Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Obelisco de Buenos Aires (Foto: Manvmedia / Shutterstock.com)
Obelisco de Buenos Aires (Foto: Manvmedia / Shutterstock.com)

Imponentes e icónicos. Los obeliscos son monumentos que asombran a cualquiera con su gran tamaño y, muchos de ellos, con su rica historia. Estas enormes piezas fueron construidas por primera vez en Egipto, presumiblemente con una connotación religiosa, y hoy podemos verlas en todo el mundo.

Desde Argentina hasta Etiopía, los obeliscos no dejan de sorprender. Algunos fueron construidos para conmemorar hechos importantes en la historia de un país, otros fueron un regalo entre autoridades y otros fueron emplazados por un capricho de antiguos emperadores.

Descubre la historia detrás de diez de los obeliscos más importantes del mundo.

El obelisco de Buenos Aires. Está en la Plaza de la República, intersección de las avenidas Corrientes y 9 de julio, y es uno de los más famosos del mundo. Se construyó en 1936 para conmemorar el aniversario 400 de la fundación de la ciudad. Tiene una altura total de 71 metros.

El obelisco de Aksum. Este obelisco original de Etiopia ha hecho un largo recorrido por el mundo: fue llevado como trofeo de guerra a Italia en 1937 y no fue hasta el 2008 cuando el monumento pudo retornar a su país. De 25 metros de altura, se cree que se erigió en el siglo 4 d.C. para marcar cámaras funerarias. 

Obelisco de Aksum, Etiopía (Foto: Shutterstock.com)
Obelisco de Aksum, Etiopía (Foto: Shutterstock.com)

Las agujas de Cleopatra. Ambos obeliscos idénticos de 21 metros de altura fueron mandados a esculpir en granito rojo por el faraón Tutmosis III en el siglo XV a.C. Muchos años después se llevaron hasta Alejandría y en el siglo XIX vueltos a trasladar con destinos diferentes: uno está en Nueva York y el otro en Londres, como un regalo de las autoridades egipcias a ambos países. 

Aguja de Cleopatra en Londres (Foto: Alexandre Rotenberg / Shutterstock.com)
Aguja de Cleopatra en Londres (Foto: Alexandre Rotenberg / Shutterstock.com)

El obelisco de Luxor. Es común encontrar obeliscos egipcios en varios países europeos, como este que fue tomado del templo de Luxor y llevado a la Plaza de la Concordia en París, donde está desde 1836. El obelisco tiene 23 metros de alto y todas sus caras están adornadas con jeroglíficos. Su “gemelo” aún permanece en Egipto. 

left
left

El monumento a Washington. Se ubica en la zona oeste del National Mall en Washington D.C. Fue inaugurado en 1888 para conmemorar al primer presidente de Estados Unidos, George Washington. El monumento tiene 170 metros de altura y está construido con mármol, granito y piedra arenisca. 

left
left

El Obelisco de Constantino. Está en la parte sur de lo que antiguamente era el Hipódromo de Constantinopla, hoy la plaza Sultán Ahmet de Estambul. Fue mandado a construir por Constantino VII con bloques de piedra y placas de bronce, estas últimas fueron robadas durante las cruzadas. Tiene 32 metros de alto, pero su estado no es de los mejores. Muy cerca está el obelisco de Teodosio. 

Obelisco de Constantino (Foto: gumbao / Shutterstock.com)
Obelisco de Constantino (Foto: gumbao / Shutterstock.com)

El obelisco Flaminio. Al igual que el obelisco Vaticano, el Flaminio llegó desde Heliópolis, en Egipto, hasta Roma y fue colocado en un circo romano, exactamente el Circo Máximo. En el año 10 a.C. se le pierde la pista hasta que en 1587 es redescubierto y partido en tres partes. Es reconstruido y colocado en el centro de la Piazza del Popolo frente a la iglesia de Santa María del Popolo. Tiene 23 metros de alto. 

left
left

El obelisco de Letrán. Es el obelisco de Egipto más antiguo que aún se encuentra en pie y es originario del templo de Amón. En el siglo IV, por orden de Constantino II, fue transportado hasta Constantinopla junto al obelisco de Teodosio, pero nunca llegó a su destino. Ahora, el monumento de 25 metros está en la plaza frente a la Archibasílica de San Juan de Letrán en Roma. 

left
left

El obelisco Vaticano. Es una de las piezas centrales de la Plaza de San Pedro y fue transportado desde Egipto. Antes de ser colocado en la plaza en 1586, se ubicaba en el Circo de Nerón. Pese a lucir imponente, tiene solo 25 metros de alto. 

left
left

El obelisco Millenium. Este obelisco se encuentra en el Paseo Marítimo de La Coruña en Galicia y fue construido para conmemorar el inicio del siglo XXI. Sus 46 metros de altura se encienden cada noche iluminando el paisaje. En los 13 primeros metros, se puede ver tallada en cristales la historia de La Coruña. 

Obelisco Millenium (Foto: Drow male, vía Wikimedia Commons)
Obelisco Millenium (Foto: Drow male, vía Wikimedia Commons)