ARCHIVO- La foto de archivo del 24 de septiembre de 2019 muestra el cartel en un edificio de Google en su campus de Mountain View, California. (AP Foto/Jeff Chiu, File) (Jeff Chiu)

Roma, Italia - Los reguladores italianos abrieron el miércoles una investigación sobre Google por su posible papel dominante en el mercado de la publicidad digital en el país, lo que se suma al escrutinio global que enfrenta la compañía de Silicon Valley.

La Autoridad de Competencia de Italia dijo que sospecha que el gigante tecnológico estadounidense utiliza la gran cantidad de datos que recopila a través de sus diversos servicios para evitar que los rivales en el mercado de la publicidad digital compitan de manera efectiva.

El organismo de control dijo que llevó a cabo una inspección conjunta de las oficinas de Google con la policía fiscal italiana el martes.

Google no respondió a una solicitud de comentarios.

Las autoridades italianas se están centrando en la disponibilidad y el uso de datos para anuncios gráficos, el espacio que los editores y propietarios de sitios web ponen a disposición para vender contenido publicitario.

Google supuestamente utilizó elementos de seguimiento que permitieron a sus servicios de corredores de publicidad “lograr una capacidad de focalización que algunos competidores igualmente eficientes no pueden replicar”, dijo la autoridad.

La competencia reducida en el mercado de la publicidad digital podría ser perjudicial para los consumidores, dijo la autoridad. Esto podría privar de recursos a los sitios de noticias y a los editores, lo que resultaría en contenido digital de menor calidad. También podría desalentar la innovación en tecnologías publicitarias nuevas y menos intrusivas.

El año pasado en Italia, este sector fue valuado en más de 3,300 millones de euros (4,900 millones de dólares), y los ingresos por anuncios representaron 1,200 millones de euros del total, dijo la autoridad.

Hace unos días, el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó una demanda antimonopolio contra Google por su presencia dominante como buscador, lo cual perjudica a los anunciantes. El año pasado, los reguladores de la Unión Europea multaron a Google con 1,490 millones de euros por congelar a sus rivales en el mercado publicitario online.