Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Todo aquel que posea una televisión inteligente puede ser víctima de espionaje (EFE).
Todo aquel que posea una televisión inteligente puede ser víctima de espionaje (EFE).

El FBI lanzó una advertencia a las personas que poseen una Smart TV, ya que mediante su uso podrían ser espiados por hackers.

“Más allá del riesgo de que el fabricante de su televisor y los desarrolladores de aplicaciones puedan estar escuchándolo y mirándolo, ese dispositivo también puede ser una puerta de entrada para que los hackers ingresen a su hogar”, escribió un portavoz del FBI de Portland, Oregon, en el sitio web de la oficina.

“Las Smart TV se llaman de esa forma porque se conectan a internet. Esto permite acceder a aplicaciones y servicios de streaming. También, muchas de ellas están equipadas con micrófono y cámaras”, detalla el informe.

Lejos de ser espiado para robo de datos por parte de los desarrollares de aplicaciones, uno de los peores riesgos a los que uno está expuesto es estar bajo la mira de cibercriminales.

“Los hackers pueden tomar el control de tu TV sin seguridad. En el mejor de los casos, llegan a cambiar los canales, alterar el volumen o mostrar vídeos inapropiados a menores de edad; sin embargo, en el peor de los casos, pueden encender la cámara y el micrófono del televisor de su habitación y acosarlo en silencio”, advierte el texto.

Incluso, la agencia destacó que los usuarios estadounidenses no son los únicos que pueden ser espiados, sino cualquiera que tenga en su hogar una televisión inteligente.

Por lo que la FBI instó a la población a extremar precauciones respecto a esta situación, e hizo algunas recomendaciones, tales como instalar actualizaciones de seguridad y personalizar las opciones de privacidad, así como cambiar las contraseñas frecuentemente.

“Sepa exactamente qué características tiene su televisor y cómo controlarlas. Haga una búsqueda básica en Internet con su número de modelo y las palabras ‘micrófono’, ‘cámara’ y ‘privacidad’. No dependa de la configuración de seguridad predeterminada", señala.

Y continúa: "Cambie las contraseñas si puede, y sepa cómo apagar los micrófonos, las cámaras y la recopilación de información personal si es posible. Si no puede desactivarlos, considere si está dispuesto a correr el riesgo de comprar ese modelo o utilizar ese servicio. Si no puede apagar una cámara, pero desea hacerlo, un simple trozo de cinta negra sobre el ojo de la cámara es una opción de regreso a lo básico. Verifique la capacidad del fabricante para actualizar su dispositivo con parches de seguridad”, apunta como medidas de precaución el comunicado.

La oficina señaló que los ciudadanos estadounidenses pueden denunciar el fraude cibernético a su sede local del FBI, o en línea a través del Centro de quejas por delitos en Internet.