Gracias a los estudios realizados y a la avanzada tecnología, hoy contamos con las vacunas contra la influenza y contra el COVID-19. (Shutterstock)

¿Sabías que el virus de la influenza y el virus del COVID-19 causan enfermedades respiratorias contagiosas? Aunque ambas tienen síntomas parecidos, la severidad de cada una es diferente. Por esto, profesionales de la salud se han dado a la tarea de desarrollar vacunas que puedan combatir estos y muchos otros virus.

Gracias a todos los estudios realizados y a la avanzada tecnología que existe, hoy contamos con la vacuna contra la influenza y contra el COVID-19, y podemos estar protegidos.

La vacuna contra la influenza ha estado en circulación desde el 2004 y se ha comprobado que reduce el riesgo de contagio entre un 40 a un 60%. Por eso, y sabiendo que este virus también puede traer serias complicaciones de salud, es importante vacunarse, anualmente contra la influenza de temporada.

Actualmente, la vacuna contra la influenza se encuentra disponible en varias farmacias de cadena y de la comunidad, con las que puedes comunicarte para sacar cita.

En el año 2020, conocimos lo que son los coronavirus. Esta es una familia de virus que atacan el sistema respiratorio y que, rápidamente, se dispersó a través del mundo, dándose a conocer como el COVID-19. Este virus ha trastocado nuestro diario vivir y ha cobrado muchas vidas. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), 8 de cada 10 muertes por COVID-19 en Estados Unidos corresponden a adultos de 65 años o más.

Al momento existen dos vacunas disponibles contra el COVID-19. Ambas fueron investigadas y autorizadas en Estados Unidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) para uso de emergencia contra la pandemia, de acuerdo con las recomendaciones hechas por los CDC y su comité asesor de vacunación. Debes recibir ambas dosis de la vacuna para que pueda ser efectiva (Pfizer-BioNtech: 21 días con 95% efectividad/Moderna: 28 días con 94.1% efectividad) y están recomendadas para personas mayores de 16 años, con o sin condiciones de salud existentes como diabetes e hipertensión, entre otras.

MMM desea que estés informado y te sientas seguro. La vacuna contra el COVID-19 no contiene virus vivo, ni afecta tu ADN. El objetivo de la vacuna es enseñarle a nuestro sistema inmunológico a reconocer y a combatir el virus. Solo podrías tener algunos efectos secundarios comunes entre las vacunas que pudieran ser: fiebre, dolor en el cuerpo o de cabeza, dolor en el brazo e hinchazón en el área de la inyección.

Vacunarse contra el COVID-19 tiene muchos beneficios:

  • Ayuda a prevenir la enfermedad
  • Minimiza los riesgos de complicaciones graves por el virus.
  • Ayudará a detener la pandemia.

Consulta con tu médico. Vacunándote, te proteges a ti y a los tuyos. Recuerda que, aunque te vacunes, debes continuar con las medidas de seguridad como el distanciamiento físico, el lavado frecuente de manos y el uso de mascarillas. En MMM te queremos saludable.

Las autoras son educadoras en Salud de MMM.

Referencias:

CDC Seasonal Flu Vaccine Effectiveness Studies (Adultos mayores, personas con mayor riesgo)

Vacunas contra el COVID-19

Espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/need-extra-precautions/older-adults.html

Espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index.html

Espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/your-health/need-to-know.html

cdc.gov/flu/vaccines-work/effectiveness-studies.htm

Y0049_2021 4002 0083 2_C