El descontento de los puertorriqueños se hizo sentir en Florida con una manifestación en la que se pidió la dimisión del primer ejecutivo

Luis Santiago Arce 

Especial para El Nuevo Día


Orlando – Decenas de puertorriqueños residentes en Orlando y la comarca de Florida Central se unieron este martes al reclamo por la renuncia inmediata del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, en un acto que incluyó una breve escaramuza provocada por un hombre que se identificó como “religioso” y simpatizante del presidente Donald Trump.

El acto, realizado en las inmediaciones de la oficina de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico en Orlando, fue convocado por líderes de diversas organizaciones comunitarias de la ciudad. Ilia Rivera, quien se identificó como estadista, viajó par de horas desde Daytona Beach y le indicó a Rosselló que “si quiere perdón del pecado se tiene que redimir y de la única manera que puede redimirse es renunciando”.

La manifestación, convocada a través de redes sociales, se produjo en respaldo al amplio movimiento surgido en la Isla contra Rosselló tras los arrestos ocurridos la semana pasada contra figuras relacionadas a la actual administración gubernamental, encabezadas por la ex secretaria de Educación, Julia Keleher, junto a la publicación del polémico chat de 889 páginas que involucra al Primer Ejecutivo y varios de sus principales allegados.

“Esta fue la última gota que colmó la copa y el pueblo ya se hartó”, declaró Nereida Diaz, residente en Altamonte Springs, quien llegó a Florida desde Bayamón como víctima del Huracán María. “Hay que seguir pa’lante. Hay que hacer todo lo que sea, desde aquí o desde allá. Tenemos que seguir levantando la voz”, agregó.

La actividad incluyó emotivos mensajes de repudio a Rosselló de parte de representase de las organizaciones Alianza For Progress, Raíz/Planned Parenthood y QlatonX, entre otra. La escritora Nitza Valentín, a su vez, declamó con emoción su poema Esta Sangrando Mi Patria, pero durante la participación espontánea de Yolie León, en representación de la comunidad LGBTT, comenzaron a calentarse los ánimos cuando un manifestante, que se identificó como Jesús Arroyo, pidió que le devolvieran su megáfono, que había prestado para los mensajes.

Comenzó, además, a emitir expresiones en contra de los homosexuales basado en argumentos de corte religioso, mientras los presentes le pedían que desistiera. Arroyo, sin embargo, siguió vociferando y provocando una discusión que generó una airada y breve confrontación física, pero sin mayores consecuencias. Los manifestantes, al mismo tiempo, hicieron una corta marcha por los alrededores de PRFAA cantando “Ricky Renuncia” y otros estribillos contra Rosselló.

“Tenemos que respaldar a los queluchan por resolver los problemas de Puerto Rico”, señaló don Ángel Lugo Santiago, y su esposa, Betty Enríquez, subrayó que “todo esto duele. (Rosselló) no ha demostrado ningún resentimiento real… y le sigue mintiendo al pueblo”. Elimelec Berrios, de Alianza For Progress, puntualizó que “somos más y si pudimos sacar la Marina (de Vieques), podemos sacar también a este gobernador”.


💬Ver 0 comentarios