Capitolio de Estados Unidos en Washington D.C.
Capitolio de Estados Unidos en Washington D.C. (The Associated Press)

Washington D.C. – La Cámara de Representantes aprobó esta noche (219-206) la resolución que aumentaría en $480,000 millones el tope de la deuda federal, lo que puede permitir al gobierno de Estados Unidos pagar todas sus obligaciones financieras hasta cerca del 3 de diciembre.

La legislación fue aprobada en el Senado el pasado jueves, pero tuvo que regresar a la Cámara baja, donde se había ratificado antes una versión diferente. Ahora va camino a la firma del presidente Joe Biden. Todos los votos a favor fueron demócratas y los votos en contra republicanos.

Técnicamente, el aumento en el techo de la deuda fue incluido en el lenguaje de la regla de debate sobre otros tres proyectos.

“Esta deuda no es la deuda demócrata, ni republicana. Es la deuda de Estados Unidos”, indicó el líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer (Maryland), quien señaló que en sus 40 años en el Congreso ha votado, tras el debate de hoy, en 50 ocasiones para incrementar la deuda.

“He estado aquí durante varias administraciones. Ronald Reagan nos pidió que aumentemos la deuda. George H.W. Bush nos pidió que aumentemos la deuda. George W. Bush nos pidió que aumentemos la deuda. Barack Obama nos pidió que aumentemos la deuda. Donald Trump nos pidió que aumentemos la deuda, y ahora Joe Biden. ¿Por qué? Porque la alternativa catastrófica es inaceptable”, afirmó Hoyer.

Los republicanos, ahora en minoría y con un demócrata en la Casa Blanca, rechazaron esta vez por unanimidad darle espacio al gobierno de Biden para aumentar el tope de la deuda. “Esto es un paso en la dirección equivocada”, sostuvo el republicano Mike Kelly (Pensilvani), al insistir en que aumentar el techo de la deuda representa una carta blanca para nuevos gastos.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha dicho que sin una autorización del Congreso, Estados Unidos podría quedarse sin recursos suficientes para cumplir con todas sus deudas a partir del 18 de octubre.

Originalmente la mayoría demócrata de la Cámara baja propuso que se autorizara aumentar el techo de la deuda hasta diciembre de 2022, a lo que se han opuesto los republicanos para acentuar los planes demócratas por destinar al menos $2 billones (trillones en inglés).

El tope de la deuda tiene que elevarse para pagar las obligaciones que ya existen, que se acercan a los $29 billones (trillones en inglés).

Once republicanos, por intervención del líder de la minoría republicana, Mitch McConnell (Kentucky), votaron a favor de la resolución del Senado que dio un margen extra al gobierno federal para cumplir con la deuda.

Pero, McConnell descartó que republicanos vuelvan a permitir a principios de diciembre, con sus votos, eludir la regla del filibusterismo. Bajo una legislación regular, el Senado – dividido 50 a 50 entre demócratas y republicanos-, requiere normalmente de 60 votos para llevar una legislación a votación final.

McConnell ha dicho que los demócratas pueden usar el proyecto de reconciliación presupuestaria que preparan con las iniciativas sociales del presidente Joe Biden para elevar el techo de la deuda. Un proyecto de reconciliación presupuestaria puede aprobarse con mayoría simple.

En la Cámara baja, los demócratas tienen una mayoría de 220-212, con tres vacantes.

Pero, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), afirmó que utilizar un proyecto de reconciliación presupuestaria no es la solución, pues es un proceso “prolongado, complicado y arriesgado”. A los demócratas les preocupa además utilizar el mecanismo de reconciliación pues les obligaría a aumentar el tope de la deuda por una cantidad específica.

Otros piensan, includo el presidente Joe Biden, que una opción es aprobar la próxima resolución sobre la deuda bajo una suspensión especial de las reglas del filibusterismo.

De aquí a principios de diciembre, el liderato demócrata tiene no solo la tarea de acordar el aumento en el tope de la deuda, sino además el presupuesto de 2022 o una nueva resolución que extienda temporalmente el nivel de gastos federales.

Cualquier próximo acuerdo sobre el presupuesto deberá requerir también conseguir 60 votos en el Senado, lo que será otra agenda complicada para el liderato demócrata.

Aunque los demócratas piensan que el incremento del máximo de la deuda en $480,000 millones les otorga espacio hasta principios de diciembre para revisar el asunto, un análisis de la empresa Goldman Sachs calculó que ese dinero sería suficiente hasta finales de año.

💬Ver comentarios