Los agricultores de Michigan estuvieron importando por décadas productos a Cuba, pero eso ha cambiado. (GFR Media)

La Habana, Cuba - Mientras el presidente Donald Trump aprieta el cerco económico y político contra Cuba, una delegación del estado de Michigan ha desafiado su política hacia la isla y llegó a tierras cubanas para buscar una vía que reactive las relaciones bilaterales.

El grupo, de unas 30 personas, esta compuesto por empresarios agrícolas, funcionarios de alto nivel, políticos e integrantes de grupos profesionales con intereses en el mercado cubano, sobre todo, en el sector agrícola.

Llegaron a Cuba para mantener una relación que data de varias décadas y que no quieren que sea eliminada por la política de Trump de cero apoyo a las autoridades cubanas.

“Michigan tiene una larga historia de defensa de las relaciones con Cuba y seguiremos en esa dirección, esa es nuestra posición”, dijo Chuck Lippstreu, presidente de la Asociación de Comerciantes Agrícolas de Michigan.

Los agricultores de Michigan estuvieron importando por décadas productos a Cuba, pero en los últimos dos años, esa realidad ha cambiado, al punto de que ningún bien de ese estado llega directamente a la isla.

Un hecho que los comerciantes del gigante del centro-norte estadounidense quiere cambiar, dado que el bloqueo o embargo estadounidense permite a las empresas negociar con Cuba cierto tipo de alimentos y medicamentos, bajo estrictos parámetros legales.

Cuba importa casi 2,000 millones de dólares al año en alimentos, de esa cantidad, un octavo o alrededor de 275 millones, viene de Estados Unidos, lo cual puede mejorarse considerablemente, a juicio de los empresarios.

“Hay muchas oportunidades bilaterales. No se trata sólo de venderle a Cuba, se trata de poder intercambiar conocimientos, de poder tener una relación de vecinos que sea productiva para ambas partes. Estamos aquí para que los empresarios de Michigan puedan reabrir esta vía, que es longeva”, sostuvo James E. Byrum, representante de los agricultores y empresarios de Michigan en el grupo.

Las dificultades del embargo y de la férrea política de Trump son un escollo, pero esta delegación, representada por componentes del Partido Republicano, apuesta a un futuro menos conflictivo, a la luz de que se han logrado acuerdos con países como China, bloques como la Unión Europea o nuevos tratados con México y Canadá.

“Las relaciones con Cuba siempre tienen altas y bajas. En esas hemos estado por más de 60 años y es tiempo de superarlo. El presidente Trump ha tenido como política renegociar todos los acuerdos de Estados Unidos y creo que el turno de Cuba va a llegar”, expresó Byrum.

El senador estatal republicano Dan Lauwers cree que las relaciones entre Cuba y Estados Unidos tienen un futuro prometedor a pesar del estado actual.

“Cuba es un mercado pequeño, pero creciente. Eso da muchas oportunidades comerciales y forzará a que se mejoren las relaciones. El presidente Trump es un negociador y creo que debe ver ese dato en algún punto”, indicó Lauwers, segundo en comando de la bancada republicana en el Senado estatal.

Mientras, Michigan seguirá empujando hacia el sostenimiento de relaciones con Cuba y apostando a un mayor entendimiento bilateral.

“Soy el tercero que ocupa mi puesto que viene a Cuba, así que esto no es nuevo. Es un compromiso con nuestras relaciones, con lograr pactos y conversaciones que se sostengan en el tiempo y sean beneficiosas para todos. Esa es la gran apuesta”, dijo a Gary McDowell, director del Departamento de Agricultura de Michigan.


💬Ver 0 comentarios