La compañía dijo que comenzó a investigar la red basándose en información del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) sobre sus actividades fuera de Facebook. (DIEGO AZUBEL)

Oakland, CaliforniaFacebook eliminó una pequeña red de cuentas y páginas vinculadas a la Agencia de Investigación de Internet de Rusia, una “fábrica de troles” que ha utilizado cuentas de redes sociales para sembrar la discordia política en Estados Unidos desde las elecciones presidenciales de 2016, dijo la empresa el martes.

Del mismo modo, Twitter, también suspendió cinco cuentas asociadas de su red. La compañía indicó que los tuits eran “de baja calidad y spammy”, y que la mayoría recibieron pocos likes o retuits.

Los responsables de las cuentas reclutaron a periodistas independientes “desprevenidos” para que publicaran en inglés y en árabe, orientados principalmente a un sector de la población de tendencia izquierdista.

Facebook dijo el martes que la actividad de la red se centró en Estados Unidos, Reino Unido, Argelia y Egipto y otros países de habla inglesa y países de Oriente Medio y el norte de África.

La compañía dijo que comenzó a investigar la red basándose en información del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) sobre sus actividades fuera de Facebook. La red estaba en las primeras etapas de desarrollo, agregó Facebook, y “casi no participó” en Facebook antes de que fuera desbaratada.

El FBI sostuvo, mediante comunicación escrita, que compartió información de sus hallazgos con Facebook y Twitter para proteger al público de amenazas contra la seguridad nacional y “nuestros procesos democráticos”.

Aun así, su presencia indica los actuales esfuerzos rusos por intervenir en las elecciones estadounidenses y sembrar la discordia política en un país ya muy dividido. Para evadir su detección, las personas detrás de la red reclutaron a estadounidenses para que hicieran el trabajo, probablemente sin saberlo, como periodistas y como personas autorizadas para comprar anuncios políticos en Estados Unidos.

Facebook dijo que las personas de la red publicaron textos sobre eventos globales que incluyeron la justicia racial en Estados Unidos y Reino Unido, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), las teorías conspirativas de QAnon, el presidente Donald Trump y la campaña presidencial de Joe Biden.

Las publicaciones incluían enlaces al portal PeaceData, que se identifica como una organización noticiosa global. Sin embargo, según la firma analítica Graphika, el portal “asume una postura izquierdista que se opone a lo que describe como el imperialismo y los excesos capitalistas del oeste”.

La red gastó alrededor de $480 en publicidad en Facebook, principalmente en dólares estadounidenses, una señal de que pudo evadir al menos brevemente los sistemas diseñados para evitar que entidades extranjeras compren anuncios políticos en Estados Unidos.