Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La Alhambra es un hermoso conjunto de palacios, edificios y torres con elaborada arquitectura y fachadas con diseños y textos en árabe.  (Francisco Javier Díaz)
La Alhambra es un hermoso conjunto de palacios, edificios y torres con elaborada arquitectura y fachadas con diseños y textos en árabe. (Francisco Javier Díaz)

La llamada “tierra soñada”, Granada, ciudad ubicada al sur de España, en la comunidad autónoma de Andalucía, es considerada una de las ciudades más bellas de España y Europa. Con un impresionante legado andaluz que se suma a joyas arquitectónicas del Renacimiento, ahora también cuenta con los servicios de los trenes de alta velocidad AVE que empezarón a funcionar el mes pasado.

En lo más alto de la montaña La Sabika y rodeada por murallas antiquísimas, están ubicada estratégicamente La Alhambra y los Jardines del Generalife. Este es un hermoso conjunto de palacios, edificios y torres con elaborada arquitectura y fachadas con diseños y textos en árabe. Además, hay patios, estanques con fuentes de agua, esculturas, variedad de árboles y jardines para la ornamentación.

left
left

Este impresionante conjunto que conforman la ciudadela amurallada de La Alhambra fue designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el 2 de noviembre de 1984 por su incalculable valor histórico y cultural.

Ciudadela árabe 

Entrar a La Alhambra es como visitar una antiquísima villa en Omán, Qatar o Arabia Saudita del siglo VIII. La arquitectura, diseños abstractos y patrones geométricos, escritos en árabe en las columnas y paredes son el resultado de la expansión del imperio árabe en la península ibérica. Luego de la victoria de ese imperio en una guerra contra el ejército español que duró entre los años 711 al 726, las tradiciones árabes se expandieron a la península, así también, su cultura, arquitectura y costumbres. Posteriormente, el ejército de Sawwar ben Hambun conquistó territorios adicionales y se expandió a la región de Granada en el siglo IX.  Es por esto, que en la actualidad hay tantos lugares donde se ve reflejado el legado árabe en esos territorios. 

left
left

Al finalizar la ocupación de ese imperio en 1491, casi 780 años después, quedaron múltiples edificios, fortalezas y ciudades con elementos árabes. Especialmente, hermosos palacios con elaboradas ornamentaciones que son joyas arquitectónicas de belleza espectacular.  La Alhambra y los Jardines del Generalife son de esos lugares muy bien preservados. 

Boletos de entrada

Las entradas para La Alhambra son válidas únicamente para la fecha exacta que indica cada boleto. Además, es importante tener en mente que la entrada es permitida solamente en un horario en particular que se indica en el boleto. Por consiguiente, los guardias de la entrada verifican que entren solamente aquellos visitantes cuyos boletos coincidan con la fecha y hora de entrada, no antes ni después. Esta es una medida para controlar el número de personas que entran diariamente y así se facilitar el flujo de personas a las exhibiciones y demás facilidades. 

En La Alhambra se puede disfrutar de un sinnúmero de jardines y fuentes que ayudan a crear un ambiente relajado. (Francisco Javier Díaz)
En La Alhambra se puede disfrutar de un sinnúmero de jardines y fuentes que ayudan a crear un ambiente relajado. (Francisco Javier Díaz)

Por esta razón, es recomendable comprar las entradas al menos con una semana de antelación a su visita si es en época de menos demanda o con meses de antelación si viajará en la concurrida época del verano o en días festivos.  Se recomienda hacer la compra de su boleto con antelación y lo puede hacer por Internet en: www.alhambra-granada-tickets.com.

Destino especial 

La elegancia, nítido estado de preservación de los elaborados palacios y jardines hacen de La Alhambra un destino muy especial. Está compuesta de varias zonas principales: los Palacios, el Alcazaba y la conocida como los Jardines del Generalife. 

Estas zonas están en un ambiente de abundante naturaleza, de bosques, jardines y cultivos que hacían de la ciudadela una auto sostenible. Esto era necesario para la protección del sultán, sus familias, funcionarios y para los miles de soldados y animales que vivían en esta ciudadela en los tiempos del imperio árabe. 

Patri de la Acequia en  los Jardines del Generalife. (Francisco Javier Díaz)
Patri de la Acequia en los Jardines del Generalife. (Francisco Javier Díaz)

Aún en la actualidad continúa fluyendo agua canalizada desde las montañas nevadas cercanas. Por lo tanto, dentro de la ciudadela era posible vivir durante años por el agua y abundantes cultivos. Así transcurrió la vida en La Alhambra por casi 780 años desde el siglo XIII al XIV mientras el imperio árabe permaneció en el poder. Como es una ciudadela con edificios, calles y pasillos, para recorrerla, hay múltiples formas de hacerlo. Es recomendable utilizar como referencia un mapa del área y así visitar los lugares de más interés personal.

