Leo Aldridge

Leo Aldridge

Abogado y Analista

 

lockPara suscriptores

El juego largo por el Supremo

Está por verse si, tomando una lección de la historia política reciente, la delegación popular en el Senado trata de emular las maniobras estratégicas de McClintock”, dice Leo Aldridge

lockPara suscriptores

Ideológicos vs. pragmáticos en el PNP

La controversia por las recientes expresiones de Larry Seilhamer es la puesta en vitrina de dos visiones de mundo políticas sobre qué representa la estadidad y qué tan cerca en realidad está Puerto Rico de conseguirla, dice Leo Aldridge

lockPara suscriptores

Arrecia la carrera judicial para Boston

Para un presidente que intenta mantener contenta al ala liberal de su partido, la narrativa de nombrar a Maite Oronoz – mujer, puertorriqueña, gay, jueza presidenta de un tribunal supremo estatal – es casi irresistible, escribe Leo Aldridge

lockPara suscriptores

Intromisión de la Cámara en los trabajos del Senado

En el proceso de colgar a la nominada a Educación, ‘Tatito’ Hernández mostró torpeza y un estilo burdo con el que golpeó innecesariamente la relación que debe existir entre la Cámara y el Senado, de acuerdo con Leo Aldridge

lockPara suscriptores

Lupa a los detalles del acuerdo con los bonistas

El acuerdo alcanzado ayer entre bonistas y la Junta debe ser visto, en balance, como algo positivo. Es hora de que comience el engorroso camino hacia la reestructuración de la deuda, escribe Leo Aldridge

lockPara suscriptores

Es muy temprano para la interpelación

La interpelación es un arma que no era prudente desenfundar tan temprano en este cuatrienio pues las vistas de confirmación, y los trabajos de las comisiones, eran suficientes, plantea Leo Aldridge

lockPara suscriptores

Ya es hora de reabrir las escuelas

Si abrimos los centros comerciales, las playas y los restaurantes, si procuramos que se mueva el comercio y el esparcimiento, también tenemos que hacerlo en pro de la educación y la formación cívica, plantea Leo Aldridge

lockPara suscriptores

El aumento del salario mínimo: un balance difícil

Duplicarles el salario a casi 300,000 puertorriqueños aumentaría el consumo y pondría a correr dinero adicional en la calle. Pero esto se daría con la posible consecuencia nefasta de que nuestra economía no sostenga el número actual de empleados, dice Leo Aldridge

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: