El Barrio Chino se revitalizó como parte del rescate de los sitios emblemáticos de La Habana. (Benjamín Morales Meléndez)

La Habana - El Barrio Chino, enclave de gran valor histórico y patrimonial de la capital cubana, reabrió esta semana tras culminar las obras de restauración a que fueron sometidas sus instalaciones comerciales, públicas y culturales.

La reapertura contó con una ceremonia tradicional china y representación del gobierno.

Luis Antonio Tórres Iribar, primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la provincia de La Habana, dijo que “el esfuerzo, el trabajo, la constancia y el amor permitieron devolver a la ciudad una parte renovada de su identidad”.

Por su parte, el embajador de China en Cuba, Chen Xi, agradeció a las autoridades de La Habana la realización de las obras que “evidencian la histórica combinación entre las culturas cubana y china”.

Como parte del proyecto de conservación del Barrio Chino fueron restaurados siete restaurantes, la casa del té y el jardín de los bonsái, al tiempo que se continúa trabajando en otros aspectos de la obra.

Manuel Paniagua Calle, quien forma parte del proyecto de restauración, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que todos los puntos de reconstrucción tienen el propósito de recuperar las estructuras que originalmente existían.

“En el área se restauraron los comercios existentes -algunos de ellos aún en proceso- y se tuvieron en cuenta detalles como la reparación de obras hidráulicas y albañales, las aceras y los pisos”, explicó. “Lo realizado en la zona se vinculará más adelante con la plaza que también forma parte del Barrio Chino, donde, luego de reinaugurada, habrá espacio para comercios, museos, galerías, salones de conferencias y talleres”, agregó.

Norges Torres, dependiente y portero del restaurante Tong Po Lau, opinó que la remodelación “fue buena, y se aprecia un cambio en el lugar, ya que ahora hay más vida y todo llama mucho la atención… Uno de los aspectos más positivos es que rescataron el jardín con los bonsáis que hacía mucho tiempo se había perdido”.

“La reparación ha ayudado mucho ya que incluyeron los arreglos de la carnicería y lechería donde compra la población y ahora tienen muy buen estado y más higiene”, aseguró Modesta Montes de Oca, vecina de la zona.

En relación con los restaurantes, Montes de Oca espera encontrar comida que se asemeje a la que se hacía antes, más apegada a las tradiciones chinas y a precios asequibles.

El Barrio Chino se revitalizó como parte del rescate de los sitios emblemáticos de La Habana, con vistas a la celebración de sus 500 años en noviembre próximo.

Los primeros negocios de propiedad china se abrieron en 1858 y su crecimiento y desarrollo dieron lugar al surgimiento de uno de los más antiguos y grandes barrios de esa comunidad en América Latina.


💬Ver 0 comentarios