El congresista demócrata Joaquín Castro, en una de las presentaciones de los fiscales del juicio político en contra del expresidente Donald Trump. (The Associated Press)

Washington D.C.- En el tercer día del juicio político, los fiscales exhortaron hoy a los miembros del Senado a pensar en las consecuencias de que el expresidente Donald Trump sea absuelto de incitar a la insurrección contra el Congreso y pueda volver a la Casa Blanca a promover violencia.

“¿Hay algún líder político en (este hemiciclo) que crea que si alguna vez el Senado le permite regresar al Despacho Oval, Donald Trump dejaría de incitar a la violencia para salirse con la suya? ¿Apostarían ustedes la vida de más policías a eso?”, preguntó el congresista demócrata Jamie Raskin (Maryland), principal fiscal en el caso en contra del expresidente Trump.

Para reforzar su caso, los fiscales recordaron como el expresidente promovió y toleró incidentes de violencia, y como las mismas expresiones de las turbas que atacaron el Congreso el 6 de enero reflejaron que actuaron en su nombre y “cumpliendo con sus deseos”.

“Estaban siguiendo sus instrucciones”, indicó la congresista demócrata Diana DeGette (Colorado), una de las fiscales de la Cámara de Representantes que presentó durante dos días el cargo de insurrección en contra del expresidente Trump, quien por segunda vez se enfrenta a un juicio político en el Senado de Estados Unidos.

Aunque han buscado recordar al Senado el peligro al que estuvieron expuestos, con imágenes de senadores y el exvicepresidente Michael Pence y su familia escapando del caos, han enviado también el mensaje de que debe preocupar la posibilidad de que esto vuelva a ocurrir.

“Estamos peleando por Trump”, indicaban continuamente las turbas, subrayó DeGette, al presentar vídeos del ataque.

DeGette vinculó esas expresiones con el mensaje de Trump en el mitin político que precedió el ataque en el cual exhortó a sus seguidores a ir a “pelear como el infierno” para revertir el resultado de las elecciones y el vídeo que grabó durante los sucesos mostrando empatía con las turbas, pero pidiéndoles que se fueran a casa en paz.

Los vídeos que han presentado los fiscales de la Cámara baja muestran como participantes del ataque leyeron y difundieron con megáfonos, ya en el Capitolio, los mensajes que ofrecía Trump.

“Pensé que estaba siguiendo a mi presidente. Nos pidió que viajáramos allí. Nos pidió que estuviéramos allí. Entonces estaba haciendo lo que él nos pidió que hiciéramos. Entonces, en el fondo de mi corazón, ¿me siento como un criminal? No, no soy la villana”, dijo a un canal de CBS Jennifer Ryan, una residente de Texas que participó del acto de insurrección y fue imputada de entrar sin autorización a un edificio federal con acceso restringido, como el Capitolio federal.

DeGette sostuvo que “el líder, el hombre que los incitó, debe rendir cuentas”, al pedir a los 100 senadores que componen el jurado, hallar culpable al expresidente, a quien pudieran entonces prohibirle aspirar nuevamente a un cargo electivo.

El congresista Raskin recordó cómo Trump promovió el uso de la violencia contra manifestantes que interrumpían su campaña presidencial, cómo toleró grupos supremacistas blancos que participaron en los sucesos de 2017 en Charlotesville (Virginia), las turbas que tomaron el Capitolio de Michigan y los intentos por secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, entre otros incidentes.

“El 6 de enero fue la culminación de las acciones del (entonces) presidente, no una aberración. La insurrección (del 6 de enero) fue el acto más violento y peligroso hasta ahora, y enfatizo hasta ahora”, agregó Raskin, al advertir que si Trump no es hallado culpable y vuelve a ganar la presidencia, “no tendremos a nadie más que culpar que a nosotros mismos”.

Para insistir en que la amenaza seguía vigente después del 6 de enero, los fiscales subrayaron la alerta que emitió el gobierno federal sobre la posibilidad de que grupos de extrema derecha insatisfechos con las consecuencias del asalto al Congreso volvieran a buscar atacar el Capitolio federal e instalaciones en capitales de los estados.

“No temo que Donald Trump pueda aspirar (a la presidencia ) otra vez en cuatro años. Temo que aspire y pierda. Porque puede hacer esto otra vez”, dijo el también fiscal Ted Lieu, congresista por California.

Antes de cerrar dos días de argumentación, Raskin - ante el hecho de que Trump se negó voluntariamente a declarar- pidió a sus abogados que expliquen por qué el expresidente no hizo nada durante dos horas para atenuar el ataque o “enviar ayuda”.

Los fiscales han potenciado esta semana sus argumentos con vídeos, algunos de ellos inéditos, sobre las horas de terror que se vivieron en el Capitolio el 6 de enero, el día en que el Congreso cumplió, pese al ataque, con el mandato constitucional de contar los votos del colegio electoral estadounidense que certificaron la victoria de Joe Biden.

Eric Swalwell, uno de los nueve miembros de la Cámara de Representantes que tienen la función de presentar el cargo en contra del expresidente Trump, consideró que los vídeos divulgados el miércoles mostraron cuan cerca de los senadores estuvieron las turbas que asaltaron el Capitolio luego de que el entonces inquilino de la Casa Blanca los exhortó a ir al Congreso a “pelear como el infierno” para que se revirtiera el resultado electoral del 3 de noviembre.

