La nueva ley electoral establece los parámetros para la selección del presidente, que no podrá tener más de 60 años a la hora de su elección ni haber ocupado el puesto por más de dos términos de cinco años. (Ismael Fernández Reyes)

La Habana, Cuba - La nueva ley electoral cubana entró hoy en vigor, por lo que la dirigencia del país tiene hasta un año para reestructurar los puestos de mayor jerarquía en Cuba, incluyendo la selección en propiedad de los puestos de presidente y vicepresidente de la República por primera vez en el gobierno socialista.

La ley electoral, publicada hoy en la Gaceta Oficial de Cuba, fue dispuesta en la nueva Constitución de abril pasado y aprobada en julio por el parlamento, y no incluye la elección directa del presidente y vicepresidente como una de sus disposiciones.

En Cuba, el presidente y vicepresidente son, en realidad, presidente y vicepresidente del Consejo de Estado, organismos cuya matrícula, a su vez, emana de los integrantes del parlamento y sobre los cuales el pueblo no tiene voto directo. 

Las posiciones de “presidente” y “vicepresidente”, desde una perspectiva exclusivamente ejecutiva, se están creando por primera vez en la era socialista, pero los candidatos serán seleccionados por los integrantes del parlamento y nominados por una comisión, no por el voto directo del pueblo. 

Se da por descontado que los actuales presidente y vicepresidente del Consejo de Estado, Miguel Díaz-Canel y Salvador Valdés Mesa, serán elegidos para las respectivas posiciones, proceso para el cual el parlamento tiene hasta un año. Lo mismo ocurrirá con todos los diputados, pues la propia ley establece un mecanismo de refrendación automática hasta que acabe el presente término en el 2021.

La nueva ley electoral establece los parámetros para la selección del presidente, que no podrá tener más de 60 años a la hora de su elección ni haber ocupado el puesto por más de dos términos de cinco años. 

Indica también cómo se escogerán los gobernadores y vicegobernadores provinciales, puestos que tampoco existen en la actualidad, pues la dirigencia de las provincias está en manos de los secretarios del Partido Comunista de Cuba (PCC) en las regiones.

La ley sólo garantiza el voto directo a la población a nivel municipal, donde los electores pueden escoger los integrantes de las asambleas locales, que eventualmente seleccionarán los gobernadores provinciales y de cuyos delegados saldrán los designados al parlamento nacional, quienes están en posición de elegir al presidente y vicepresidente.

Los cubanos también podrán votar directamente en los casos de referendo o plebiscito, mientras que el voto extranjero permanece restringido a aquellos ciudadanos que están en misión oficial. Para votar, de hecho, se incluye el requisito de residencia activa, que sostiene que el ciudadano cubano debe demostrar que tuvo un vínculo directo con la isla los pasados dos años para poder ejercer el sufragio.

El nuevo estatuto reduce en 131 los diputados actuales a la ANPP, al dejar su constituciónen 474, y retira 10 puestos en el Consejo de Estado, que hoy son 31 y se bajan a 21.

Una vez concretado el proceso de elección interna en el parlamento, se dará paso a la constitución del Consejo de Ministros, que tendrá de vuelta por primera vez en décadas a la figura del primer ministro.


💬Ver 0 comentarios