Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los usuarios pueden ser víctimas del llamado juice jacking. (Shutterstock)

Un teléfono o una laptop cuya batería está agotada o a punto de agotarse es motivo suficiente para que cualquiera emprenda una carrera delirante a fin de conseguir alguna manera de cargar el dispositivo. Sin embargo, deberías pensarlo dos veces antes de usar ese cable extraño de la estación de carga del aeropuerto o de conectarte a ese puerto USB del hotel: los ciberatacantes, o hackers, podrían estar al acecho.


💬Ver 0 comentarios