Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Herbert Lewy, gerente de Microsoft Caribe. (GFR Media)
Herbert Lewy, gerente de Microsoft Caribe. (GFR Media)

“Es muy temprano para hacerlo todo y es demasiado tarde para no estar haciendo nada” es la máxima del gerente de Microsoft Caribe, Herbert Lewy, en la era de la inteligencia artificial. Sobre la penetración de estas tecnologías en Puerto Rico, el futuro y los retos conversó con Al Grano.

¿Qué movidas urgen en la esfera pública y en la privada para asegurar que Puerto Rico esté listo para la adopción de tecnologías de inteligencia artificial (IA)?

—Es muy temprano para hacerlo todo y es demasiado tarde para no estar haciendo nada. La IA tiene múltiples escenarios de aplicación desde los más simples de implementar como los chatbots o agentes virtuales, algunos escenarios de interpretación visual (computer vision), transcripción y traducción, interpretación y transcripción de vídeos y audios y múltiples escenarios de predicción utilizando algoritmos. La urgencia real es de adiestrar y readiestrar a toda la población, para poder adentrarse en el uso de estas tecnologías, así como asegurar que preparamos las nuevas generaciones en estas destrezas.

¿En qué industrias en Puerto Rico ya les consta que la adopción de la IA está disparando la innovación o la productividad?

—Microsoft tiene varios casos de éxito que trascienden todas las industrias en la isla. Algunos ejemplos puntuales serían el Banco Popular en el sector financiero, quienes utilizan modelos predictivos para determinar la cantidad óptima de dinero que debería tener una ATM según la fecha y la localidad y en venta al detal. En la industria al detal, Econo han incorporado la IA para optimizar sus operaciones internas. En temas de educación tenemos dos casos, uno con la Universidad Interamericana, Recinto Metropolitano, quienes han automatizado procesos utilizando chatbots y a nivel escolar un segundo caso del desarrollo cognitivo de estudiantes con autismo. En el Fideicomiso de Ciencia, Tecnología, e Investigación de Puerto Rico, se han desarrollado estrategias de prevención y control del mosquito aedes aegypti. En el ámbito gubernamental estamos apoyando con la optimización de procesos y la utilización de la información para apoyar la planificación, toma de decisiones informadas y modernizar los servicios al ciudadano.

A corto plazo, digamos uno a dos años, ¿qué tecnologías dentro del amplio campo de la IA ve con mayor potencial de adopción aquí? ¿Y a mediano plazo?

—A corto y mediano plazo la incorporación de chatbots o agentes digitales inteligentes para todas las industrias, la predicción de demanda y optimización de costos en el comercio al detal, el mantenimiento predictivo de maquinaria, la prevención de accidentes de trabajo y detección de fallas en diferentes entornos utilizando visión computacional, transcripciones y traducciones de audios y vídeos automatizados, entre otras. Además, la prevención de fraude, la detección de evasión fiscal y la aceleración de incorporación de lenguaje apropiado de contratos son posibles gracias a la IA.

¿Qué avance en la IA le ha asombrado más por su impacto? A nivel personal, ¿cuál es su avance favorito, ese que más le ha facilitado la vida o abierto la perspectiva?

—Hace muchos años elegí estudiar ingeniería con el propósito de integrar la tecnología como herramienta para mejorar la vida de los seres humanos. No deja de sorprenderme las enormes capacidades que ofrece la IA para beneficio de la humanidad. Me conmueve ver soluciones en el campo de la salud que ayudan a prevenir enfermedades. Desde detectar algunas como el cáncer prematuramente, aplicaciones que utilizan IA para quienes padecen condiciones de visión o audición, hasta ser testigo de un niño con autismo que pudo empezar a procesar sus emociones y como resultado pudo brindar el primer abrazo a su mamá a los 12 años. La IA logra transformar la ciencia ficción en ciencia factual.

¿Qué hace Microsoft para aportar a cerrar la brecha de talento que existe ya en Puerto Rico en campos técnicos, tanto por la emigración como porque las instituciones educativas no necesariamente ofrecen lo que el mercado ya está necesitando?

—Aportar al desarrollo de talento es parte de la misión de Microsoft, por lo que hemos lanzado programas libres de costo como lo son el AI School, AILab y AI Business School. Hemos establecido enlaces con los recintos universitarios para incorporar temas como la nube, programación avanzada, manejo de data y IA, además de invertir en democratizar el acceso a capacitaciones y certificaciones para que los empleados reciban instrucción práctica y adquieran nuevas habilidades.

Esta revolución se acerca y los cambios son inevitables, pero en Microsoft estamos totalmente comprometidos a hacer que la IA sea accesible para todos y, por otro lado, ofrecemos activamente capacitación técnica y comercial a través de plataformas de aprendizaje globales como AI School y Microsoft Learn, con más de 100 cursos divididos por industria; o AI Business School, dedicada a ejecutivos en la construcción de una estrategia de IA en organizaciones. Microsoft también lidera la conversación sobre cómo se debe gestionar la IA a través del lente de los fundamentos éticos, regulaciones gubernamentales y con transparencia.