Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Eugenio Alonso, presidente de Florida Consumer.
Eugenio Alonso, presidente de Florida Consumer. (Carla D. Martínez Fernández)

Orlando – El 60% de los hispanos no maneja un presupuesto; uno de cada cinco vive bajo el nivel de pobreza; el 43% por ciento para sus gastos básicos con una tarjeta de crédito; y el 30% de los empresarios hispanos fracasa por pobre manejo fiscal.

Estos datos, que son solamente una muestra que retrata el difícil cuadro financiero de los hispanos en Estados Unidos, fueron el marco de referencia para la celebración el primer congreso de Bienestar financiera en el mercado latino, auspiciado por la organización Florida Consumer, una entidad con raíces puertorriqueñas, y sin fines de lucro, que busca educar a los hispanos sobre estos asuntos. El evento efectuó hoy en el Rosen Hotel de Orlando.

“A pesar de esos datos negativos, la buena noticia es que estamos aquí, trabajando juntos para encaminarnos al éxito”, dijo Eugenio Alonso, presidente de Florida Consumer.

Y aun cuando esas cifras son preocupantes, también es correcto que el mercado hispano es vital para la economía estadounidense, no sólo por su tamaño, sino por su creciente poder adquisitivo, dijo Alonso.

Sin embargo, la necesidad de consejería financiera para sanear las finanzas es una herramienta para alcanzar la libertad fiscal que existe, pero a lo que pocos recurren a ella quizá por desconocimiento.

“Lo más dramático es que los hispanos son el grupo demográfico de mayor crecimiento en Estados Unidos, y la mayoría son mujeres”, dijo Rebecca Steele, presidente de la Fundación nacional para la consejería crediticia, con sede en Washington DC, al dramatizar la importancia de este tema entre este sector demográfico.

Steele mostró datos que revelan que las personas con serias deudas, específicamente las relacionadas con tarjetas de crédito, las redujeron sustancialmente luego de recibir consejería financiera. “El 73% paga sus deudas con consistencia luego de recibir ayuda, pero es un proceso que toma tiempo pues requiere un cambio de comportamiento que, en promedio, toma cinco años”, dijo la especialista.

De otra parte, aunque el 60% del mercado hispano en Estados Unidos está integrado por mujeres, su representación en posiciones de liderato empresarial es muy reducido, según dijo Frances Ríos, en su presentación sobre la inclusión de la mujer latina en el mercado.

Reveló que, en Puerto Rico, el 14% de las posiciones de liderato en la banca, manufactura, la industria farmacéutica, la academia, y el sector de ventas las ocupan las mujeres. Pero en Florida, donde dijo que percibe un extraordinario crecimiento económico, la participación de las mujeres en posiciones ejecutivas es de cero por ciento. Mientras, en el resto de los Estados Unidos la cifra apenas supera el 11 por ciento, dijo Ríos.

Se estima que en Estados Unidos hay 59 personas de origen Latino. “Hay más personas que habla español en estados Unidos que en cualquier parte del mundo”, y la cifra seguirá creciendo dijo el juez retirado, el puertorriqueño Nelson Díaz, autor de un libro titulado “No soy de aquí., ni soy de allá”, y que recoge las contradicciones que viven los boricuas que viene en Estados Unidos.

Con todo y eso, en solamente el 3 por ciento de las empresas en Estados Unidos hay hispanos en posiciones de ejecutivas, y menos del dos por ciento de las juntas de directores de empresas y entidades tiene latinos entre sus miembros.

“Los hispanos estábamos aquí y siempre hemos estado. Es tiempo de despertar y ver cómo podemos hacer la diferencia”, dijo el exjuez.