Swalwell sostuvo que hubo senadores que quedaron a solo 58 pies de encontrarse con los atacantes. “Ustedes saben cuan cerca quedaron de las turbas, algunos de ustedes, entiendo, los pudieron escuchar. Pero, la mayoría del público no lo sabe, cuan cerca estas turbas estuvieron de ustedes”, dijo Swalwell en su presentación del miércoles.

Pese a los horrores que muestran los vídeos durante los momentos más graves de la insurrección, no se prevé que entre los 50 republicanos del Senado haya mucha voluntad para cambiar de opinión. Los demócratas necesitan los 50 miembros de su caucus y 17 republicanos para poder hallar culpable a Trump.

En la votación de esta semana que validó la constitucionalidad del juicio político en contra de un expresidente, solo seis republicanos votaron a favor de continuar el proceso.

“El presidente Trump será absuelto. Creo que el juicio es una pérdida de tiempo y es el resultado de la furia partidista de parte de los demócratas del Congreso”, indicó el senador republicano Ted Cruz (Texas), uno de los que buscó anular votos electorales el 6 de enero.

Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur y aliado de Trump, dijo que la presentación de los fiscales demócratas de la Cámara baja fue “hipócrita”, por trazar una cronología de sucesos que dieron base al ataque al Congreso, pero no hablar de la violencia que puede haber ocurrido de grupos de la extrema izquierda y amenazas sufridas por senadores republicanos como él y Susan Collins (Maine).

Aunque Trump dejó el puesto el 20 de enero, el juicio no solo busca hallarlo culpable de incitar el ataque, por los meses que dedicó a avivar las falsas alegaciones de que perdió debido a un fraude electoral, sino también cerrarle la puerta a que pueda volver a aspirar a un cargo electivo.

“Después de que el público estadounidense vea toda la historia presentada aquí…simplemente, no veo cómo Donald Trump podría ser reelecto para la presidencia”, dijo la senadora Lisa Murkowski (Alaska), una de los seis republicanos que votó a favor de la constitucionalidad de proceso.

El senador republicano Mitt Romney (Utah), a quien el policía del Capitolio federal Eugene Goodman alertó que debía tomar otra ruta para escapar de las turbas, afirmó que fue impactante ver el video de ese momento. Romney no había podido precisar que fue Goodman – a quien vídeos anteriores mostraron tratando de frenar a las turbas-, quien le orientó ese día.

“Quiero darle las gracias cuando lo vuelva a ver. Fui muy afortunado de que el policía Goodman estuviera allí para guiarme hacia la dirección correcta”, indicó Romney, otro de los republicanos que votó en apoyo a la continuación del juicio.

El miércoles, utilizando vídeos y tuits, que datan de semanas antes de las elecciones y se extienden hasta el 6 de enero, los fiscales hicieron referencia a como Trump evitó condenar la violencia de grupos de extrema derecha y advirtió que la única forma de perder la elección era si había un fraude masivo, lo que no ocurrió.

Los vídeos incluyeron imágenes inéditas de la seguridad del Capitolio que mostraron la agresividad de las turbas que iban en busca específicamente del entonces vicepresidente Pence, sobre quien Trump había puesto públicamente el peso de desechar el 6 de enero votos del colegio electoral, y de la speaker Nancy Pelosi.

“Este ataque nunca hubiese ocurrido si no fuera por Donald Trump”, afirmó la congresista demócrata Madeleine Dean, quien se emocionó al hacer la cronología del 6 de enero, justo cuando relató los momentos precisos en que se produjo el ataque al Capitolio, que causó por lo menos cinco muertes e interrumpió el proceso constitucional de contar los votos del colegio electoral estadounidense.

Los fiscales acentuaron que Trump ayudó a convocar el mítin del cual salieron las turbas que asaltaron el Capitolio, pese a que el FBI conocía que ese día pudieran haber actos de violencia, incitados por grupos de extrema derecha que respondían al llamado del entonces presidente a “frenar el robo”, en referencia a las falsas alegaciones de que perdió frente a Joe Biden a causa de un fraude electoral masivo.

La defensa de Trump tendrá ahora hasta 16 horas, a partir de mañana al mediodía (1:00 p.m. en Puerto Rico, divididos en dos días para responder a la denuncia en contra del expresidente. Según informes, solo utilizarán el viernes para presentar sus argumentos.

El liderato del Senado prevé que el juicio político pueda terminar este fin de semana, tan pronto como el sábado.

Una vez los abogados de Trump culminen sus presentaciones, los senadores tendrán cuatro horas para debatir y decidir si quieren citar testigos, lo que parece improbable. Luego los fiscales y la defensa tendrán dos horas en total para hacer argumentos de cierre.

Trump es el primer presidente en la historia de Estados Unidos en enfrentarse a dos procesos de destitución. Logró eludir su destitución en febrero de 2020, cuando era imputado de abuso de poder y obstrucción del Congreso por sus acciones indebidas en torno Ucrania.

En aquella ocasión, el senador Romney fue el único republicano en votar a favor de la destitución de Trump.

💬Ver comentarios