Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Eduardo Criado, principal oficial ejecutivo de Aon Puerto Rico.
Eduardo Criado, principal oficial ejecutivo de Aon Puerto Rico. (Suministrada)

Las empresas deben observar sus exposiciones y respuestas ante el cambio climático y comenzar a dar pasos para abordarlo. Según el informe “Perspectiva sobre el tiempo, el clima y las catástrofes”, de Aon, las catástrofes naturales mundiales del 2020 fueron responsables de $268 mil millones en pérdidas económicas. Sin embargo, los riesgos no siempre son fáciles de identificar.

Entre los riesgos asociados hay cambios en política pública, legales, tecnológicos, disrupción en cadenas de distribución de suministros, disminución o incapacidad en operaciones, riesgo de vida, de mercado, de reputación y de propiedad, entre otros. El cambio climático podría representar riesgo de responsabilidad para la alta gerencia, los directores y los funcionarios; esto significa que aquellas empresas que no lo identifiquen o se adapten podrían enfrentar litigios.

Las empresas deben combinar métodos tradicionales de seguros con modelos de riesgo climático. Una visión personalizada del riesgo ante el cambio climático, puede ayudarte a administrar tu cartera de seguros y transferir riesgos. Debes comenzar a analizar tus peligros y oportunidades, y desarrollar o modificar tus planes de contingencia ante desastres o emergencias.

Para navegar estos desafíos es clave contar con asesores de riesgos con experiencia que le aporten una visión estratégica y personalizada sobre cómo podrías verte afectado y prepararte con antelación ante las amenazas.

El autor es principal oficial ejecutivo de Aon Puerto Rico.

💬Ver comentarios