De ahora en adelante, si un internauta no tiene permiso para responder a un tuit, esta opción le aparecerá bloqueada y en gris, aunque sí podrá ver ese mensaje, retuitearlo y darle a "Me gusta".
La compañía dijo que el enlace a la historia del New York Post aún estará bloqueado por su política que prohíbe compartir información personal. (SASCHA STEINBACH)

Twitter se equivocó al bloquear enlaces de una historia política no verificada, dijo el viernes su director general Jack Dorsey, luego de que la compañía fue criticada por la manera como manejó el asunto.

“El bloqueo completo del URL estuvo mal y nosotros actualizamos nuestra política y nuestras medidas para corregir”, tuiteó Dorsey. “Nuestro objetivo es intentar añadir contexto y ahora tenemos la capacidad de hacerlo”.

Dorsey hizo sus comentarios luego de que la compañía anunció el jueves por la noche los cambios a su política sobre contenido hackeado luego de una ola de críticas.

Twitter no va a retirar más material hackeado a menos que sea compartido directamente por los hackers o quienes colaboren con ellos, informó la directora de legalidad, políticas, confianza y seguridad de la empresa, Vijaya Gadde, en un hilo de Twitter.

Y en lugar de bloquear los enlaces, los tuits serán etiquetados para ofrecer contexto, dijo Gadde.

“Queremos atender las preocupaciones de que podría haber muchas consecuencias no previstas para los periodistas, los informantes y otras personas, de manera contraria al propósito de Twitter de servir a la conversación pública”, añadió.

Twitter y Facebook tomaron medidas rápidamente esta semana para limitar la propagación de un artículo no verificado publicado por el medio conservador New York Post, que citaba correos electrónicos no verificados de Hunter Biden, hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden, que supuestamente fueron descubiertos por aliados del presidente Donald Trump. La historia no ha sido confirmada por otras publicaciones.

La respuesta inicial de Twitter fue la de impedir a los usuarios compartir enlaces hacia el artículo en tuits y mensajes directos, alegando que violaba la política de la compañía que prohíbe el contenido hackeado. Sin embargo, no alertó a los usuarios sobre por qué no podían compartir el enlace sino hasta horas después.

Dorsey tuiteó inicialmente que era “inaceptable” que la empresa no hubiera proporcionado más contexto sobre su acción. Un poco más de 24 horas después, Gadde anunció que la empresa realizaría cambios después de recibir “retroalimentación significativa (desde crítica hasta de apoyo)” sobre cómo hizo cumplir la política.

La compañía dijo que el enlace a la historia del New York Post aún estará bloqueado por su política que prohíbe compartir información personal. Sin embargo, los usuarios compartieron ampliamente la historia el viernes y no estaba claro por qué pudieron hacerlo.

Por su parte, Facebook dijo que estaba “reduciendo” la distribución de la historia en su plataforma mientras esperaba verificación de los datos por parte de terceros, algo que hace regularmente con material que no está completamente prohibido en su servicio pero que representa un riesgo de difundir mentiras o causar daño en otras formas.