Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Sin importar tu edad, el primer paso para obtener una póliza de seguro es recurrir a un productor de seguros, quien realizará un análisis de tus riesgos y determinará qué pólizas te convienen.
Sin importar tu edad, el primer paso para obtener una póliza de seguro es recurrir a un productor de seguros, quien realizará un análisis de tus riesgos y determinará qué pólizas te convienen. (Shutterstock)

Nadie quiere tener un accidente o enfrentar una enfermedad y no contar con los fondos suficientes para atender el daño o cubrir los gastos médicos.

Afortunadamente, existen los seguros. Por eso, es esencial que conozcas cuáles son aquellos con los que debes contar. El primer paso es recurrir a un productor de seguros, quien realizará un análisis de tus riesgos y determinará qué pólizas te convienen, sostuvo Janyra Pérez, productora de seguros y CEO de Fulcro Insurance.

Aunque cada caso es distinto, Pérez mencionó algunos de los seguros más comunes, según la edad y la etapa de vida:

Entre los 20 y los 29 años

Los seguros más comunes en esta etata son los de automóvil y salud.
Los seguros más comunes en esta etata son los de automóvil y salud. (Shutterstock)

En estas edades las pólizas que se recomiendan son las de auto y las de seguro médico. Usualmente, los jóvenes cuentan con un carro, por lo que un seguro los puede proteger de accidentes, robo o vandalismo. Además, en estos años es que normalmente pierden la cubierta de plan médico de sus padres –de ahí que necesiten asegurarse.

Entre los 30 y los 45

En estos años se debe contemplar el seguro de vida.
En estos años se debe contemplar el seguro de vida. (Shutterstock)

Por lo general, en estas edades, hay mayor estabilidad económica, aumentan los ingresos y las personas adquieren una casa. En ese aspecto, un seguro de propiedad puede proteger la estructura y las pertenencias que haya en el hogar. En estos años también se debe contemplar el seguro de vida. El beneficio de contar con un seguro de vida a temprana edad es que el costo es más bajo. De esta forma, en caso de que el asegurado fallezca, su pareja o hijos pueden recibir algún ingreso. Otro factor que se debe asegurar es la profesión. De acuerdo con Pérez, existen disciplinas que lo exigen. Este tipo de póliza protege al asegurado –médicos o abogados, por ejemplo– de cualquier error que cometa, ejerciendo su trabajo.

Entre los 46 y los 59 años

A medida que se suman los años, aumentan las exposiciones o los riesgos a enfermedades. A esta edad, es indispensable pensar en pólizas de cáncer y de incapacidad. De esta forma, el asegurado puede recibir algún ingreso, en caso de que no pueda trabajar. En cuanto al cáncer –una condición que implica unos tratamientos costosos– hay planes médicos que cubren algunos gastos hospitalarios, pero no todos. Por eso, es importante tener un seguro solo para ese caso.

Desde los 60 años en adelante

Si ya está sen proceso de retirarte, debes pensar en cómo utilizar el retiro a tu favor.
Si ya está sen proceso de retirarte, debes pensar en cómo utilizar el retiro a tu favor. (Shutterstock)

A partir de este umbral, se debe contar con todas las pólizas anteriores (de auto, de propiedad, de vida y de incapacidad). Pérez comentó que, en esta etapa, se tiene que considerar la planificación financiera. Es decir, si el asegurado ya está en proceso de retirarse, debe pensar cómo puede utilizar el retiro a su favor.

💬Ver comentarios