La detección temprana brinda la oportunidad de extirpar quirúrgicamente o realizar un tratamiento sencillo.
La detección temprana brinda la oportunidad de extirpar quirúrgicamente o realizar un tratamiento sencillo. (Shutterstock)

“Si no lo podemos prevenir, ayúdanos a detectarlo lo antes posible”: ese es el llamado de la catedrática de la Escuela de Medicina Dental del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico y directora de la Clínica de Oncología Dental del Centro Comprensivo de Cáncer de Puerto Rico (CCCPR), doctora Elba C. Díaz Toro.

La odontóloga prostodoncista definió el cáncer de la boca como todo aquel que esté localizado en esa área anatómica y que, dentro de lo que es la boca, se subclasifica como cáncer de lengua, labio, mejilla, paladar o piso de boca. “Va a depender de en qué parte de la boca esté, incluyendo amígdalas y úvula, y llega hasta donde uno puede ver físicamente la boca”, agregó.

A nivel mundial, Puerto Rico ocupa el lugar número 25 en la incidencia de este cáncer en hombres, mientras que, en el hemisferio occidental, se coloca en el primer lugar. De hecho, entre los primeros diez tipos de cáncer de hombres en la isla, el cáncer de la cavidad oral y faringe es el sexto de mayor incidencia y el octavo en mortalidad. “Estas cifras urgen a la prevención, ya que es de los pocos cánceres que son curables, siempre que se haga una detección temprana”, aseguró la investigadora del CCCPR.

“La detección temprana brinda la oportunidad de extirpar quirúrgicamente o realizar un tratamiento sencillo. De lo contrario, este cáncer crece rápido y es agresivo, por lo que, en el proceso de cura, [el paciente] puede perder alguna función de un órgano tan importante como la boca”, puntualizó la también coordinadora de la Coalición Contra el Cáncer de Cabeza.

¿Cuáles son las señales o signos más comunes?

La señal más común es un callo blanco, llamado leucoplasia, que es precursor del cáncer de la boca. La odontóloga indicó que este se presenta como un sucio o parche blanco pegado a la boca.

También se observan manchas que pueden ser blancas, rojas o marrones, y que empiezan a aparecer en la mucosa de la boca. Además, advirtió que, por lo general, una quemadura o trauma en la boca se cura en dos semanas, de lo contrario, debe evaluarse con un profesional.

Otros signos y síntomas que mencionó son:

  • Voz ronca persistente y sin motivo.
  • Sensación de tener una espinita en la garganta.
  • Tener una herida que no se sana, aunque no duela.
  • Cáscaras que salen en los labios con frecuencia.
  • Sentir alguna parte de la boca anestesiada (parestesia).
  • Dificultad para abrir y cerrar la boca o mover la mandíbula hacia un lado y el otro.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

En Puerto Rico, estos incluyen elementos ambientales, así como infecciones previas que no estén controladas como: falta de higiene oral, infecciones ocasionadas por el virus de papiloma humano (VPH) o infecciones por enfermedades de transmisión sexual.

“Otra de las funciones sumamente importantes de la boca es que es un órgano sexual y se utiliza desde bien temprana edad. Así que todos esos factores de riesgo, [incluyendo] virus o bacterias que entran por la boca y son carcinogénicos, empiezan a atacar la cavidad oral”, alertó Díaz Toro.

De igual forma, la catedrática indicó que fumar, quemar o hacer combustión, ya sea por cigarrillos electrónicos, regulares, habanos, pipa o marihuana, ataca los tejidos de la boca y, eventualmente, crean ese callo blanco, que es la primera etapa del cáncer. “Fumar y beber [a la vez] potencia siete veces más el riesgo de cáncer en la boca”, destacó.

Entre otros factores mencionó:

  • Herencia genética
  • Escasa higiene bucal
  • Exposición a la luz solar
  • Múltiples parejas sexuales
  • Trabajadores expuestos a metales pesados
  • Condiciones periodontales (sangrado o inflamación de encías) sin atender
  • Falta de limpieza y desinfección en las dentaduras o implantes removibles
  • Edad (personas mayores de 50 años deben evaluarse con mayor frecuencia).

El referido oportuno y a tiempo es vital

Cuando de tratamiento se trata, lo importante es llegar a tiempo. Una detección temprana permite la cura, como sucede en el 78 % de los casos. “Cuando se encuentra una lesión cancerosa o precancerosa empezando, se puede extirpar y se cura la persona. Si se deja crecer, invade músculo, hueso u otras estructuras más profundas, y hay que hacer cirugías más agresivas que pueden desfigurar y requerir quimioterapia o radioterapia”, señaló la catedrática.

Por otro lado, actualmente, el tratamiento inmunológico que se utiliza para el cáncer del pulmón funciona para el cáncer de cabeza y cuello. De igual forma, desde febrero de 2021, se validó la vacuna contra el VPH (virus del papiloma humano) como protección contra el cáncer oral.

La mejor alternativa preventiva es la evaluación constante de los tejidos de la boca, por eso, es esencial no faltar a las visitas. “Luego de que el dentista te confirme que todo está normal en tu boca, revisa frente al espejo su estado y apréndetelo. Repite cada dos a tres meses para que puedas observar las señales”, exhortó Díaz Toro.

Otras maneras de prevenir prevenir el cáncer de boca y faringe son:

  • Conocer y observar las señales de alerta.
  • Optar por una nutrición adecuada.
  • Utilizar protección solar para los labios y la cara.
  • Usar agentes protectores, suplementos como calcio, vitamina C y vitamina E.
  • Evaluar mensualmente si estás dentro de los grupos con factores o conductas de alto riesgo.
  • Ser riguroso con las visitas de seguimiento si tuviste cáncer bucal a causa del uso de alcohol y tabaco, ya que puede repetir.
💬Ver comentarios