Pero a la entrada tienes la opción de contratar los servicios de un guía turístico privado o para grupos. Es conveniente hacer el recorrido con un guía, ya que le provee valiosa información, ve lo máximo y en el menor tiempo posible. Entre tantos lugares de valor turístico en la ciudadela se destacan los siguientes: 

- Palacio Real de la Alhambra: Es una de las áreas principales compuestas por varios edificios. Entre otros, El Mexuar, el Palacio de Comares, el Palacio de los Leones y el Palacio de Carlos V. La construcción de este último se ordenó luego de la reconquista de los cristianos al derrotar y expulsar a los árabes de la península.

- El Mexuar: Era el lugar donde se realizaban las labores de administración y de justicia en los tiempos de los árabes. Aunque en toda la ciudadela había lugares de oración, el Oratorio de Mexuar es uno de los más elaborados con detalles en cerámica, otros en yeso y amplias ventanas que proveen abundante claridad y ventilación.  Adyacente a éste, está el Cuarto Dorado, uno muy elaborado que se construyó luego de la reconquista por los cristianos y su escudo aparece resaltado en las paredes.

- El Palacio de Comares: Rodea completamente el Patio de los Arrayanes.  El sultán Yusuf I ordenó su construcción y quiso que ésta, su residencia, fuera la más admirada por todos, tanto por su belleza, elaborada ornamentación y preciosa fuente de agua en su centro. Al recorrer sus interiores se confirma que el sultán Yusuf I cumplió su fin de lograr que su palacio fuera deslumbrante, es uno de belleza espectacular. El mismo es considerado como una de las joyas arquitectónicas de la Alhambra. Adyacente al Palacio está la Torre de Comares, la más alta de la Alhambra con aproximadamente 150 pies de alto. Desde ella se puede tener una vista panorámica de toda La Alhambra y sus alrededores.

- Palacio de los Leones: Este palacio se distingue por la gran cantidad de columnas que tiene, un total de 124, que simulan ser palmeras abiertas y están colocadas alrededor del patio interior. En este patio hay múltiples símbolos cuyo fin era representar el Paraíso y el mismo estaba rodeado por cuatro ríos. Por otro lado, las esculturas de doce leones ubicados en el centro del patio interior representan los doce signos del Zodíaco.

left
left

- Palacio de Carlos V: Es un gran edificio de piedra muy accesible y cerca de la entrada principal. El mismo fue construido luego de la reconquista de la región por los cristianos. En él está el Museo de la Alhambra donde hay objetos de gran valor histórico y cultural.

- El Alcazaba: En esta área cuyas edificaciones datan del siglo XIII, se encuentra  el Barrio Castrense, el lugar que ocupaban las casas donde vivían los soldados y guardias del sultán. En la actualidad sólo se puede ver los cimientos de las casas definidos por unos muros de ladrillos. Si continua el recorrido y sube una loma hacia los edificios principales, verá a su izquierda el Jardín de los Adarves donde abundan los cipreses, flores y fuentes de agua; es uno de los jardines más bellos. Luego del Jardín de los Adarves está la Torre de la Campana. Lleva su nombre porque los Reyes Católicos ordenaron que en ella se instalara una gran campana.  Tenía el propósito de alertar con su sonido a los agricultores cuando ya era la hora de suministrar agua a los cultivos.  La vista panorámica desde el tope de esta torre es impresionante para ver las dimensiones colosales de La Alhambra y sus murallas. 

Jardines del Generalife

Esta era la villa de descanso de los sultanes durante los veranos y para esto construyeron jardines, patios, estanques y fuentes. El agua proviene de las montañas cubiertas de nieve de la conocida Sierra Nevada que está a 21 millas de La Alhambra. La colectaban en las laderas de la montaña y la canalizaron hasta allí para el consumo humano,  la agricultura y animales.

Vista del barrio El Albaicín desde los Palacios Nazaríes en La Alhambra. (Francisco Javier Díaz)
Vista del barrio El Albaicín desde los Palacios Nazaríes en La Alhambra. (Francisco Javier Díaz)

Para visitar estos jardines adyacentes a La Alhambra no es necesario entrar a ella. Están ubicados en la colina conocida como Cerro del Sol. El Generalife se construyó entre los siglos XII y el XIV y a pesar del paso de tiempo, se ha preservado excelentemente. Sus estanques, fuentes de agua y jardines están nítidamente mantenidos.

Afortunadamente, cientos de siglos después podemos disfrutar La Alhambra y los Jardines del Generalife. Es como hacer un viaje al pasado árabe y ver cómo fue la vida  en las colinas de Granada. Esta ciudadela es  mucho más que un viaje turístico, es cultura, historia y esplendor de una antiquísima ciudadela en perfecto estado. Viajar es mucho más que visitar destinos, es aprender, comparar y valorar la evolución del mundo y sus culturas.