Rastrear los contactos que tengan las personas contagiadas con COVID-19 es una de las medidas que recomienda la OMS para contener la pandemia. En 23 países esta estrategia se ejecuta con aplicaciones móviles. (Agencia EFE)

Aunque la Organización Mundial de la Salud identifica el rastreo de contactos como uno de los mecanismos esenciales para contener la pandemia, la mayoría del público en Estados Unidos considera que monitorear por celular la ubicación de las personas no contribuirá a reducir la incidencia del COVID-19 o que es inaceptable que el gobierno implemente esa medida.

Así lo reflejó el más reciente estudio de Pew Research Center, en el que 60% de los estadounidenses expresó escepticismo hacia la práctica.

“Cerca de 4 de cada 10 estadounidenses creen que el monitoreo (digital) ayudaría mucho (16%) o al menos un poco (22%) para limitar el avance del COVID-19”, detalla Pew en la divulgación del estudio, realizado del 7 al 10 de abril de 2020.

En cuanto a las implicaciones de privacidad digital, 52% de los entrevistados calificó de parcialmente aceptable que el gobierno rastree la localización de los celulares de casos positivos al virus, para entender mejor la propagación del virus, pero el 48% restante se expresó en contra.

La proporción se invirtió al preguntar si el gobierno debe rastrear la localización de personas que pudieron haber expuestas a un caso positivo del COVID-19. En ese escenario, 54% calificó de inaceptable la estrategia y 45% la avaló.

En cuanto a monitorear el cumplimiento de las personas con las órdenes de distanciamiento físico, 62% expresó que el rastreo por móvil era inaceptable.

El debate sobre la privacidad digital, los derechos particulares y el alcance del poder de los gobiernos se ha intensificado a medida que en lugares de Estados Unidos surgen más protestas para exigir la reapertura de comercios y lugares de servicio por parte de manifestantes que se amparan en que sus libertades individuales van por encima de la inquietud de salud pública.

Según, Top10VPN.com, se están usando aplicaciones para rastrear contactos en 23 países, mientras que las tecnologías de vigilancia física están vigentes en 22.

En el caso de Puerto Rico, el gobierno anunció el 2 de abril que tenía un protocolo de rastreo de contactos a punto de ser develado para su implementación. Sin embargo, ayer en entrevista con Benjamín Torres Gotay, la gobernadora Wanda Vázquez Garde admitió que tal anuncio aún no era realidad: “El Departamento de Bioseguridad del Centro Médico está trabajando para que se dé el rastreo de contactos. Eso se está realizando. Quizás no de la manera que nosotros quisiéramos”.


💬Ver 0 comentarios