De Puerto Rico a Estados Unidos, la empresa Siembra la Tierra expande el alcance de sus productos boricuas.

Orlando – Un exceso en la producción de plátanos allá en las montañas de Jayuya puso a pensar a Omar de Hoyos en la idea de algún producto que se pudiera crear para evitar que tan exquisito fruto de la tierra se perdiera por las extrañas fuerzas del mercado.

Era el año 2016 y una sobreproducción de plátanos saturó el mercado. “Se estaban perdiendo”, explicó Omar.

Entonces se le ocurrió triturarlos, deshidratarlos y producir una harina de larga duración pero que mantuviera el sabor único que el plátano da a casi todo lo que toca. La idea le rindió frutos. Enlistó a su esposa, madre, suegra e hijos en una pequeña producción en su propia casa para producirla y luego la dio a probar a amigos y otros familiares.

Al tiempo que manufacturaba la harina -que puede tener una vida de 18 meses- también empezó a pelar los plátanos y empacarlos al vacío. Refrigerados pueden dura hasta 15 días.

Como el veredicto fue positivo, inició ese año la producción en masa y nació la empresa Productos Siembra la Tierra.

“En el 2017 el supermercado Econo de Jayuya me dio la oportunidad de tener mi producto en góndola”, contó. Y así la gente empezó a acercarse con curiosidad al producto que “el muchacho del barrio Santa Bárbara” de Jayuya se había inventado.

El producto comenzó a moverse bien, pero fue tras el paso del huracán María en el 2017 que se catapultaron las ventas. “El plátano comenzó a escasear pues el huracán daño los sembradíos, pero yo tenía harina de plátano almacenada y la gente la empezó a consumirla muchísimo. Hasta los restaurantes empezaron a comprarla. Eso fue lo que me dio a conocer”, contó el hombre.

Nunca imaginó que su idea iba a darla la vuelta a la Isla y jamás pensó que hoy estaría en Orlando afinando los detalles para distribuir sus productos.

“Como estamos en las redes sociales, la gente de Florida empezó a escribirme pidiéndolos”, contó De Hoyos al informar que también los vende a vuelta de correo a través de la página www.siembralatierra.com.

Su esposa Dennise Rosado es el motor creativo de la empresa y según indicó con esta harina se pueden preparar bacalaítos, alcapurrias; se puedes hacer pancakes, se pueden hacer caldos y agregar a cualquier receta que requiera el sabroso acento del plátano.

En Orlando, la harina tendrá un costo de entre $4 y $5, explicó. Los productos refrigerados no estarán disponibles por ahora en este estado.

Cuando el negocio empezó a despegar, Omar dejó su empleo como supervisor en la farmacéutica, Abbvie. Ahora está de lleno en la producción y creación de otros productos como son los polvorones, bizcochos y galletas preparadas con harina de plátano.  Además, mudó la producción de su casa a un local de 3,500 pies cuadrados en el centro del pueblo jayuyano donde emplea a 14 personas.

Todo lo hacemos con productos de Puerto Rico, algunos de nuestra finca y otros los compramos a agricultores de la Isla”, dijo De Hoyos.

Al momento, el producto se consigue en el supermercado puertorriqueño Willer’s Supermarket en Kissimmee y en algunos establecimientos de Tampa. Pero en estos días se reunirá con distribuidores para masificar la disponibilidad del producto en todo Orlando.


💬Ver 0 comentarios