Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Joe Biden. (AP)
Joe Biden anunciará en los próximos días su candidata a vicepresidenta de Estados Unidos. (AP)

Washington D.C. - Joe Biden está próximo a anunciar su candidata a vicepresidenta de Estados Unidos, una selección que puede estar entre la senadora Kamala Harris y la exasesora de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, Susan Rice.

No son las únicas que se dice que están en la lista final bajo consideración, pero son dos de las que más oportunidades parecen tener. Otras candidatas son las senadoras Elizabeth Warren (Massachusetts) y Tammy Duckworth (Illinois), y las congresistas Karen Bass (California) y Val Demings (Florida).

El exvicepresidente Biden, quien debe ser proclamado candidato presidencial demócrata el 20 de agosto, iba a anunciar su selección este fin de semana. Luego dijo que lo haría antes de que termine esta semana. Pero, fuentes cercanas al exvicepresidente dicen que el anuncio oficial se haría cerca del 10 de agosto, justo una semana antes del inicio de la convención presidencial, prevista, de forma virtual, para los días del 17 al 20 de agosto, desde Milwaukee (Wisconsin).

Harris, quien cumple 56 años en octubre, siempre ha sido vista como una principal candidata.

Warren, de 71 años, ha estado también en el tope de la lista de favoritas. Pero, desde que Biden ganó las primarias de Carolina del Sur, que por medio del voto afroamericano le catapultaron hacia la candidatura presidencial, las expectativas han sido que escoja una mujer negra.

La selección de Warren, además, puede crear un problema a los demócratas en el Senado, ya que si deja su escaño el gobernaor republicano de Massachusetts, Charlie Baker, nombraría al sustituto.

El perfil de la senadora Harris, exfiscal general de California, subió durante las primarias, aunque tuvo desavenencias con Biden en torno al historial del exvicepresidente como senador en temas raciales. "Sin rencores", se vio recientemente en unas anotaciones que tenía Biden sobre Harris, quien nació en Oakland, California, hija de un jamaiquino y una mujer de la India.

Rice, de las dos, es la que mejor relación tiene con Biden, pues trabajaron casi puerta por puerta en la administración de Obama. Tiene experiencia en asuntos internacionales, habiendo sido además embajadora ante las Naciones y funcionaria del Departamento de Estado.

Pero, la también afroamericana Rice, quien cumplirá 56 años en noviembre, reviviría las críticas al gobierno de Obama sobre la respuesta al ataque al consulado estadounidense en Bengasi (Libia), donde murieron cuatro funcionarios incluido el embajador Chris Stevens.

“Harris trabajó de cerca con Beau Biden (el fallecido hijo del exvicepresidente) cuando ambos eran secretarios de Justicia en sus respectivos estados. Susan Rice tiene un largo historial profesional con el vicepresidente Biden”, indicó el abogado Andrés López, miembro del Comité Nacional Democrata y quien fue el principal enlace de Obama con Puerto Rico.

López coincidió con Rice en la Junta de Síndicos del Kennedy Center, a donde fueron nombrados por Obama.

La senadora Warren es la favorita de los liberales. En el Senado, nadie desarrollado un historial de política pública muy abarcador.

Para la clase media, el ala progresista demócrata y la energía que necesita Joe Biden para vencer a (Donald) Trump, no hay nadie como Elizabeth Warren”, indicó Federico de Jesús Febles, quien fue portavoz hispano de la primera campaña presidencial Obama-Biden.

En términos de Puerto Rico, De Jesús Febles, quien colabora con las estrategias de sectores demócratas, afirmó que “Warren ha luchado por nuestro pueblo desde antes que estuviera de moda”.

“Ya sea (por) su voto en contra de Promesa, sus proyectos de ley sobre la deuda y la reconstrucción, su denuncia activa al trato colonial de Estados Unidos hacia Puerto Rico bajo Trump y su insistencia en que todas las opciones de status tienen que estar disponibles en un verdadero proceso de autodeterminación, no hay mejor candidata para los boricuas que Warren”, agregó De Jesús Febles.

La congresista Bass, por su parte, es la presidenta del Caucus Negro. Tiene un historial de activismo social, y experiencia en el Congreso en asuntos de política exterior y derechos humanos.

En los últimos días también se ha incrementado el escrutinio sobre ella, generando dudas entre demócratas moderados y críticas de los republicanos por su activismo en la década de 1970 en la brigada Venceremos, que fue hacer trabajos de construcción en Cuba bajo el gobierno de Fidel Castro.

“No me considero una simpatizante de Castro”, dijo ayer en la cadena Fox, al distanciarse de comentarios que hiciera en 2016 lamentando la “gran pérdida para los cubanos” por la muerte de Castro.

El debate sobre Bass se centra en el efecto de su candidatura en Florida, uno de los estados péndulos y donde el voto cubanoamericano, tradicionalmente identificado con los republicanos, ha comenzado a acercarse más a los demócratas.

En una conferencia telefónica de la campaña de Donald Trump, el senador republicano Marco Rubio (Florida) afirmó el sábado que Bass sería “la simpatizante de Castro de más alto rango en la historia del gobierno de los Estados Unidos”.

Por la importancia de Florida, Lanny Davis, exconsejero legal del presidente Bill Clinton, favorecería a Demings, afroamericana y exjefa de la Policía de Orlando. Demings estuvo también entre los fiscales del juicio político en contra del presidente Trump.

La senadora Duckworth, nacida en Tailandia, traería a la campaña de Biden experiencia militar. Fue teniente coronel del Ejército de Estados Unidos.

Duckworth perdió sus piernas durante la guerra de Irak, tras el helicóptero que pilotaba ser impactado por una granada propulsada por un lanzacohetes.

En días recientes fue blanco de críticas del presidente Trump, tras abogar por un diálogo nacional sobre las estatuas que deben ser desplegadas públicamente, incluso de los fundadores de Estados Unidos.

Duckworth ha indicado que Trump, de quien antes ha destacado que eludió el servicio militar, le ataca para desviar la atención sobre las más de 155,000 muertes a causa del coronavirus.

“La selección del vicepresidente generalmente no gana o pierde una elección presidencial. Es una cuestión práctica (para el candidato presidencial): ‘¿Quiero trabajar con esta persona para implementar mi agenda?’ ‘¿Está preparada para asumir el rol de presidente si yo faltara?’ Solo una persona puede contestar esas preguntas”, sostuvo López.

De Jesús Febles afirmó que “el primer criterio para escoger un candidato a vicepresidente tiene que ser si la persona está capacitada para ser presidente. El segundo criterio es con quién el candidato a presidente se siente que puede hacer mejor equipo”.

💬Ver comentarios