Viejo San Juan

lockPara suscriptores

El ocaso del Viejo San Juan

Cuando despertemos de ese sueño —estatuas derribadas, basura, grafittis, grasa encharcando las cunetas—, vamos a sufrir un gran disgusto. Hace tiempo que San Juan debió cerrarse al escarnio y evitar por allí marchas y multitudes, dice Mayra Montero