El Xbox Series X estará disponible el 10 de noviembre por $499. (Shutterstock)

Microsoft confirmó que sus nuevas consolas, el Xbox Series S y Series X, estarán disponibles para la venta desde el 10 de noviembre con precios de $299, en el caso del Series S, y $499 por el Series X.

Además, la compañía indicó que comenzarán el proceso de preventa de las consolas el 22 de septiembre en el portal oficial de Xbox.

Las consolas Series S y Series X competirán directamente con el PlayStation 5 de Sony, que el fabricante japonés también se comprometió a tener disponibles este año. Sin embargo, Sony no ha confirmado la fecha de lanzamiento ni los precios de la ediciones Standard y Digital de las máquinas que sustituirán al PlayStation 4.

En el caso de Sony, la edición Standard del PlayStation 5 incluye un reproductor de discos Blu-Ray que le permitirá al usuario comprar juegos en discos físicos que puede instalar directamente en la máquina. Los dueños de dicha consola también tendrán la opción de comprar e instalar juegos mediante el PlayStation Store.

No obstante, la edición Digital remueve el reproductor de discos Blu-Ray, por lo que las personas que opten por estar versión de la consola, con toda probabilidad, pagarán un precio menor, pero solo podrán comprar e instalar juegos por Internet.

Microsoft, en cambio, optó por desarrollar dos versiones distintas del nuevo Xbox. El Series X, con un precio de $499, incluye un procesador más rápido: un CPU único basado en la arquitectura Zen 2 de la familia de procesadores Ryzen de AMD, con ocho núcleos, velocidad máxima de 3.8 Gigahercios (GHz), y 3.6 GHz en tareas que utilizan los ocho núcleos al mismo tiempo.

Del mismo modo, el Series X cuenta con un procesador de gráficas integrado de la familia RDNA2 de AMD capaz de procesar 12.15 Teraflops. Un teraflop es una medida que traza la capacidad de un procesador de calcular, en un segundo, un trillón de operaciones matemáticas con números que contienen puntos decimales.

El procesador de gráficas RDNA2 también acelerará efectos de trazados de rays (ray-tracing) que el fabricante Nvidia incluyó en su línea de tarjetas de video para computadoras GeForce RTX que debutaron a finales de 2018.

Además, incluye 16 Gigabytes (GB) de memoria principal con una línea de transmisión de hasta 556 GB por segundo, una unidad de almacenamiento de estado sólido (SSD) de un terabyte (1,000 GB) con conexión PCI Express de cuarta generación (Gen 4), y el ya mencionado reproductor de discos Blu-Ray en resolución 4K (3840 x 2160).

Todas estas especificaciones le permitirán al Xbox Series X correr videojuegos en resoluciones de 4K a velocidades de 60 frames por segundo hasta 120 frames por segundo, dependiendo de la complejidad gráfica del juego. Sin embargo, para aprovechar dicha funcionalidad, el usuario necesitará conectar la consola a un televisor 4K que tenga un panel capaz de refrescar la imagen 120 veces por segundo (120 Hz o hercios) y con una conexión HDMI 2.1 que apoya resoluciones de 4K a 120 Hz.

Estos televisores apenas debutaron en el mercado en los pasados meses y suelen ser más caros que los televisores 4K con conexiones HDMI 2.0 y paneles que refrescan a 60 Hz. Los precios fluctuan entre los $650 hasta casi $3,000.

Foto de la consola Xbox Series S de Microsoft, que tendrá un precio de $299.

Las personas que no deseen gastar $500 por el Series X pueden optar por el Series S que, según Microsoft, le permitirá jugar los mismos títulos disponibles para el Series X pero en resolución 1440p (2560 x 1440) a 60 frames por segundo. Aparte de no incluir el reproductor de Blu-Ray, el procesador del Series S opera a una velocidad máxima de 3.6GHz (3.4GHz con los ocho núcleos ocupados), el procesador de gráficas es un poco menos capaz (4 Teraflops), y solo incluye 10GB de memoria principal.

Además, la transmisión máxima de la memoria se reduce hasta un máximo de a 224 Gigabytes por segundo, y la capacidad del almacenaje de estado sólido se reduce a 512 GB. Ambas consolas aceptan discos duros externos USB para aumentar la capacidad de almacenaje.