Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

No es la primera vez que un accidente de estas características ocurre. (Shutterstock)

La vida de la adolescente de 14 años Alua Asetkyzy Abzalbek acabó de una extraña manera. El pasado sábado, uno de los familiares de la joven ingresó a su habitación al advertir que Alua no se levantaba y se encontró con el desagradable desenlace: la joven estaba muerta, y al lado de ella su teléfono celular, explotado.


💬Ver 0 comentarios