Una enfermera le toma la temperatura a un hombre en el Aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana, Cuba. (EFE)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

--

La Habana, Cuba - Ante los buenos resultados logrados las últimas dos semanas en el control de la propagación del COVID-19, las autoridades cubanas analizan las medidas sanitarias que serán impuestas cuando se disponga la reapertura del país, aunque todavía esa medida no está planteada a corto plazo en Cuba.

Hoy es el quinto día consecutivo en que no se reportan fallecidos a causa del COVID-19 en Cuba y la cifra de fallecidos por la enfermedad se mantiene en 79, según el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

En su habitual conferencia de prensa sobre el avance de la enfermedad en el país, Durán García sostuvo que hasta las 12:00 de la noche del domingo, se confirmaron nueve nuevos casos positivos al coronavirus SARS-CoV-2, causante del COVID-19, para un total de 1,881 infectados con el patógeno en territorio cubano.

Además de no registrar muertes, las cifras oficiales cubanas sostienen que se han dado de alta a 1,505 de los casos positivos. De los nueve positivos, dos fueron detectados en un muestreo que el Minsap hace en toda la isla, haciendo pruebas aleatorias en comunidades que podrían estar en riesgo de infección. Los dos casos fueron detectados en Mantua, Pinar del Rio, y Manatí, en la provincia oriental de Las Tunas, por lo que cada positivo fue detectado a sobre 500 millas de distancia el uno del otro.

El éxito reciente en reducir la cantidad de muertes ha sido atribuido al tratamiento de pacientes graves o críticos con un péptido experimental creado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), calificado como CIGB-258.

El péptido, un compuesto formado por la unión de un número reducido de aminoácidos, ha sido usado como terapia en 31 pacientes graves o críticos y su eficacia ha sorprendido a los especialistas cubanos.

Gillian Martínez Donato, investigadora del CIGB, afirmó que 12 pacientes comenzaron la terapia en estado grave y 19 en estado crítico, y en el primer grupo la efectividad fue del 92 por ciento, mientras que en el segundo fue del 73 por ciento.

El medicamento colabora en que se impida la inflamación en las vías respiratorias que acaba matando a quienes padecen COVID-19.

“Visto en su conjunto, la sobrevida para todos los enfermos, incluyendo los graves y críticos, fue de un 81 por ciento”, dijo la especialista al periódico Granma.

La científica señaló que “estos resultados realmente son muy alentadores, sobre todo porque se ha descrito en reportes internacionales que la tasa de sobrevida de los pacientes en la COVID-19 en estado crítico no sobrepasa el 30 por ciento”.

Cuba tiene provincias que llevan 15 días sin reportar un caso positivo y fuera del evento de contagio múltiple registrado en un hospital de Matanzas la semana pasado, donde hasta 40 personas han sido infectadas, los casos diarios rara vez superan los 20 y la mayoría se concentran en la capital, La Habana.

La estrategia de los autoridades sanitarias cubanas se ha centrado en contener los casos en las provincias, modo que la actividad económica pueda volver a esas zonas, y centrarse en lidiar con la epidemia en La Habana, donde la densidad poblacional provoca mayores desafíos.

A pesar de que Cuba ha reiterado que no abrirá sus fronteras a corto plazo, Durán García sí dijo hoy que se ha ordenado el análisis de cuál será el escenario que vivirá la isla, de cara a una posible reapertura.

“Todos los organismos vienen trabajando y Salud Pública dictará un grupo de disposiciones sanitarias, pero por el momento no se ha decidido abrir las fronteras y cuando se haga esto será parte de un proceso paulatino”, expresó el especialista.

El epidemiólogo manifestó que “hay soluciones que vinieron para quedarse, y otras se deben considerar, por ejemplo, hasta cuándo se usará el nasobuco, las medidas del lavado de las manos y desinfección de superficies, el distanciamiento, la situación de las escuelas, entre otras”.

Cuba cerró sus fronteras a finales de marzo de manera controlada y luego de manera definitiva, luego de registrar el primer positivo el 11 de marzo a través de tres turistas italianos en la ciudad de Trinidad.


💬Ver 0 comentarios