El deterioro que pueden ocasionar los desórdenes alimentarios a la salud física repercute en la salud oral y necesitan ser atendidos por especialistas.
El deterioro que pueden ocasionar los desórdenes alimentarios a la salud física repercute en la salud oral y necesitan ser atendidos por especialistas. (Shutterstock)

Los trastornos de conducta alimentaria y de la ingesta de alimentos causan un deterioro significativo de la salud física o del funcionamiento psicosocial. “La boca es el primer paso del órgano digestivo; definitivamente, los desórdenes alimentarios van a afectar esa primera parte del órgano”, aseguró la oficial dental del estado, doctora Elaine M. Pagán.

Según el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría en marzo de 2022, los trastornos alimentarios más comunes son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno de atracones. El manual indica que la falta de expresión y aceptación del miedo a ganar peso altera la forma en que perciben su propio peso, generando una insatisfacción con el peso y la imagen personal. La búsqueda de la silueta ideal por ideas sobrevaloradas y la falta de reconocimiento, o admisión del problema, obstruye el acceso al tratamiento médico necesario.

La mayoría de estos trastornos, que debutan en la niñez, requieren tratamientos multidisciplinarios. En el caso de la anorexia, del 90 al 95% son mujeres y se duplica en adolescentes, entre la edad promedio de 15 años; mientras que la bulimia se observa más en adolescentes y mujeres jóvenes de 17 a 25 años. De todos modos, puede afectar a cualquier persona.

Muchas veces, es el dentista quien reconoce los signos de trastornos alimentarios que pueden variar de leves a severos. Esto ocurre, porque, tras el daño bucal, las personas con estos trastornos van en búsqueda de ayuda dental, antes de acudir a otro médico, y los profesionales dentales están capacitados para detectar o diagnosticar estos trastornos.

La persona con bulimia come y luego se induce el vómito o come cosas altamente calóricas, como leche condensada, y después se desprende de ellas. Entonces, tenemos dos situaciones, aumenta el riesgo de caries, por la alta ingesta de carbohidratos y azúcares, y la erosión ácida. El vómito frecuente hace que la parte de adentro de los dientes, mayormente los de arriba, se desgasten por el ácido que se los va comiendo”, explicó la especialista dental.

Por su parte, la anorexia se define porque la persona no come o come muy poco, y se afecta la parte sistémica. Pagán detalló que “la persona pierde la capacidad de cuidarse o no se cuida de manera adecuada, y eso repercute en la salud oral. Igualmente, cuando las personas tienen preferencias de alimentos, como cosas duras que se las come todos los días por el lado derecho o cuando son siempre azúcares, eso tiene repercusiones de caries dentales”.

La doctora añadió que la salud oral se impacta con los problemas de alimentación excesiva, ya que lo que se consume tiene muchos carbohidratos azucarados y permite que esa azúcar esté haciendo contacto todo el tiempo con los dientes. “Incluso, al estar todo el tiempo comiendo, la boca se mantiene ácida; no se le permite a la boca regresar a su estado neutro que es donde se protege”, aseveró.

Así las cosas, los daños más comunes que señaló la odontóloga del Programa de Salud Oral del Departamento de Salud son:

  • erosión dental;
  • caries;
  • desgaste de las encías;
  • afecta la manera en que salivas.

Luego de revisar la boca, el dentista puede observar otros indicadores como el vello excesivo en las manos y realizar preguntas. “Entramos en un plan preventivo a nivel oral y un plan preventivo como profesional de salud mental, donde se hacen los debidos referidos, en este caso, a un profesional de salud mental, porque esto es un desorden de salud mental. De esta manera, se integran diversos profesionales, que pueden incluir nutricionista, psicólogo y psiquiatra”, detalló Pagán.

¿Cómo ayudan los dentistas a proteger la salud oral ante la amenaza de un trastorno? De acuerdo con la especialista dental pueden:

  • prescribir enjuagues bucales protectores;
  • si tienes problemas de saliva, pueden recomendarte goma de mascar con xilitol para proteger y ayuda a producir saliva;
  • aumentar las visitas dentales a cada tres meses;
  • recomendar enjuagues o geles con fluoruro de cierta potencia y uso de hilo dental.

En cuanto al ácido, una vez desgasta el diente no es recuperable, pero este daño sí es prevenible. “Se pueden prescribir pastas de monosulfato de calcio y enjuagues que ayudan a evitar la desmineralización del diente y a que el hábito continúe haciéndole daño”, añadió.

El deterioro que pueden ocasionar los desórdenes alimentarios a la salud física repercute en la salud oral y necesitan ser atendidos por especialistas. La oficial dental del Estado hizo un llamado a autoevaluarse, a conocer y mantener un peso saludable; a saber que ningún extremo es bueno para la salud y que la mejor alimentación es la balanceada. Además, exhortó a levantar las banderas de alerta si observas un comportamiento de trastorno alimentario en tu entorno cercano.

💬Ver comentarios