El radiotelescopio de Arecibo, antes y después del colapso ocurrido el 1 de diciembre de 2020.
El radiotelescopio de Arecibo, antes y después del colapso ocurrido el 1 de diciembre de 2020. (Suministrada)

El informe decenal de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de los Estados Unidos advirtió que “la pérdida del radar planetario del Observatorio de Arecibo ha resultado en una brecha significativa en las observaciones del sistema solar, particularmente las que apoyan la defensa planetaria”.

Además, el informe sostiene que la “NASA y la Fundación Nacional de Ciencias (NSF, por sus siglas en inglés) deben revisar la infraestructura actual de radar (en Estados Unidos) para determinar la mejor manera de satisfacer las necesidades de la comunidad, incluyendo un aumento en capacidades para poder reemplazar las que se perdieron debido a la pérdida del radar del Observatorio de Arecibo”.

La Academia mantuvo que el radiotelescopio de Arecibo era “la instalación de radar planetario más grande, sensible y poderosa”. El informe establece que “la pérdida del radar planetario del Observatorio de Arecibo inhibe en gran medida la capacidad de caracterizar objetos cercanos a la Tierra”.

Ahora el radar principal de Estados Unidos el de Goldstone, en el desierto de Mojave, en California.

Al respaldar el informe, la organización Arecibo Science Advocacy Partnership (ASAP), que ha abogado por la construcción de un nuevo y moderno radiotelescopio en Arecibo y es una alianza de científicos puertorriqueños, subrayó que “el radar planetario del Observatorio de Arecibo fue insuperable en potencia y capacidad científica”.

“Como se indica en el informe, los radares planetarios restantes son sólo capaces de observar la mitad de los objetos cercanos a la Tierra, comparado con lo que era posible con el radar del Observatorio de Arecibo”, señaló el grupo.

“Los estudios que se llevaron a cabo para producir el informe decenal comenzaron en agosto de 2020, antes de la devastadora noticia del colapso del radar del Observatorio de Arecibo en diciembre de 2020. Aunque esto impidió que la comunidad presentara propuestas que tomaran el colapso en consideración, la comunidad científica planetaria demostró (antes del colapso) un apoyo indudable a la ciencia realizada en el Observatorio de Arecibo a través de varias monografías mandadas al comité a cargo del informe decenal”, agregó ASAP.

Destacó a su vez que el informe señala que el radiotelescopio de Arecibo “fue capaz de atravesar la densa atmósfera de Venus para estudiar su superficie, a diferencia de los radares terrestres actuales y planificados, que operan a longitudes de onda más cortas”.

ASAP llamó la atención que la NSF “aún no ha indicado sus planes para extender el contrato actual del Observatorio de Arecibo (el cual vence pronto), ni ha publicado una respuesta a las recomendaciones del informe decenal de ciencias planetarias sobre el futuro del Observatorio de Arecibo”.

En 2021, el Congreso hizo expresiones para reconocer las contribuciones científicas, educativas y económicas del radiotelescopio ,que formó parte del Observatorio de Arecibo. Ha hecho además un llamamiento para que el radiotelescopio sea reemplazado en el mismo Observatorio con nuevas tecnologías.

Más allá de las investigaciones que se llevaban a cabo utilizando la instalación, el radar fue conocido por el descubrimiento en 1974 de púlsares binarios que emiten ondas gravitacionales, una investigación que ganó el Premio Nobel de Física en 1993.

💬Ver comentarios