Los doctores Nelson Medina (neumólogo) y Yared Vázquez (internista), utilizan sus páginas en las redes para explicar en términos sencillos diversos temas de salud.

Orlando, Florida – Nelson Medina, de 38 años y natural de Carolina, aparece en un vídeo con una espectacular imagen de una cristalina playa caribeña de fondo. Aprovecha la ocasión para hablar sobre la importancia de los bloqueadores solares, y para ilustrar la cantidad de protector a usar, explica que debe ser equivalente a un vasito y medio de un “shot” de tequila.

Se sonríe al final de la explicación convencido de que esa imagen visual fue más convincente que la explicación tradicional que instruye a untarse en la piel 30 mililitros de la viscosa sustancia.

En otro, se ve al ponceño Yared Vázquez hablando sobre la diabetes. Explica la enfermedad comparando el azúcar con un auto que quiere entrar a un garaje (el cuerpo) pero que necesita el “click” de un control remoto (la insulina) para poder alcanzar los tejidos y músculos.

“Cuando ese ‘click’ no funciona bien, el azúcar se queda en el sistema circulatorio produciendo diabetes tipo dos”, dice Vázquez quien viste una camisa a rayas y una chaqueta mahón. En este caso, el vídeo es en inglés.

Nelson es neumólogo. Yared, internista. Y aunque ejercen la medicina en una época donde los doctores ya no escriben las recetas en aquella jerigonza que sólo podían entender los dioses y el farmacéutico de pueblo, se tropezaron con una dura realidad: hoy día los galenos tienen que dedicar demasiado tiempo en llenar expedientes e informes que cada vez es menos el tiempo que pueden dedicar para curar pacientes.

Y este asunto les hizo dar un giro a su profesión.                                                       

“Recuerdo en la década de 1980 cuando los médicos eran pintorescos. Cuando caminaban, como que emanaba de ellos un aura que hacía sentir a los pacientes seguros y bien atendidos. Pero eso se ha perdido porque nos tienen atrapados en estos actos de documentación”, dijo Yared.

Decidieron que en sus clínicas dedicarían más tiempo a explicar a los pacientes sus enfermedades de forma sencilla, y descubrieron que la misma tecnología que les consumía tiempo en tareas administrativas podía utilizarse también para acercarse a la gente.

Fue Yared quien primero vio el potencial de las redes sociales para hablar de medicina en un lenguaje más terrenal. Lo comenzó a hacer mientras fue médico de la Comisión Atlética en Iowa. Cuando atendía las heridas de losluchadores de artes marciales, las documentaba y publicaba como una manera de mostrar la crudeza del trabajo salubrista.

Descubrió que, si bien había médicos en programas de televisión o radio hablando de temas orientadores, en las redes sociales había un gran vacío de profesionales que trataran temas de salud en un idioma sencillo y claro… en arroz y habichuelas. 

Más tarde, llegó a trabajar en centro de salud en Lake Wales, al oeste de Florida, y allí conoció a Nelson. Descubrieron que tenían la misma inquietud: acercar la medicina a la gente. Entonces, compraron cámaras, programas de edición, y otros equipos y crearon “Rice and Beans Doctors”, un video podcast de varios minutos que publican en las redes sociales varias veces al mes y donde exponen temas de interés.

“Queríamos hacer algo que no fuera intimidante, que fuera sencillo, fácil como el arroz y las habichuelas…, ¡aunque a veces se te puede quemar el arroz!”, dijo Nelson con la tónica humorística que caracteriza este vídeo blog.

Para Nelson, ejercer la medicina en Florida era lo más cercano a trabajar en un lugar donde se siente la sazón boricua de la Isla sin estar en ella. “Yo visualizaba una vida en Puerto Rico, pero no pudo ser porque la crisis en la salud empezaba a agudizarse allá y sentía que me podía librar de eso quedándome aquí en Florida”, contó.

A Yared, la inspiración para ser médico se la inyectó su padre. “Papi era paramédico y enfermero, pero era como el doctor en donde me crié, allí en el caserío La Ceiba en Ponce pues lo llamaban para atender de todo. De hecho, así le decían: ‘doctor’. Desde chiquito me pasaba con él y así aprendí a no tenerle miedo a la sangre. Fui creando ese callito”, contó.

Tampoco le tuvieron miedo a la idea de explicar a las masas conceptos médicos y hoy día los galenos boricuas no descartan que, en un futuro, su trabajo salubrista pueda operar exclusivamente desde una plataforma digital.

Sólo el tiempo lo dirá. Por ahora, los galenos invitan a su auditorio a esperar sus próximas entregas entre las cuales estará un segmento donde se explicará “en arroz y habichuelas” el tema de la disfunción eréctil.


💬Ver 0 comentarios