El vertedero de Moca tiene una orden de cierre de la EPA.
El vertedero de Moca tiene una orden de cierre de la EPA. (Archivo)

El alcalde de Moca, Ángel “Beto” Pérez, declaró un estado de emergencia ambiental mediante el cual ordenó el cierre del vertedero municipal por supuesto incumplimiento con las regulaciones federales y estatales aplicables por parte del operador privado del sistema, Moca Eco Park.

El vertedero está cerrado desde las 12:01 a.m. de ayer, miércoles, y así permanecerá “hasta nuevo aviso”, indicó hoy, jueves, Pérez en entrevista con El Nuevo Día.

La intención del alcalde es que personal de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés) y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) visite el vertedero, constate las presuntas irregularidades y ordene medidas correctivas inmediatas al operador.

En el ínterin, Pérez ya hizo gestiones para que la basura de los mocanos se disponga en el vertedero de Mayagüez.

“Vamos a dar la batalla por nuestra gente. Tenemos toda la evidencia y las pruebas para demostrar la problemática ambiental que hay en estos momentos en el vertedero. Si tenemos que llegar al tribunal, así lo haremos”, dijo.

Pérez contó que, desde que asumió la alcaldía en enero pasado, asumió “el tema del vertedero” como prioridad. Creó una junta evaluadora, luego un “staff ejecutivo” y, más recientemente, la Comisión de Salud y Recursos Naturales de la Legislatura Municipal investigó el asunto. Por separado –y en diferentes fechas–, los tres grupos de trabajo visitaron el vertedero y, en cada una, “la cosa se ponía peor”.

Entre las presuntas violaciones, el alcalde mencionó que la basura no se compacta ni se cubre al finalizar los trabajos del día, que hay polvo fugitivo y llegan residuos a las comunidades aledañas, que los lixiviados (residuos líquidos) “discurren por todas partes por falta de control”, que no hay un área para pesar la carga de los camiones cuando llegan ni para lavarles las gomas cuando salen de la celda de depósito, y que el operador “está removiendo terreno de la zona kársica sin permiso” presumiblemente para usarlo como material de relleno o extender la huella del vertedero.

“A Moca Eco Park, le hemos notificado todas nuestras preocupaciones y hallazgos con el fin de que corrijan, pero no hemos visto ningún tipo de gestión al respecto. Los mismos residentes han tratado de comunicarse con la compañía, en varias ocasiones, para indicarle lo que está pasando y sus peticiones han quedado en oídos sordos. Por eso, aprobamos la orden ejecutiva decretando el estado de emergencia ambiental y cerramos el vertedero”, señaló.

Pérez basó su determinación en las disposiciones del Código Municipal de Puerto Rico (Ley 107-2020), que viabiliza que los alcaldes decreten estados de emergencia y toman decisiones en torno a ello. Dijo, además, que el contrato entre el Municipio de Moca y Moca Eco Park permite que alguna de las partes lo rescinda si entiende que hay incumplimiento.

“Nosotros somos un municipio de ley y orden y, hasta el día de hoy, no hemos visto acciones ni voluntad por parte del operador del vertedero para corregir las fallas que hemos identificado. Ellos tienen su derecho de acudir al tribunal o al foro que estimen para implantar su posición, pero nosotros estamos más que preparados. Es nuestra responsabilidad salvaguardar la salud de la comunidad que allí reside y la protección del ambiente”, acotó Pérez.

Al momento de publicar esta historia, Moca Eco Park –que es una subsidiaria de Puerto Rico Eco Park– no había atendido una petición de entrevista de El Nuevo Día. El DRNA tampoco había respondido, y de la EPA informaron que reaccionarían en los próximos días.

El vertedero de Moca tiene una orden de cierre de la EPA, y las partes trabajan actualmente en la elaboración del plan conducente a ello.

💬Ver comentarios