
  • Visitar al dentista.

Además, es importante utilizar productos adecuados para el cuidado de las encías y los dientes sensibles.

Para el cuidado de las encías, Colgate cuenta con la línea Colgate Total GUM Protection, que incluye la crema dental con fluoruro de estaño, el enjuague bucal Total Gum Health y el cepillo dental Gum Health. Esta crema dental posee una fórmula innovadora que crea una barrera protectora, fortalece las encías y combate las bacterias en los dientes, la lengua, las mejillas y las encías para una salud bucal completa; también fortalece el esmalte dental por lo que alivia la sensibilidad, neutraliza los olores y brinda hasta doce horas de protección contra las bacterias.

Para atender la sensibilidad dental, Colgate cuenta con la pasta dental Colgate Sensitive Complete Protection, que está clínicamente probada para brindar alivio a la sensibilidad por 24 horas (con uso continuo y cepillados dos veces al día). Además, contiene la mayor cantidad de ingrediente activo antisensibilidad permitido por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) y ayuda a proteger los dientes contra las caries.

Para más información sobre salud oral y consejos de Colgate, visita https://www.facebook.com/colgatepr.

💬Ver comentarios