La Ceiba de Ponce en todo su esplendor.
La Ceiba de Ponce en todo su esplendor. (Suministrada)

Su historia en Ponce data posiblemente de hace más de cinco siglos. Es la figura principal en un cuadro del reconocido pintor puertorriqueño Francisco Oller. Y sus ramas también engalanan poemas, fragmentos en libros, ensayos y anécdotas en la Ciudad Señorial.

Es la majestuosa ceiba de Ponce, que sobrevivió huracanes, terremotos y golpe cualquiera que le lanzara la naturaleza; hasta que sucumbió al paso del tiempo.

“La ceiba siempre ha sido un símbolo de nuestra ciudad de Ponce. Hay muchos escritos que siempre hacen referencia al árbol, hay una pintura de Francisco Oller en el Museo (de Arte de Ponce) donde se ve en su esplendor. La ceiba no es un árbol en peligro de extinción, pero sí para nosotros simboliza parte de la historia de nuestra ciudad”, expresó la bióloga ambiental Celsa Rodríguez Fernández, de la Oficina de Permisos del Municipio de Ponce Municipio de Ponce.

Y es que la vida útil de la ceiba de Ponce culminó, confirmó Rodríguez Fernández a El Nuevo Día. “No se le ve ninguna rama nueva, no se le ve verdor, tiene desprendimiento de corteza, ya también tiene el hueco bastante grande porque se le ha percolado agua. Tiene unas condiciones que no la hacen salvable”.

Para el 2011, solo un 35% de la ceiba estaba con vida. En ese entonces, biólogos del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) visitaron el árbol en el conocido Parque de la Ceiba, en el sector Cuatro Calles, para aplicarle un tratamiento y extender su vida útil.

Ese año también se le partió una de las ramas principales, lamentó la bióloga ambiental.

Otro aspecto que aceleró la muerte de la ceiba fue la canalización del río Portugués en la década de los ‘90 para el control de inundaciones en Ponce. Esto, según la bióloga ambiental, provocó que se cortara parte de las raíces del árbol, lo que repercutió en su deterioro.

“Como todo ser orgánico, hay un término de vida y muerte. Entiendo que la ceiba está en un estado bastante crítico, en una etapa insalvable. Mi recomendación es que se debería remover lo que queda, porque es un área por donde pasa mucha gente y representa un riesgo para los peatones. Si fuera un bosque, te diría déjala allí… pero en las áreas urbanas los árboles requieren un manejo distinto”, explicó.

Pero con el fin de este ciclo, comienza otro. En sus últimos años de vida, la ceiba de Ponce estuvo acompañada por su hija, una pequeña ceiba que pudiera muy bien continuar su legado. A diferencia de su madre, esta ceiba se encuentra en un espacio más amplio, y el Municipio de Ponce considera al momento los pasos necesarios para asegurar su bienestar.

“Ya se había sembrado una pequeña ceiba, que es hija de la ceiba original. Tiene más de 10 años allí, está bastante grande. Mi recomendación es que esa nueva ceiba que está allí, que está en todo su esplendor, se le dé un mantenimiento y que esa ceiba sustituya a la ceiba original”, destacó Rodríguez Fernández.

Su impacto histórico

La ceiba es uno de los más de 540 árboles nativos, según la organización Para la Naturaleza.

Un árbol nativo es una especie que pertenece a una región o ecosistema determinado, y cuya presencia es el resultado de fenómenos naturales, sin intervención humana. Su adaptación a las características físicas y ambientales de la región les permite tolerar mucho mejor el impacto de eventos como sequías y huracanes.

El “Inventario de árboles ceiba en Puerto Rico”, publicado por Fernando Abruña en 1977, recopila algunas de las historias compartidas a lo largo de los años sobre la ceiba de Ponce. Uno de los pasajes data de 1923, en “El libro azul de Puerto Rico”, donde se describe a este árbol como “la ceiba más grande conocida”.

“La ceiba de Ponce no solo es de valor histórico por ser la marca del poblado de Ponce, sino que tiene un valor botánico indiscutible”, escribió Abruña. “Así, pues, la ceiba de Ponce es quizá el monumento histórico más antiguo de Puerto Rico; uno de los pocos que han resistido los embates de la naturaleza y de los hombres”.

¿Cuáles son tus recuerdos de la ceiba? Cuéntanos en la sección de comentarios.

💬Ver comentarios