Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Encantado Martorell de que la diáspora de Nueva York le rinda homenaje en el Desfile de hoy

En ningún otro sitio ha afirmado más su identidad nacional puertorriqueña

11 de junio de 2023 - 11:21 AM

Nota de archivo
Esta historia fue publicada hace más de 6 meses.
El artista puertorriqueño Antonio Martorell recibió un homenaje y reconocimiento como parte del Desfile Nacional del Día Puertorriqueño en Nueva York. (Christopher Gregory-Rivera)

Nueva York.- El hecho de que el Desfile Nacional del Día Puertorriqueño, en Nueva York, le rinda hoy homenaje, la parece al grabador y escritor Antonio Martorell muy oportuno, pues ningún otro sitio le ha hecho afirmarse más en su identidad nacional boricua.

En Nueva York, narró, conoció como los puertorriqueños, en minoría, se han visto forzados a ganarse a pulso sus espacios, mientras en la Isla muchos los miraban con prejuicios raciales y socioeconómicos pese a haber sido víctimas de una “emigración forzada”.

“Fueron los pobres, los mestizos y los desprovistos los que fueron empujados al mar…Desde muy temprano me di cuenta de esa injusticia”, dijo Martorell, al aludir a los esfuerzos del gobierno de Puerto Rico, a mediados del siglo pasado, por reducir la población, y el interés de las grandes empresas estadounidenses en tener acceso a mano de obra de bajo costo.

En Puerto Rico, dijo, “los puertorriqueños son mayoría, hasta ahora, porque hay una invasión nueva”, pero en lugares como en Nueva York los boricuas “son minorías y han tenido que combatir por cada pulgada de terreno”.

“Había que ser combativo para sobrevivir, mientras que allá (en Puerto Rico) muchos tenían que ser pasivos para sobrevivir”, agregó Martorell, en una charla en el Centro Cultural y Educativo Clemente Soto Vélez, en “Loisaida”, la parte baja del este de Manhattan, auspiciada por la dirección del Desfile.

Como parte del fin de semana de celebración de la más grande manifestación cultural puertorriqueña fuera de Puerto Rico, el Desfile presentó también el sábado en el Clemente Soto Vélez un taller de bomba, una sesión de lectura de cuentos con Tere Marichal, una charla sobre las luchas para defender el acceso a las playas y la costas, y una exhibición de fotos de El Nuevo Día sobre Marisol Malaret, la primera Miss Universo de Puerto Rico, recientemente fallecida.

Martorell recibió en marzo pasado la Medalla Nacional de las Artes de manos del presidente Joe Biden, quien le reconoció como “uno de los artistas más importantes para la cultura puertorriqueña”. Hoy, se la colocará en el cuello para mostrarla durante el Desfile, aunque a veces piensa que es de plomo porque “pesa demasiado”.

“Estoy consciente de que esa medalla fue producto del mollero político de la comunidad boricua y latina (en Estados Unidos)”, sostuvo Martorell, cuya charla fue seguida de la presentación del documental “El accidente feliz”, de la directora Paloma Suau, que le siguió por cinco años y cuenta la historia de uno de los más grandes exponentes del arte puertorriqueño, con renombre internacional.

Entre los homenajeados en el Desfile Puertorriqueño en Nueva York están el maestro Antonio Martorell, el cantante Chucho Avellanet y el humortivador Silverio Pérez.
Entre los homenajeados en el Desfile Puertorriqueño en Nueva York están el maestro Antonio Martorell, el cantante Chucho Avellanet y el humortivador Silverio Pérez. (Suministrada)

Martorell sostuvo que trabaja “para gozar y comunicar ese gozo”. Por eso, sostiene que aun cuando tenga que comunicar injusticias, disfruta el proceso de creación. “El camino del placer es el placer”, indicó.

El famoso grabador puertorriqueño, que subraya que siempre, desde sus años de aprendiz con Lorenzo Homar y Rafael Tufiño ha trabajado en equipo, como un colectivo. También destacó el legado de Clemente Soto Vélez, poeta y prisionero nacionalista, a quien conoció de cerca.

El documental refleja el eterno optimismo y el espíritu creativo incansable de Martorell, quien aún en los momentos más difíciles, como el allanamiento a su taller por parte del FBI durante los arrestos del 30 de agosto de 1985 en contra de la organización clandestina Los Macheteros, en el que no encontraron nada que les interesara, pero dañaron obras.

También recuerda el incendio en el taller que tuvo como artista residente en la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Cayey, y el duro impacto del huracán María, incluso en el patio de su residencia que rediseño artísticamente a base de los estragos causados por ese ciclón.

De los momentos más difíciles, ha buscado aprender y crear. En las piezas quemadas, en la persecución del FBI y en los daños causados por el huracán María también vio arte.

El documental incluye conversatorios con Martorell en los que participan, entre otros, el escritor y profesor universitario Luis Rafael Sánchez, el director de televisión y productor Gabriel Suau (padre de la documentalista) y el barítono Justino Díaz.

No hay mejor seña de la actitud creativa de Martorell que cuando se conoció que unas grabaciones previas de Paloma Suau sobre el artista se habían perdido. “Pues que buena excusa para empezar de nuevo”, comentó Martorell.

El artista estudió primero diplomacia en Georgetown University. Luego, consideró que no tenía ningún sentido querer ser diplomático siendo natural de un país sin soberanía política..

Para Martorell, “no se puede ser libre si se tiene miedo y no hay arte si no hay libertad”.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: