Logo de Apple. (ELNUEVODIA.COM)

Phoenix - Apple deberá pagar 113 millones de dólares en un acuerdo para resolver la más reciente demanda en la que se acusó al gigante tecnológico de engañar a los consumidores al reducir deliberadamente la velocidad los modelos más antiguos de iPhone para extender la vida de las baterías.

El pago anunciado el miércoles en Arizona pone fin a un caso presentado por más de 30 estados luego que Apple reconoció que una actualización de software en 2017 redujo la velocidad de los modelos más antiguos de iPhone. Previamente se resolvió un acuerdo en el que se requiere que Apple pague 500 millones de dólares por una demanda colectiva en California.

Apple defendió sus acciones diciendo que se trataba de una manera para evitar que los modelos más antiguos de iPhone se apagaran repentinamente por el deterioro de la batería. Sin embargo, algunos críticos aseguraron que la compañía lo hizo para alentar a los consumidores a comprar los modelos más recientes.

La compañía se disculpó por la actualización y acordó remplazar las baterías a un precio considerablemente rebajado. Sin embargo, Apple no ha admitido haber incurrido en irregularidad alguna.

El acuerdo con los estados se suma a las cuentas de Apple, que la compañía puede pagar fácilmente. Apple genera ingresos anuales de $275,000 millones y tiene un valor en el mercado de $2 billones.